[a. 1026 – Monasterio de San Benito de Bagés, d. 1058] En catalán Sanç d’Olèrdola, Sanç Berenguer o Sanç de Lluça. Sancium Berengarii en los documentos medievales.

Conde de Olérdola o del Penedés (1035-1053)

Sancho Berenguer era hijo del conde Berenguer Ramón I y de Sancha de Castilla, hija del conde Sancho García de Castilla.

En el testamento dictado por su padre en 1032, Sancho Berenguer recibió las tierras del condado de Barcelona comprendidas entre el río Llobregat y la frontera con los dominios andalusíes, con capital en Olérdola.

Esta división, no obstante, resultaba atenuada por el hecho de que debía de aceptar el vasallaje o baiulia a su hermano mayor Ramón Berenguer I, al igual que su hermanastro Guillermo I de Osona.

Rebelión de Mir Geribert

Pero cuando en 1035 accede al gobierno del condado, Sancho Berenguer aún es menor y sigue bajo la tutela de su abuela Ermesinda.

Aprovechando esta debilidad, en el año 1041 estalló una revuelta en la frontera. Estaba encabezada por un noble llamado de Mir Geribert, quien llegó a titularse príncipe de Olérdola (en un documento del 4 de julio de 1041), en contra Ramón Berenguer I. Le apoya la mayor parte de los nobles del Penedés ya que ven en él a la única persona capaz de enfrentarse y defender su territorios de los andalusíes.

La rebelión finalizó en el año 1044 gracias a la mediación de Oliba, obispo de Vic. Pero continuó la inestabilidad y las provocaciones y enfrentamientos de Mir Gerbert contra el poder condal. La paz no llegó de forma definitiva hasta el año 1057.

Renuncia al condado de Olérdola

No es posible conocer con exactitud qué actitud tuvo Sancho Berenguer durante esta revuelta. Es posible que apoyara a Mir Geribert ya que sería una explicación a la renuncia posterior sobre sus derechos condales. O bien simplemente decidió retirarse y tener una vida más tranquila

Sea como fuere, Sancho Berenguer, el 9 de junio de 1049, decidió renunciar voluntariamente a sus dominios en un operación de venta de los mismos. Vendió los derechos condales a cambio de diversas propiedades de Ramón Berenguer I.

Retiro monástico

Sancho se retiró como como monje benedictino al monasterio de Saint- Pons de Thomières, en Béziers. Posteriormente pasó después a San Benito del Bagés, monasterio del que llegó a ser prior.

En 1058 recibió de su abuela, la condesa Ermesenda, en testamento, un legado de cincuenta mancusos y su espada, que ella tenía en prenda.

Moriría en una fecha desconocida posterior al 1058.