Valí de Mérida (c. 800) y rebelde bereber (806-813)

Pertenecía a la familia de los Banu Wansus, posiblemente pertenecientes a la tribu bereber Miknasa, establecidos en la zona de Mérida.

En el año 800 el emir al-Hakam I encargó a Asbag perseguir y capturar a su tío Sulayman, que se había declarado en rebeldía y se había enfrentado a él en numerosas ocasiones. Reuniendo a su ejército de barbarati-hi (de bereberes) logró capturarlo en Qabra, en la cora de Mérida. Sulayman, una vez capturado, trató de pactar su liberación con Asbag, pero sus negociaciones no tuvieron fruto pues, en el trancurso de las mismas, apareció el ejército omeya comandado por al-Abbas ben ‘Abd Allah al-Qurasí al-Marwaní. Sulaymán trató de escapar aunque la mala fortuna hizo que cayerá del caballo y se hiriera. Finalmente fue ejecutado por orden del emir y su cabeza fue mostrada en Córdoba.

En el año 190H (27-noviembre-805/16-noviembre-806) Asbag no era valí de Mérida y se encontraba en la corte de Córdoba. A resultas de algún desencuentro con el emir, Asbag salió irritado del palacio recintando el verso: «Si tienes corazón decidido y espada cortante…»¹ Se dirigió a Mérida, expulsó al gobernador y comenzó una rebelión con el apoyo de los muladíes de la ciudad. al-Hakam I asedió la ciudad, arrasando sus campos de cultivo. En la rebelión le acompañaron su hermano ‘Abd al-Samad ben ‘Abd Allah ben Wansus y ‘Abd al-Yabbar ben Rayila. Pero el emir tuvo noticias de revueltas en Córdoba y decidió abandonar el sitio y retornar a Córdoba.

al-Hakam volvió a asediar la ciudad de Mérida siete años seguidos. En el transcurso de este tiempo al-Hakam logró que el hermano de Asbag y ‘Abd al-Yabbar acabarán pidiendo el amán (el perdón) y abandonaran la rebelión. También en alguna de estas negociaciones Asbag entregó como rehén a su nuera Rahmun bint Hayyun, considerada como una mujer sabia. Asbag continuó solo hasta que, finalmente, en el 813 logró llegar a un pacto con Asbag ben Wansus. Asbag se incorporó con alto rango en el ejército del emir pero a cambió dejaba el gobierno de la ciudad en manos de un fiel a al-Hakam.

Asbag acabó sus días en Córdoba. Se desconoce el momento exacto de su muerte.

Matrimonio y descendencia

Asbag estaba casado con la bereber Kalbiyya, con fama de ser virtuosa en la fe. Tuvo, al menos, la siguiente descendencia:

  • Dos hijas llamadas Amat al-Rahim y Amat al-Rahman, que fueron calificadas de ascetas y que tenían fama de ser mujeres ulemas o mujeres sabias².
  • Sulayman ben Asbag.
  • Muhammad ben Asbag, casado con Rahmun bint Hayyun. Uno de sus nietos, Abu Ayyub/Abu l-Rabi Sulayman ben Muhammad ben Asbag ben ‘Abd Allah ben Wansus al-Barbari al-Miknasi al-Wazir, fue poeta y visir en la corte del emir ‘Abd Allah.
  1. J. Vallvé y F. Ruiz Girela: La primera década del reinado de al-Hakam I, según el Muqtabis II,1 de Ben Hayyan de Córdoba.  Real Academia de Historia, Madrid, 2003, pág. 150.
  2. Helena de Felipe: Identidad y onomástica de los bereberes en al-Andalus, CSIC