[Córdoba, c.340H/951 – Zaragoza, c.420H/1029]

Abū ʿAbd Allāh Muḥammad ben al-Hasan ben al-Ḥusayn al-Madhiyi al-Kattani o al-Kinani, en árabe ابو عبد الله محمد ابن حسن المعروف بابن الكتانى

A veces, se alude a él con el nombre de Ibn al-Kinani, lo que parece una mala lectura de su shuhra (sobrenombre) Ibn al-Kattani (el hijo del linero), por la similitud de ambos nombres en la escritura manuscrita árabe.

al-Kattani fue un hombre polifacético pues además de médico fue literato y poeta y versado en lógica, teología y leyes.

En su juventud estudió en Córdoba diversas artes y ciencias como lógica, gramática, astrología y filosofía, además de medicina de la manos seguramente de su tío Abu l-Walīd Muḥammad ben al-Ḥusayn, médico de la corte de ʿAbd al-Raḥmān III. Saʿīd al-Ándalusí nos transmite en su Libro de las Categorías de las Naciones un fragmento que leyó en un tratado del propio al-Kattani en el que habla de sus maestros:

Aprendí el arte de la lógica de Muḥammad ben Abdun al-Yabali, de ‘Umar ben Yūnus ben Aḥmad al-Harrani, de Aḥmad ben Hafsun el filósofo, de Abū ʿAbd Allāh Muḥammad ben Mas’ud al-Bayyani, de Muḥammad ben Maymun, conocido como Markus (Marcos), de Abū l-Qāsim Fayd ben Naym, de Saʿīd ben Fathun as-Saraqustí, conocido como al-Hammar (el muletero), del obispo Abu l-Harit, discípulo del obispo Rabí ben Zayd el filósofo, de Ibn Marin al-Bayyani y de Maslama ben Aḥmad al-Mayrití.

Saʿīd al-Ándalusí, Libro de las Categorías de las naciones, trad. Felipe Maíllo Salgado, Akal, 1999, p. 143

Esta formación tan variada y procedente de maestros selectos hizo de él un hombre muy culto y educado. Basta con ver la breve semblanza que Saʿīd al-Ándalusí hace de él:

Era entendido en medicina, polifacético en ella, dotado de amplios conocimientos de lógica, de astronomía y de muchas [otras] ciencias filosóficas. El visir Abu l-Muṭarrif ʿAbd ar-Rahmán ben Muḥammad ben ʿAbd al-Kabir ben Wafid al-Lajmī, me informó acerca de él [diciendo] que era de fina inteligencia, de ideas penetrantes, de entendimiento superior, de gran poder de inducción y de deducción, y que era [además] activo y muy rico.

Saʿīd al-Ándalusí, Libro de las Categorías de las naciones, trad. Felipe Maíllo Salgado, Akal, 1999, p. 143

La escuela de esclavas cantoras de al-Kattani

Llama la atención que en la semblanza anterior se diga de al-Kattani que era un hombre muy rico, algo que es excepcional en las distintas obras árabes que hablan de los hombres intelectuales de la época. Esta riqueza tiene un origen bien conocido y, a la vez, alejado de los propios conocimientos de al-Kattani.

En Córdoba fue famoso por tener una escuela donde se daba enseñanza de alta calidad y conocimientos artísticos variados a esclavas músicas y cantoras, a las cuales luego se vendían por precios muy abultados. Por ejemplo, el rey Hudayl ben Razín de Albarracín compró una joven esclava por 3.000 dinares.

Su obra Muḥammad y Suda (Muḥammad wa Su’da), de trazos autobiográficos, muestra a una muchacha, Suda, que probablemente fuera una de aquellas que, reclutadas de entre las cristianas de Zaragoza, eran traídas como esclavas de lujo a Córdoba tras ser instruidas en letras, música, ciencias y cortesanía.

al-Kittani se mostraba orgulloso de esta actividad tal y como sabemos gracias a unas palabras suyas conservadas por Ibn Bassam:

Soy capaz de despertar la inteligencia de las piedras y con más razón de las personas más zafias e ignorantes. Sepan que poseo en estos momentos cuatro cristianas que, ayer ignorantes, son hoy sabias y llenas de cordura, versadas en el conocimiento de la lógica, la filosofía, de la geometría, de la música, del astrolabio, de las astronomía, de las astrología, de la gramática, de la métrica, de las bellas letras y de la caligrafía.

Ibn Bassam, Dajira, trad. por Sadiq y Lirola en “Ibn al-Kattani, Abū ʿAbd Allāh” en Biblioteca de al-Ándalus, vol. 3, pp. 735-38.

Médico en la corte califal cordobesa

al-Kattani fue médico al servicio de los califas al-Ḥakam II y Hisham II y médico personal del háyib Almanzor y de su hijo ʿAbd al-Malik al-Muẓaffar.

