[¿? – yumada I 434H/diciembre 1042] al-Mustansir Hasan ben al-Mutali Yaḥyà ben an-Nasir ʿAlī ben Ḥammūd al-Fatimí. En árabe الحسن المستنصر بالله

Rey de la taifa de Málaga (1040-1042)
Sexto califa hammudí (1040-1042)

Hijo de Yaḥyà I, rey de la taifa de Málaga.

Bajo el gobierno de su tío Idrīs I, fue nombrado gobernador de Ceuta. Fue el encargado de recibir los restos mortales de Idrīs I quien quería ser enterrado en Ceuta (1039).

Había sido designado como sucesor por Idrīs I pero en Málaga fue nombrado su sobrino Yaḥyà II con el apoyo del visir Abu Yafar ben Abi Mūsà ben Baqanna.

Hasan, apoyado por su visir Naya, no aceptó este hecho. Hasan fue proclamado califa en Ceuta y recibió la fidelidad de los ceutíes y de los territorios hammudíes del norte de África. Al poco tiempo se embarcó hacia Málaga, la asedió y logró la abdicación de su sobrino Yaḥyà II en yumada II del 431H ( 23 febrero a 23 de marzo de 1040 ).

En ese mismo tiempo adoptó el título de al-Mustansir bi-Llāh y, según la Crónica anónima de los reyes de taifa, fue reconocido como califa por el soberano zirí de Granada y otros señores de taifas.

El gobierno de Hasan en Málaga

Los territorios del norte de África fueron gobernados por el hombre de confianza del nuevo califa: el visir eslavo Abu l-Fawz Naya. Mientras tanto su hermano menor Idrīs fue enviado a la Península, donde pronto se asoció con Ibn Baqanna, el visir del depuesto califa Yaḥyà II.

La citada crónica dice que:

Granada y parte del país de al-Ándalus lo reconoció por soberano. Prodigó todos sus cuidados al servicio del reino y se mostró justo con el pueblo; recaudó impuestos y acrecentó [sus] tropas, y [así] continuó en la mejor situación hasta que murió […]

Crónica anónima de los reyes de taifas, trad. Felipe Maíllo, p. 20

Pero Hasan dio muestras de inseguridad y debilidad políticas. En primer lugar, a instancias de su fiel Naya, asesinó al visir Abu Yafar ben Abi Mūsà ben Baqanna el día de la fiesta de la Ruptura del Ayuno del 433H (24 de mayo de 1042), a quien había dejado por visir pero que finalmente fue torturado y a quien se le arrebataron todas sus riquezas. En su lugar fue nombrado el mercader as-Satifi.

También encarceló a su hermano, el futuro Idrīs II ben Yaḥyà. Y en yumada I del 434H (diciembre del 1042) eliminó a su primo y cuñado Yaḥyà II, cuya vida había sido inicialmente respetada.

Esta acción, sin embargo, determinó el destino del propio al Mustansir, quien, como señala el polígrafo cordobés Ibn Azm, murió envenenado a manos de su propia esposa, la cual vengaba así la muerte de su hermano Yaḥyà II al poco tiempo.

Hasan Al-Mustansir no dejaba descendencia, de forma que su hermano Idrīs II ben Yaḥyà debía ser el teórico heredero, tal y como había sido designado. Sin embargo, el destino de la taifa hammudí quedó en manos de Naya.

Según la citada Crónica anónima. as-Satifi, siguiendo las instrucciones de Naya, mantuvo cautivo al hermano de Hasan, que era menor. Al poco Naya llegó desde Ceuta y se apoderó de Málaga y sus distritos, que gobernó de forma independiente.

Acuñaciones de Hasan

Se conoce una dinar de oro acuñado por Hasan en Ceuta el año 431H. Se conserva en el Museo Arqueológico Nacional.

Dinar de oro acuñado por Hasan al-Mustansir
Dinar de oro acuñado por Hasan al-Mustansir