‘Abu ‘Abd al-Malik ‘Abd al-Aziz ben ‘Abd al-Rahman ben al-Mansur Muhammad ben Abi Amir. [?, yumada 397 H. / 23 enero a 22 febrero 1007 – Valencia, du-l-hiyya de 452 H. / 27 diciembre 1060 a 25 enero 1061]. En árabe عبد العزيز بن عبد الرحمن المنصور

Hayib de Hisham II (1008-1009)

Rey de la taifa de Valencia (1021-1061), primero de la dinastía amirí.

Rey de la taifa de Almería (1038-1042)

 

‘Abd al-Aziz ben Sanchuelo, llamado al-Mansur (el Victorioso), era hijo de ‘Abd al-Rahman, llamado Sanchuelo, hijo de Almanzor. Era por lo tanto nieto de Almanzor. Cuando su padre accedió al cargo de hayib del califa Hisham II, en octubre de 1008, éste le concedió asimismo el título de hayib y el sobrenombre honorífico de Sayf ad-Dawla (Espada de la Dinastía).

‘Abd al-Aziz, a pesar de que era un niño, retuvo el cargo hasta el asesinato de su padre en marzo de 1009.  Este hecho fue considerado grave por los nobles omeyas ya que solo al califa le correspondía el nombramiento de un hayib.

Con el inicio de la fitna, ‘Abd al-Aziz se refugió en Zaragoza, bajo la protección de Mundir.

 

Proclamación como soberano de Valencia (1021)

El poder en Valencia desde el 1010 hasta el momento en que ‘Abd al-Aziz comenzó a gobernar en Valencia residía en los antiguos esclavos o clientes de los amiríes. Primero en Muzaffar y Mubarak.  Cuando falleció Mubarak, los eslavones de Valencia llamaron a Labib para que se encargara del gobierno de Valencia y se mantuvo en ella, en solitario, entre los años 408H o 409H y 410H (1017/1018-1019/1020). Posteriormente Labib tuvo que asociar al trono a Muyahid al-Amirí, rey de la taifa de Denia. Quizás para mantener sus dominios en Tortosa, Labib mantuvo una política de cierta sumisión hacia el condado de Barcelona. Esta actitud provocó que la élite valenciana se alzara contra él y en el 411H (1020/1021) fue expulsado de Valencia. Muyahid quedó como gobernante en solitario.

Pero a comienzos del año 1021 los esclavos negros amiríes (clientes de Almanzor y su familia) se alzaron contra Muyahid y lo depusieron para nombrar a ‘Abd al-Aziz. Parece que en principio Muyahid reconoció la situación y se alió con él. Pero luego, como veremos, se deterioraron las relaciones entre ambos gobernantes y tuvieron frecuentes conflictos.

En el mes de du-l-hiyya de 411H (18 de marzo a 16 de abril 1021) según la Crónica anónima, los valencianos proclamaron emir a ‘Abd al-Aziz quien en ese momento solo tenía quince años. Se inició así un período de estabilidad política en la taifa de Valencia así como una dinastía, ya que fue sucedido por dos hijos y un nieto. En al-Bayan al-Mugrib se hace esta semblanza de él:

 

«Este ‘Abd al-Aziz era el más unido a sus parientes y el mayor defensor para sus allegados. lo envió Dios por compasión a los [miembros] desgraciados de [entre] las gentes de su casa, a las que sirvió de refugio. Compuso al quebrado y llevó en parihuelas al que tenía las vértebras rotas, a lo largo de su período [de gobierno], hasta llegar en eso a un grado al que fueron incapaces [de llegar] los reyes de su época».

 

Dentro de la lucha por el poder en el califato de Córdoba, ‘Abd al-‘Azīz reconoció como califa al soberano malagueño al-Qasim ben Hammud, quien lo ratificó en su puesto y le dio el título de al-Mu’tamin Du s-Sabiqatayn (Aquél en quien se confía, poseedor de las dos primacías). A cambio le envió regalos y le mencionó en la jutba.

En 1035 los abadíes de Sevilla proclamaron al falso Hisham II, presuntamente reaparecido tras largos años en paradero desconocido, ‘Abd al-Aziz se apresuró a prestarle juramento de fidelidad, al igual que otros soberanos, haciendo figurar el nombre del califa omeya junto al suyo en las monedas.

 

Rey de la taifa de Almería (1038-1042)

Mientras gobernaba en Valencia, ‘Abd al-Aziz tuvo oportunidad de gobernar durante algunos años la taifa de Almería. Zuhayr, un eslavo, rey de Almería, falleció el 4 de agosto de 1038 mientras combatía a Badis ben Habbus de Granada. Los almerienses, ante el temor de ser sometidos por Badis ben Habbus, proclamaron emir provisional a Abu Bakr ar-Ramini y luego enviaron cartas a  ‘Abd al-Aziz de Valencia para ofrecerle el gobierno. Y así lo hizo en du-l-qada del 429H (agosto 1038).

Segun al-Udri, una vez en Almería: «ocupó su alcazaba y ejerció el señorío en todos sus alfoces. Encontró su tesoro público muy abundante en oro acuñado, dírhemes, aljófares y otros objetos, todo lo cual fue transportado de Almería a la ciudad de Valencia».

‘Abd al-Aziz puso al frente de la ciudad a su hijo ‘Ubayd Allah, llamado an-Nasir (el Protector), y a Abu-l-Ahwas Ma’n Muhammad, que había sido nombrado visir por ‘Abd al-Aziz y estaba casado con una hija suya. Al poco falleció ‘Ubayd Allah y Ma’n siguió gobernando la ciudad. 

