Conde en Asturias de Santillana y Transmiera (f. s. VIII – p. s. IX)

Gundesindo es un noble del reino asturiano que a principios del siglo IX ostenta el título de conde y cuyas posesiones se encuentran en las comarcas de Transmiera, Asturias de Santillana y Las Bardulias, la incipiente Castilla, aunque nunca se cita expresamente qué zona es la que administraba como conde.

Pertenecería a una familia noble con arraigo en la zona, no solo por su volumen de posesiones, sino porque él mismo dice que ya pertenecían a sus padres y abuelos.

Solo se conoce su existencia por su testamento, un documento del 30 de noviembre de 816. Reinando Alfonso II de Asturias, el conde Gundesindo determina que será sepultado en el hoy desaparecido monasterio de San Vicente de Fístoles (Esles, Cantabria). En su lugar se alza hoy en día la ermita de San Vicente Mártir en el término que actualmente pertenece a la vecina localidad de Lloreda.

Ermita de San Vicente Mártir en el término de la vecina localidad de Lloreda, localizada donde se encontraba San Vicente de Fístoles o Esles
Ermita de San Vicente Mártir en el término de la vecina localidad de Lloreda, localizada donde se encontraba San Vicente de Fístoles o Esles

Este monasterio había sido fundado en el 811 por los hermanos Sisnando y Guduigia, en presencia de un obispo llamado Quintila y del propio rey Alfonso II.

Placa conmemorativa sobre la fundación de San Vicente de Fístoles
Placa conmemorativa sobre la fundación de San Vicente de Fístoles

El conde Gundesindo confirma una importante donación de bienes patrimoniales: iglesias, monasterios y tierras. Se citan las localidades de Arce (Eçe); Velo (Belo), Oruña de Piélagos (Erunia), Boo de Piélagos (Bao), Tuler (¿?), ¿Liencres? (Ienores), Mortera (Mortaria), Santa María de Cayón (Pangorres in valle Baione), ¿Santa Cruz de Bezana? (Letezana), Sobarzo (Sobarzo), ¿Tolero? (Auteris), Cabárceno (Babarginos), Penagos (Paniacos), Liérganes (Lerganes) junto al río Mera, Rucandio (Rio Kandio), Saucum y Paites en la Transmiera; y más allá de las montañas, en Castilla, Sotoscueva (Sauctus Coba), Cornejo (Cornelio), Pozares o Mozares (Botares) y Prádanos (Platanos, un despoblado enfrente de Barcenilla de Cerezos).

De este modo se puede trazar una mapa de sus posesiones que abarcaban desde la costa cantábrica hasta el norte de la actual provincia de Burgos.

Dominios del monasterio de San Vicente de Fístoles o Esles hasta el 820
Dominios del monasterio de San Vicente de Fístoles o Esles hasta el 820

Esta descripción confirma que el reino de Asturias a comienzos del siglo IX estaba ya bien asentado en Las Merindades de Burgos, al menos en los valles de Sotoscueva y de Mena.

Al ser un testamento, es muy probable que Gundesindo falleciera al poco tiempo de haberlo redactado. Según sus deseos sería sepultado en San Vicente de Fístoles.

Excavaciones realizadas en el lugar entre los años 1975 y 1984 descubrieron una necrópolis medieval con 26 tumbas de lajas. ¿Puede que alguna de ellas fuera la del conde Gundesindo?

Se desconoce si Gundesindo tuvo descendencia. Tampoco se sabe quién lo sucedió en su cargo.

Texto del testamento del conde Gundesindo

La primera noticia de este testamento procede de la Soledad Laureada, Tomo VI, pág. 576 de Gregorio Argáiz (1675). A continuación se transcribe en latín y en romance en la obra Chronica de los principes de Asturias y Cantabria de Fray Francisco Sota (1681). Según cuenta en la página 437, se hallaba en el archivo del monasterio de Oña, en un pergamino suelto, en el cajón de Liencres, letra L, y también estaba trasladado al Becerro de dicho Archivo, que llaman el libro de la Regla, fol. 72, pág. 2.

Una copia que realizó Liciniano Sáiz se encontraba en Monasterio de Silos, nº 10, fols. 23-24, y en la actualidad se encuentra en B. 290, nº 2B. Instituto de Historia, Academia de Ciencias de San Petersburgo (Rusia). Fue publicada por Justo Pérez de Úrbel en Historia del Condado de Castilla, Tomo III, Centro de Estudios Medievales, CSIC, Madrid, 1944, Apéndice I, Colección de Documentos castellanos, doc. 10, pp 1040-1043.

