[c. 1028 – Santpedor (Barcelona), c. 1065] Guillem I d’Osona en catalán. Guillelmus Berengarii en los documentos medievales.

Conde de Osona (1035-1054)

Hijo de Berenguer Ramón I, conde de Barcelona, Gerona y Osona, y de Guisla de Lluça, su segunda esposa.

El testamento de su padre, dictado en 1032, otorgaba a Guillermo, en condominio con su madre mientras esta no contrajera un nuevo matrimonio, el condado y el obispado de Osona. Pero debiendo vasallaje a su hermano mayor Ramón Berenguer.

En el año 1054 Guisla contrajo un nuevo matrimonio con Udalardo II, vizconde de Barcelona, con lo que perdía sus derechos en el condado de Osona.

Renuncia al condado de Osona

Al poco tiempo, el 4 de diciembre de 1054, Guillermo Berenguer renunció al condado en favor de su hermano Ramón Berenguer I.

No se puede precisar si tal renuncia fue voluntaria o a consecuencia de presiones; en cualquier caso, es evidente que fue una renuncia pacífica y tomó el cariz de venta, ya que en la renuncias tanto de su hermano Sancho (en 1049) como de Guillermo Berenguer, se hace referencia explícita a la venditio a cambio de propiedades y rentas “dum ego vivo fuero”.

Guillermo recibió a cambio diversos territorios y rentas, parte de las cuales procedían de las parias cobradas de los territorios musulmanes.

Retiro y muerte en Santpedor

Guillermo Berenguer acabó retirándose a sus dominios de Santpedor (Barcelona), uno de los predios cedidos por su hermano, el conde de Barcelona.

En el 1058 consta que recibió de su abuela Ermesenda, en su testamento, 50 mancusos de oro. El 14 de octubre de 1064 dictó su testamento. El legado más importante lo da en San Benito de Bages (en la imagen), que incluye el alodio de Santpedor.

Guillermo Berenguer habría muerto entre el 14 de octubre de 1064 y el 16 de junio de 1065. La Gesta Comitum Barchinonensium afirma que fue conde de Manresa y murió sin descendencia.