[¿? – Almería, julio 1014]. En árabe أفلح الصقلبي

Primer rey de la taifa de Almería (1012 – 1014)

Esclavo de origen europeo (saqaliba). Según el historiador andalusí Ibn Al-Jatib, en su obra A’ mal al-a’lam (Gestas de los hombres), era un hombre grosero, ignorante y vanidoso.

‘Abd al-Rahman ben Rawis gobernaba en Almería (Al-Mariyya), Pechina y sus distritos, en nombre del califa de Córdoba, desde el año 1009. Según al-Udrí, este gobernador compartía el poder con Aflah¹. Pero  surgieron entre ambos divergencias que acabaron en una lucha abierta. Aflah, desde la alcazaba de Almería, y ‘Abd al-Rahman ben Rawis desde la madina. Finalmente ‘Abd al-Rahman ben Rawis tuvo que abandonar Almería y con el apoyo de un contingente bereber ocupó la aljama de Pechina.

Pero al poco tiempo fue asesinado, posiblemente por instigación de Aflah, y su cabeza y su cuerpo fueron llevados a Almería. Al poco de este hecho, en 402 H (4 agosto 1011 / 22 julio 1012) todos los habitantes de Pechina abandonaron la ciudad para establecerse en Almería.

 

Enfrentamientos contra Ibn Hamid

Mientras tanto Aflah al-Fatah permaneció en Almería donde el nuevo gobernador era Ibn Hamid. Pero también surgió un enfrentamiento entre ambos. En medio de este clima de violencia se produjo el asesinato del alfaquí de Pechina, Ibn al-Faras, por los abid (esclavos negros sudaneses) que estaban al servicio de Ibn Hamid. En respuesta a este hecho Aftah ordenó demoler la torre (bury) que existía a la entrada de las atarazanas del puerto de Almería, justo el lugar donde había caído muerto el alfaquí. Aflah derrotó finalmente a Ibn Hamid y se convirtió en el gobernador en solitario de Almería.

Las luchas entre Aflah e Ibn Hamid son citadas también por Rodrigo Ximenez de Rada.

 

Derrota de Aflah frente a Jayrán

En el mes de muharram del 405 H (julio del 1014) Jayrán acudió con su caballería contra Almería, puede que llamado por el antiguo gobernador de la ciudad o bien por iniciativa propia. Durante veinte días asedió el alcázar, donde estaban refugiados Aflah y sus dos hijos.

Finalmente Aflah al-Fatah se rindió y Jayrán ejecutó a éste y a su familia, arrojando sus cuerpos al mar. Desde aquel momento Jayrán se convirtió en soberano de Almería.

 


  1. Véase la traducción en Manuel Sánchez Martínez: La Cora de Ilbira en los siglos Xy XI según al-Udrí, pág. 35.