Este es el texto en latín de esa edición:

In Dei nomine, Patris et Filii et Spiritus Sancti, regnantes in secula seculorum, amen. Ego Gundesindus comitis, qui signa facturus vel roboratus sum, sicut docet doctrina Salvatoris, qui cum Deo Patre et cum Spiritu Santo unus est Deus, credimus cum ipsis Apostolis una fidem abere, quod est: Credo in Deum Patrem omnipotentem.

Ego quidem iam supradictus Gundesindus Comiti facio testamentum vel traditionem in onore Dei et sanctorum martirum, sancti Vincenti levite, et sancti Christofori, mrs. Xti., cuius baselicas fundata sunt in villa, que dicunt Fistoles; trado ad ipsas ecclesias et ad ipsos monasterios sancti Vincenti et sancti Christofori et ad Sesinando Abbate et ad Guduigia Deo vota, trado meas villas et meos monasterios, quem abeo de parentum vel abeorum meorum, id est, villa que dicunt Eçe cum suos monasterios, sancte Marie et sancti Petri et Pauli, que est juxta flumen que dicunt Pas, et sancti Juliani in villa, que dicunt Belo, ipsa villa et ipsos monasterios cum omni suos terminos et suas adiacentias et suos molinos, montibus et fontibus vel omnia prestationibus suis, ab omni integritate, et villa que dicunt Erunia cum suo monasterio sancte Eulalie, et villa que dicunt Bao et Tuler, et villa que dicunt Ienores, ab omni integritate, cum sue ecclesie sancte Eulalie et monasterio sancti Iuliani in Mortaria; et in valle Baione, villa que dicunt Pangorres cum sue ecclesie sancte Marie, ipsa villa per omnes suos terminos et suas adiacentias, ab omni integritate, et villa que dicunt Letezana et villa que dicunt Sobarzo, cum suo monasterio sancti Martini, per suos terminos et suas adiacentias, ab omni integritate; et villa que dicunt Auteris, et villa que dicunt Babargino et sue ecclesie sancti Vincentii per suos terminos et suas adiacentias, ab omni integritate; et villa que dicunt Paniacos cum suo monasterio sante Eulalie, per omnes suos terminos et suas adiacentias, gresum et regresum, montibus et fontibus, ab omni integritate et ecclesie sancti Georgi, que est in ipsa villa Paniacos, et villa que dicunt Lerganes et suo monasterio sancti Martini, que est iuxta rio Mera, ipsa villa per omnes suos terminos et suas adiacentias, montibus et fontibus, ab omni integritate; et villa que vocintant Rio Kandio cum sue ecclesie sancte Marie, et in Trasmera villa que dicunt Saucum ab omni integritate et allia villa que dicunt Paites que est in Trasmera et Toraia; et foras monte, in Castella, villa vocabulo Sauctus Coba, et Cornelio, et Botares, et Platanos; villa qui est inter Ormaza et Spinosella:

Sic dono vel concedo ego Gundesindus comite ipsas iam superius resonant cum suos monasterios et omnia sua ereditatem, quantum pertinet ad ipsas villas que deserviant ad ipsa monasteria sancti Chrisfori vel sancti Vincenti, pro remedio anime mee, ubi corpus meum tumulare desidero, ut qui ibi fuerint, in ipsa monasteria pro Dei servitio et in agone Dei certaverint, et domum Domini frequentaverint, abeant exinde gubernium, et ego vite eterne remedium.

Et confirmo ego Gundesindus comite ipsos testamentos, que avi meis (?) et gens mea tradiderunt post morte, ecclesie sancti Vincenti et sancti Christofori, et ad Sesinando Abbate et ad Guduigia Deo vota, tradiderunt pro remedio animas suas. Si quis tamen contra hanc testamentum traditionis ecclesie venerit ad inrumpendum an ego an quislibet de propinquis vel consaguinibus meis vel quislibet homo generis, per potentiam tulerit, descendat super illum repentinus Dei iuditius, sicut descendit super Datam et Abiron, viros sceleratissimos, quos vivos terra absorbuit, et cum Juda traditore abeat portione in inferno inferiori, et pro damna secularia inferat huic testamento ecclesie auri libras LX, et rex vero, comes vel quislibet regia potestas, hic adiutorium non dederit sciat se ante divina magestate culpam abere. Facta scriptura testamentum ecclesie, pridie kalendas decembris, era DCCCLIIII, regnante dominissimo principe Adefonso in Asturias vel in ceteras provintias.