 

Últimos años de ‘Abd al-Aziz (1042-1061)

Consta que ‘Abd al-Aziz contrató en varias ocasiones mercenarios de los reinos de León y de Navarra para sus continuos enfrentamientos contra Muyahid de Denia y Baleares. Parece que a raíz de su rivalidad con Muyahid de Denia y sus continuas incursiones en los territorios del sur de la taifa de Valencia y contra la taifa de Almería, los nobles y militares que defendían algunas de sus ciudades acabaron por rebelarse contra ‘Abd al-Aziz. La Crónica anónima cita las fortalezas de Lorca, Játiva y Jódar. Este hecho es aprovechado por su yerno Ma’n para que en rayab de 433H (24 de febrero-25 de marzo de 1042), expulsar a los partidarios de ‘Abd al-Aziz y dejar de reconocer la soberanía del gobernante valenciano.

‘Abd al-Aziz acudió a Almería a enfrentarse contra Ma’n sin éxito. Fue entonces contra Játiva, con mayor infortunio, pues así cuenta la Crónica anónima:

«Entonces al-Mansur se dirigió hacia Játiva, pero los esclavos negros (abid) amiríes salieron contra él; entonces lo combatieron, lo alancearon –hasta el punto que cayó entre las patas del caballo – y lo pisotearon los cascos de la caballería. Entonces se despojó de sus ropas y huyó, mientras [los esclavos] se pusieron a atravesar sus ropas con las lanzas, pues ellos creían que él se hallaba en ellas.»

 

Tras un largo período de gobierno, ‘Abd al-Aziz murió en du-l-hiyya de 452H [27 de diciembre de 1060-25 de enero de 1061], a los cincuenta y cinco años de edad, siendo sucedido por su hijo ‘Abd al-Malik, a quien se prestó juramento de fidelidad el mismo día de la muerte de su padre.

 

La corte de Valencia

‘Abd al-Aziz se ocupó de reforzar la muralla de Valencia. Pero su construcción más conocida es la Almunia de ‘Abd al-‘Aziz  o del Real (Jardines del Real), una finca de recreo situada extramuros , en la orilla izquierda del río Turia, que duplicaba el antiguo alcázar situado en el centro de la ciudad y considerado insuficiente para expresar la pujanza de la nueva dinastía. Esta almunia se inspiraba en modelos orientales y constaba de salones, jardines, estanques y cursos de agua artificiales, siendo descrita y elogiada por los literatos y poetas que tuvieron la ocasión de visitarla. Fue la construcción precursora del palacio del Real de Valencia, destruido en 1810.

Reunió en su corte a cuatro célebres secretarios a los que se llamó los «cuatro elementos»: Ibn Talut, Ibn Abbas, Ibn ‘Abd al-Aziz, que fue llamado Ibn Rawbas, e Ibn al-Takuruni. El último era el encargado de redactar las cartas oficiales del emir, ascendió al visirato y adquirió enormes riquezas.

 

Acuñaciones de ‘Abd al-Aziz de Valencia y Almería

Las primeras acuñaciones atribuidas a ‘Abd al-Aziz son de entre los años 419H/1028-1029 a 427H/1035-1036. Emitió dinares y sus cuartos desde la ceca al-Andalus. Estos dinares poseían una excelente aleación, caso de una pieza de 427H/1035-1036 que contiene un 98% de oro. 

Desde el 427H (1035) las monedas mencionan al falso califa Hisham II, ya que acuñando moneda en su nombre legitimaba y consolidaba también su propio poder. Entre 427H/1035-1036 y 429H/1037-1038, empleó la ceca al-Andalus, en referencia a Valencia, para acuñar cuartos de dinar en nombre de Hisham II, fracciones cuya proporción áurea era variable, pero generalmente inferior al 66%. Los gobernantes valencianos adoptaron un modelo de acuñación, que, en vez de apostar por dinares de muy buena calidad, se sustentaba en fracciones de dinar de electro. El nuevo sistema monetario estuvo influenciado por los divisores de dinar del califato fatimí.

Es posible que ‘Abd Al-Aziz incluyese en sus monedas el laqab de Al-Muzaffar de su hijo ‘Abd Al-Malik a partir del 448H para dar a conocer a su hijo y futuro sucesor. Otro dato característico es la reiteración en las monedas valencianas de la dominación Aben Aglab, que alude muy probablemente a ser nieto de Almanzor, y que significa “el victorioso”. 

Dentro de las monedas acuñadas por ‘Abd Al-Aziz hay un caso especial. En el 446H se acuña un tipo de dirhem de leyenda concéntrica de tipo fatimí. En el centro del anverso llevan la palabra Al-Nasir y en el centro del reverso las palabras Al-Mansur­ Ahmed en dos líneas. En esta moneda se intenta imitar el estilo de acuñación oriental y de los fatimíes de África y Sicilia. 

Las monedas acuñadas por ‘Abd Al-Aziz en la ceca de Almería son fruto de la anexión a la taifa de Valencia de gran parte de este reino tras la muerte de su rey Zuhayr. Durante el tiempo que Almería estuvo bajo se poder (429-433H) se acuñó moneda en oro y plata, de las que se conocen un número abundante de piezas, aunque todas ellas de los años 430, 431 y 432 de la Hégira, desconociéndose piezas del 429 y del 433.

Fracción de dinar de oro de'Abd al-Aziz de Valencia

Fracción de dinar de oro de ‘Abd al-Aziz de Valencia

 

 

Bibliografía