Como ocurre con otras muchas leyendas, que se han ido mezclando con la historia, son varios los pueblos que aseguran tener algún resto material relacionado con la leyenda de los Jueces de Castilla. En unas ocasiones porque son los lugares donde Laín Calvo y Nuño Rasura vivieron e impartieron justicia. En otras porque se les atribuye su fundación. Hagamos un recorrido por los restos materiales de la leyenda de los Jueces de Castilla.

Bisjueces, Villalaín y San Andrés de Cigüenza

Tenemos en la actual Merindad de Villarcayo de Castilla la Vieja varios núcleos de población con interesantes tradiciones al respecto. Comenzamos por la localidad de Bisjueces (Bisoces en la documentación medieval). Berganza cuenta que «Nuño Rasura y Laín Calvo pusieron su tribunal en Fuente Zapata, que después, por respeto a su judicatura, se llamó Bisjueces. La sala del tribunal era un soportal enlosado, y en él había un poyo de piedra para que se sentasen los jueces cuando las causas eran de consideración. Las de menos monta se decretaban estando de pie, y las llamaban iudicio levato. »¹

Hoy en día, en la iglesia de San Juan Bautista, levantada en el siglo XVI en estilo plateresco, podemos contemplar dos esculturas que representan a sendos jueces con ropas talares, tocado y una vara de justicia en la mano izquierda. Se encuentran en la portada principal de la iglesia, protegida por un soportal. La estatua de Nuño Rasura tiene una inscripción en latín que dice Nvnno Rasvra civi sapientis civitatis clipeo, que se puede traducir por Nuño Rasura. Ciudadano sabio, protector de la ciudad. La estatua de Laín Calvo reza Laino Calvo. Fortis civi gladio galeaque civitatis, que se puede traducir por Laín Calvo. Ciudadano fuerte, espada y yelmo de la ciudad.

Iglesia de San Juan Bautista de Bisjueces

Iglesia de San Juan Bautista de Bisjueces

 

Estatua de Nuño Rasura en Bisjueces

Estatua de Nuño Rasura en Bisjueces

 

Estatua de Laín Calvo en Bisjueces

Estatua de Laín Calvo en Bisjueces

 

Muy cerca de Bisjueces se encuentra la localidad de Villalaín que según la tradición debe su nombre a que era el lugar donde nació y donde residía el juez Laín Calvo. Incluso dicen que realmente estaba aquí, y no en Bisjueces, el lugar llamado Fuente Zapata donde se impartía justicia. Y, como no podía ser de otro modo, aseguran que en la actual iglesia románica de Santa María del Torrentero fue enterrado.

Iglesia de Santa María del Torrentero de Villalaín

Iglesia de Santa María del Torrentero de Villalaín

Y a unos cuatro kilómetros de Bisjueces y dos de Villalaín se encuentra el yacimiento arqueológico de San Andrés de Cigüenza, que ha sido objeto de un trabajo de prospección arqueológica recientemente. El yacimiento, enmarcado dentro del territorio dominado por la antigua ciudad autrigona de Segontia, conserva restos de entre los siglos IV y X. De la Alta Edad Media hay restos de una necrópolis.

En esa zona debió de existir una iglesia advocada a San Andrés en la que la tradición cuenta que estaba sepultado el juez Nuño Rasura, justo al lado de la puerta de entrada, con la siguiente inscripción: «Hic iacet Nunius Rasura iudex Castellanorum». Hoy en día no queda rastro de esta inscripción ni de la sepultura.

Fuente Zapata

Ya hemos dicho que el supuesto lugar donde los jueces impartían justiciase llamaba Fuente Zapata. Para unos pertenecía al pueblo de Bisjueces; para otros al de Villalaín. En tiempos modernos se tomó una solución salomónica para señalar ese legendario lugar: en el año 1997 la Asociación de Amigos de Villarcayo de la Merindad de Castilla la Vieja erigió un monolito dedicado al lugar. Se encuentra en un pequeño bosque en el límite entre Bisjueces y Villalaín.  En las cercanías de Bisjueces existe un manantial o fuente llamado Onzapata, quizás de donde viene el nombre de Fuente Zapata, aunque el monumento no se encuentra ahí.

Arco de Santa María de Burgos

En la puerta de entrada a la muralla más espectacular de la ciudad de Burgos se hace también referencia a los jueces de Castilla. En su fachada, elaborada en el siglo XVI por mandato de Carlos I, existen dos esculturas de los jueces. A la izquierda se encuentra Nuño Rasura, con ropas talares y tocado y una vara de justicia en la mano izquierda. Bajo la estatua se puede leer Nvnio Rasvre Civi Sapientiss Civitatis Clipeo. A la derecha se encuentra la estatua de Laín Calvo, con idéntica simbología y con la leyenda Laino Calvo Fortiss Civi Gladio Galeequae Civitatis. Es decir, inscripciones muy similares a las que se encuentran en la iglesia de San Juan Bautista de Bisjueces citada anteriormente.

Laín Calvo. Estatua en el Arco de Santa María de Burgos

Laín Calvo. Estatua en el Arco de Santa María de Burgos

Nuño Rasura en el Arco de Santa María de Burgos

Nuño Rasura en el Arco de Santa María de Burgos

 

En el interior de dicha puerta, en la llamada Sala de Poridad, el lugar donde se reunía el concejo de Burgos hasta 1780, se conserva un escaño de madera que según la tradición era uno de los asientos donde los jueces impartían justicia. Asimismo hay una representación pictórica al fresco de los jueces de Castilla.

 

Escaño de los Jueces de Castilla

Escaño de los Jueces de Castilla

 

Rasueros (Ávila)

Según la tradición, la actual iglesia de Rasueros, población en la comarca abulense de La Moraña, está levantada sobre las ruinas del castillo del Conde de Rasura, que sería el juez Nuño Rasura, fundador del pueblo. Las ruinas del Castillo del Conde de Rasura, en la población morañega de Rasueros se dispersan por los alrededores de la Iglesia Parroquial, incluso algunos bloques de cal y canto se aprovecharon para la construcción del recinto exterior del templo y de sus cimientos. Se puede contemplar parte de la Torre o Torrejón, integrada entre casas vecinas a la Iglesia, de fábrica mudéjar -de ladrillo- en la que se aprecian inicios de pilastras y arranques de bóvedas, éstas ya de mezcla, encerradas en una arcada doble de ladrillo en su cara oeste. El Torreón es probable que constituyera una esquina del recinto del castillo, y podría datar del s. XIII.

 

El castillo de Peñafiel (Valladolid)

La tradición también ha otorgado a Laín Calvo o a sus descendientes un papel destacado en la fundación de la localidad y de su castillo. En la Diccionario Geográfico-Estadístico de Madoz (1846-1850) se atribuye la fundación de Peñafiel al propio Laín Calvo en el año 932. Por otro lado, José de Pazos en su obra Peñafiel. Memoria histórica (1879) cuenta que Ruy Laínez, hijo de Laín Calvo y de Elvira fue el fundador de la ciudad hacia el año 947

Vista del Coso y del castillo de Peñafiel

Vista del Coso y del castillo de Peñafiel

 

  1. Berganza, Antigüedades, I, págs, 186-188