Ego Gundesindus comes, qui hac scriptura testamentum ecclesie, que fieri voluit et relegentem audivit manu mea signum feci + et rovoravi, et testibus tradidi ad roborandum. Filo cognomento Breto, ubi preses fuerunt suscripserunt. Hossorius pbr. hic testes, Aulfus presbiter hic testes, Adekca hic testes, Ermegildus hic testes, Gildefredus hic testes, Renumirus presbiter hic testes, Esaeas testes, Felis ts., Leonas ts., Aurdius ts., Stefanus ts., Paternus ts., Albura hic ts., Gutinus presbiter scripsit, signum feci +. Aurelius hic ts., Johannis hic ts., + feci, Quinderedus presbiter confirmans terminos quis ……… pontitos et per ripa alta, et per illas petras fictas ad Fastiello, et per illa Formaza de rio Castanios, et per rio de Incirana adiuso, et plecat ad rio de Sancti Tirsi, et per arroyo ………. um, ad illo miratorio, et per serra longa quomodo invertit aqua ad villa de Festoles, et per illu pendium, qui descendit ad rio Pisonna, ad illo molino de regula sancti Vincenti de Festoles. Martinus exaravit.

Transcripción del testamento del conde Gundesindo en la Chronica de los Príncipes de Asturias y Cantabria de Francisco Sota (1684)
Fragmento de la transcripción latina del testamento del conde Gundesindo en la Chronica de los Príncipes de Asturias y Cantabria de Francisco Sota (1684)

Traducción al castellano

Traducción propia del texto anterior:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, que reinan en los siglos de los siglos. Amén. Yo el conde Gundesindo, que tengo que hacer la señal de Santa Trinidad, que enseña la doctrina del Salvador, que con Dios Padre y el Espíritu Santo es un Dios, creemos tener una fe con los mismos Apóstoles, que es: Creo en un Dios Padre todopoderoso.

Yo, pues, el pobre dicho conde Gundesindo hago testamento y entrega en honra de Dios y de los santos mártires de San Vicente Diácono y San Cristóbal, mártires de Cristo, cuyas iglesias están fundadas en la villa que dicen Fístoles. Entrego a las mismas iglesias y a los mismos monasterios de San Vicente y San Cristóbal, y a ti Sisnando abad y a Guduigia, monja, entrego mis villas y mis monasterios que tengo heredados de mis padres y abuelos, es a saber: Aquellas villas que llaman Eçe con sus monasterios de Santa María, y San Pedro y San Pablo, que están fundados junto al río Pas; y el monasterio de San Julián en la villa que se dice Belo, y esta villa y estos monasterios con todos sus términos y adyacencias, y sus molinos montes y fuentes, además de todos sus siervos, en toda su integridad; y la villa que dicen Erunia con su monasterio de Santa Eulalia; y la villa que dicen Bao y Tuler; y la villa que dicen Ienores, en su integridad, con su iglesia de Santa Eulalia y monasterio San Julián en Mortaria; y en el valle Baione, la villa que dicen Pangorres con su iglesia de Santa María, esta villa con todos sus términos y adyacencias, enteramente; y la villa que dicen Letezana; y la villa que dicen Sobarzo, con su monasterio de San Martín, con sus términos y adyacencias, enteramente; y la villa que dicen Auteris; y la villa que dicen Babargino y su iglesia de San Vicente con sus términos y adyacencias, enteramente; y la villa que dicen Paniacos con su monasterio de Santa Eulalia, con todos sus términos y adyacencias, a la entrada y a la salida, montes y fuentes, enteramente y la iglesia de San Jorge, que en en dicha esta villa de Paniacos; y la villa que dicen Lerganes y su monasterio de San Martín, que esta junto al río Mera, esta villa en todos sus términos y adyacencias, montes y fuentes, enteramente; y la villa que dice Río Kandio con su iglesia de Santa María; y en Transmiera la villa que dicen Saucum enteramente y otra villa que dicen Paites que está en Transmiera y Toraia; y más allá de los montes, en Castilla, la villa llamada Sauctus Coba, y Cornelio, y Botares, y Platanos, la villa que está entre Ormaza y Spinosella.

