Los hermanos Ahmad y ‘Umar ben Yunus al-Harrani eran hijos de Yunus ben Ahmad al-Harrani, un médico de Harran (actualmente al sureste de Turquía) que llegó a Córdoba durante el emirato de Muhammad I. al-Harrani fue uno de los primeros médicos musulmanes con dedicación exclusiva que se conocen en la península Ibérica. Introdujo diversos métodos terapéuticos, algunos basados en el tratado botánico de Abu Hanifa al-Dinawardi y es posible que enseñara al considerado como primer médico andalusí: Ahmad ben Iyyas.

Durante el califato de ‘Abd al-Rahmán III, sendos hermanos viajaron a Bagdad donde estuvieron estudiando durante 10 años y aprendieron las obras de Galeno de la mano de Thabit ben Sinah ben Thabit ben Qurrah as-Sabí, nieto del eminente médico y astrólogo árabe Thabit ben Qurrah.

En Bagdad entraron al servicio de Ibn Wasif, un médico oculista, con el propósito de aprender el tratamiento de las enfermedades de los ojos.

Volvieron a Córdoba en el año 351H (962) y se convirtieron en los médicos de confianza de al-Hakam II, sirviendo en el palacio de Madinat az Zahra. Pertenecían a su circulo de gobierno e incluso acompañaron al califa en algunas de sus correrías contra los reinos cristianos.

‘Umar ben Yunus al-Harrani fue maestro del también médico Ibn al-Kattani.

Por otro lado, Ahmad afianzó aún más su relación con el califa y se lo llevó a vivir consigo haciéndole responsable de la farmacia del palacio. Además, atendía una consulta donde recibía a pobres y enfermos y distribuía comida.

El califa Hisham II le nombró jefe de policía e inspector de mercados. Según el Libro de las Categorías de las Naciones:

Curaba [las enfermedades de] los ojos con tratamientos extraordinarios. En Córdoba curas portentosas le son debidas.

‘Umar falleció en Madinat al-Zahra gobernando el califa al-Hakam II. Ahmad vivió más tiempo pues consta que falleció siendo califa Hisham II.