Tras el estallido de la fitna o guerra civil del califato de Córdoba en el 1009, se trasladó a la ciudad de Zaragoza donde sirvió a sus reyes taifas.

Exilio en Zaragoza (1009 -1029)

Todo indica que Al-Kattani ya tenía contactos previos con la marca superior zaragozana a través de su escuela, donde al parecer continuó dirigiendo esta institución educativa poético musical de jóvenes mozárabes.

En Zaragoza desarrolló la parte más fructífera de su trabajo, no solo en medicina sino en otras áreas del conocimiento. Por ejemplo, es citado en tratados de farmacología y cirugía de Ibn al-Baytar e Ibn Wafid. En esta misma ciudad instauró una academia donde estudiaron numerosos alumnos, siendo Ibn Ḥazm uno de los más destacados.

Además, desde Zaragoza, recorrió varias de las cortes del norte cristiano. Por ejemplo, tenemos una descripción de una visita que realizó a Pamplona, a la corte de Sancho III de Pamplona, casado con Muniadonna de Castilla, una hija del conde Sancho García de Castilla:

Un día asistí a la recepción dada por la cristiana, hija de Sancho, rey de los Vascos, y esposa del tirano Sancho hijo de García, hijo de Fernando […] durante uno de mis frecuentes viajes a la corte de ese príncipe durante la fitna. En el salón había algunas danzarinas y cantoras musulmanas que le habían sido regaladas por Sulaymān ben Ḥakam […] cuando éste era Príncipe de los Creyentes en Córdoba. La cristiana hizo señas a una de ella. Ésta cogió el laúd y cantó unos versos […] Los cantó a la perfección. Al lado de la cristiana se encontraban sus sirvientas y sus damas de compañía. Eran cautivas tan bellas que se creería que se trataba de lunas en creciente. Una de ellas, al oír esos versos, rompió a llorar […] Me acerqué y le pregunté qué le ocurría. Me contestó que esos versos eran de su padre y que al oírlos se había avivado su dolor. Le dije:—¡Esclava de Dios! ¿Quién es tu padre?— Sulaymān ben Mihran de Zaragoza. Hace ya mucho tiempo que estoy cautiva y no he sabido nada de mi familia.

Fragmento recogido por Ibn Bassam en su Dajira y traducido y resumido por Juan Vernet en Lo que Europa debe al islam de España , pp. 416-417

Según Saʿīd al-Ándalusí, al-Kattani falleció en Zaragoza alrededor del año 420H (c. 1029) con cerca de ochenta años.

Obra de al-Kattani

al-Kattani fue un reputado conocedor de la inferencia y la deducción, aspectos de la lógica sobre los que escribió varias obras, aunque no han llegado a nuestros días.

Tratamiento de las enfermedades peligrosas con síntomas epidérmicos o Libro del Árbol, de Al-Kattani. MS A 91, p. 1. National Library of Medicine
Inicio del Tratamiento de las enfermedades peligrosas con síntomas epidérmicos o Libro del Árbol, de Al-Kattani. MS A 91, p. 1. National Library of Medicine

En medicina, al-Kattani, siguiendo los avances de Abulcasis de Córdoba, escribió varias obras:

  • Se ha conservado un tratado dedicado al tratamiento de las enfermedades peligrosas con síntomas epidérmicos, el Libro de la protección o tratamiento contra las enfermedades peligrosas Mu‘alayat al-amrāḍ al-Jaṭirah al-bādiyah ‘alá al-badan min Jāriy (معالجة الامراض الخطرة البادية على البدن من خارج), también conocido como Kitāb al-Šaŷara (Libro del Árbol). Durante mucho tiempo solo nos fue conocida por la cita que de ella hizo el polígrafo granadino Ibn al-Jatib (m. 776/1375). Recientemente se descubrió la única copia conservada de esta obra entre los manuscritos que posee la National Library of Medicine y ha sido publicada y traducida por la Universidad de Salamanca.
  • Kitab al-Tafhim (Libro de la Comprensión), conocida por que el propio autor la cita en su Libro del árbol.
  • Mihnat al-Mutatabbibín (El examen de los médicos), sobre las aptitudes que ha de tener quien practica la medicina.

Como literato escribió:

  • La antología poética Kitab al-Tasbihat min as’ar ahl al Andalus (Libro de los símiles en los poemas de los andalusíes), que compila poesías de casi un centenar de líricos hispanoárabes. Es una de las fuentes más importantes para el conocimiento sobre este tema en la actualidad. Es posible que fuera una especie de libro de texto de poesía para sus alumnas-esclavas.
  • El ya citado texto Muḥammad y Suda, que parece su vida novelada, actualmente perdido.