Así doy y concedo yo el conde Gundesindo estas villas que ya arriba son citadas con sus monasterios y toda su heredad, cuanta pertenece a las mismas villas, para que sirvan a los mismos monasterios de San Vicente y San Cristóbal, por el remedio de mi alma, en donde deseo que mi cuerpo sea sepultado. Para que los que allí vinieren en los mismos monasterios por el servicio de Dios y pelearen en la agonía de Dios y frecuentaren la Casa de Dios, tengan de qué sustentarse, y yo deseo el remedio de la vida eterna.

Y yo el conde Gundesindo confirmo el mismo testamento, que es mío, y mi gente me entregaron para darlo a la iglesia de San Vicente y San Cristóbal, y a Sisnando abad y a Guduigia devota; y lo entregaron por el remedio de sus almas. Con todo esto si alguno llegare a deshacer este testamento de entrega a la Iglesia, séase yo o cualquiera de mis parientes o hermanos o cualquiera de mi linaje se lo quitare de mano poderosa, caiga sobre él de repente la justicia de Dios, como cayó sobre Darán y Abirón, varones perversísimos, a quienes vivos los tragó la tierra, y con Judas el traidor tenga parte en el infierno más bajo. Y por el daño pague sesenta libras de oro, y cinco al rey o conde. Y cualquiera potestad regia, que para ello le diere ayuda, sepa que será culpado ante la Divina Majestad. Fue hecha esta escritura y testamento a la Iglesia en último de noviembre de la era DCCCLIIII. Reinando el señorísimo Príncipe Alfonso en Asturias y demás provincias.

Yo Gundesindo, el conde que ha hecho escritura de este testamento a la iglesia, orgulloso lo desea personalmente, por mi mano hice el signo + y lo corroboro, y los testigos que dan testimonio lo confirman.

Filo llamado Breto, los que se hallaban presentes subscribieron: Osorio presbítero, aquí soy testigo; Aulfus presbítero aquí soy testigo; Adekca, aquí soy testigo; Ermegildus, aquí soy testigo; Gildefredus, aquí soy testigo; Renumirus presbítero, aquí soy testigo, Esaeas testifica; Felis testifica; Leonas testifica; Aurdius testifica, Stefanus testifica; Paternus testifica, Albura aquí soy testigo; Gutinus presbítero lo escribió, signo hice +. Aurelius aquí soy testigo; Johannis aquñi soy testigo, + hice; Quinderedus presbítero confirma los términos… puentes y por la ribera arriba, y a través de los peñascos en Fastiello, y a través de la Formaza del río Castanios, y por el río de Incirana hacia arriba y se pliega hasta el río de San Tirso, y por el arroyo ….. hasta el mirador, y por la sierra larga de modo que lleva el agua hasta la villa de Fístoles, y por su pendiente, que desciende por el río Pisonna, hasta el molino que rige San Vicente de Fístoles. Martinus lo registró.

Fábulas y genealogías en torno al conde Gundesindo

Al hilo de las donaciones hechas entre los años 811 y 820 al monasterio de San Vicente de Fístoles se sabe que el obispo Quintila y su hermana Sabildi eran tíos de la fundadora del monasterio: Guduigia.

Como en un documento del 820 ambos hermanos dan a Fistoles la parte que les correspondía en varias iglesias que antes había donado el conde Gundesindo, se supone que también podrían ser parientes de él. Pero nada más se puede suponer a partir de los documentos que han llegado hasta nosotros.

A pesar de ello las genealogías fabulosas que surgen posteriormente nos dan una serie de noticias sin fundamento de las que aquí nos hacemos eco.

En la biografía de Gundesindo escrita por Francisco Sota, (Libro III, capítulo 45 de su obra ya citada) nos dice que su verdadero nombre es Gonzalo Muñoz. Para Sota, Gundesindo sería una mala transcripción al romance de Gonzalo y supone que su padre era otro conde llamado Munio González. Por esta razón le da el nombre de Gonzalo Muñoz.

Este conde Munio González gobernaba sobre la Cantabria septentrional en época de Fruela I. Una vez fallecido Munio González, sus dominios fueron repartidos entre sus hijos Gonzalo Muñoz y Diego Muñoz.

Gonzalo Muñoz gobernaría en la parte de Cantabria que es de aguas vertientes al mar. Según cuenta Sota, hay memoria de este conde en Cardeña en un documento del 796.

Más adelante afirma que Gundesindo era hermano de Paterna de Castilla, esposa del rey Ramiro I.

Por último, asegura que Gundesindo dejó una hija llamada Urraca que heredó todos su estados. Esta Urraca se casó con Suero Suériz u Osóriz, conde de Asturias de Santillana y Galicia.