[¿?- Almería, ramadán 443H/ 6 enero – 4 febrero 1052] Abu l-Ahwas Ma’n Muhammad ben Sumadih al-Tuchibí. En árabe معن بن صمادح

Rey de la taifa de Almería (1042-1052), primero de la dinastía de los Banu Sumadih.

Hijo de Abu Yahya Muhammad ben Ahmad ben Sumadih, caíd en época de Almanzor. Gobernador de Huesca, perteneciente a los árabes tuchibíes.

Muhammad, tras la muerte del califa Suleyman, tuvo un enfrentamiento con su primo Mundir, rey de la taifa de Zaragoza y parece que falleció en Huesca. Su familia, entre los que estaba su hijo Ma’n, se refugió en Valencia, siendo acogida por ‘Abd al-Aziz. Este rey de Valencia otorgó a Ma’n una posición elevada y casándolo con una hija suya.

 

Gobernador de Almería

A comienzos del 1038, tras la muerte de Zuhayr en batalla contra Badis ben Habbus de Granada, el pueblo de Almería, ante la amenaza de que el rey granadino tomara la ciudad, confió el gobierno al jeque Abu Bakr ar-Rumaymi y luego pidieron a ‘Abd al-Aziz de Valencia que se hiciera con el gobierno, lo que parece que hizo efectivo en el mes de agosto del 1038. 

Según la Crónica anónima de los reyes de taifas, ‘Abd al-Aziz confió el gobierno de la taifa de Almería a su hijo ‘Abd Allah, pero parece que murió al poco tiempo y entonces fue sustituido por Ma’n ben Sumadih.  ‘Abd al-Aziz le otorgo el título de du-l-wizaratayn, poseedor de dos visiratos, es decir, el de la pluma y el de la espada, lo que significaba que ejercía tanto el poder civil como el militar.

 

Independencia respecto de la taifa de Valencia (1042-1052)

Al poco tiempo Ma’n, aprovechando los enfrentamientos de la taifa de Valencia contra la de Denia, se declaró independiente de su protector valenciano y comenzó a actuar como rey de la taifa de Almería. Existen dos versiones de como se produjo este hecho.

Según la  Crónica anónima de los reyes de taifas y cronistas como Ibn Idari e Ibn al-Jatib, Ma’n ben Sumadih, a partir de rayab de 433H/24 de febrero-25 de marzo de 1042, traicionó al rey valenciano y dejó de reconocer su soberanía, convirtiéndose en gobernante independiente. Aunque ‘Abd al-Aziz lo combatió, no consiguió recuperar el territorio. Es posible que contara con la ayuda de la taifa de Granada con la que, según la Crónica anónima, hizo las paces.

La otra versión la ofrece el almeriense al-Udri, autor favorable a los Banu Sumadih, quien ofrece un relato con una intención justificadora. Según este cronista y geógrafo, los habitantes de la ciudad habrían llegado a un acuerdo con ‘Abd al-Aziz para elegir a su propio gobernante, decantándose por Ma’n, decisión que habría contado, además, con la aprobación del soberano granadino, Badis ben Habbus.

El mismo al-Udri atribuye a Ma’n grandes cualidades, uniendo inteligencia, generosidad y amor a la ciencia a sus grandes aptitudes para el gobierno, herencia de su noble estirpe.

Ma’n renunció voluntariamente a revestirse de los atributos de soberanía habituales en el Islam, ya que no se le conocen ni sobrenombre honorífico (laqab) ni tampoco se le atribuyen gastos suntuarios en construcciones palatinas.

Ma’n murió en la alcazaba de Almería en ramadán de 443H/6 de enero-4 de febrero de 1052, dejando asentado el poder de la dinastía que él había creado en Almería. Abu Yahya ben Ma’n ben Sumadih, su hijo y sucesor,  solo tenía en aquel momento catorce años.

 

Acuñaciones de Ma’n ben Sumadih

Se conocen dirham y fracciones de dirham acuñadas en Almería durante el gobierno de Ma’n. Existen unos ejemplares anónimos, que podrían haber sido emitidos en 435H/1043-1044 y 438H/1046-1047, de una calidad muy baja, caso de una pieza con el 4% de proporción argentífera. Del 443H/1051-1052, ha llegado un ejemplar de buena ley, con un 57% de plata.

Acuñaciones Ma'n Sumadih

Acuñaciones Ma’n Sumadih

 

Bibliografía