[¿? – Ribagorza, julio/agosto 929] En árabe محمد بن لب بن محمد بن لب
Jefe Banu Qasí, señor de Monzón, Lérida, Ayera y Balaguer

Hijo de Lubb ben Muhammad ben Lubb.

Tras la muerte de su padre dominó en los dominios orientales de los Banu Qasí en torno a las fortalezas de Monzón, Barbastro, Ayera, Lérida y Balaguer.

Colaboró activamente con su tío ‘Abd Allah ben Muhammad ben Lupp y sus primos en su enfrentamiento con al-Tawil y sus hijos.

El 12 de mayo de 914 (13 sawwal 301H) Muhammad ben Lubb, quien según al-Udri ya gobernaba en Lérida, recibió un ataque de ‘Abd al-Malik ben Muhammad al-Tawil. Pero no tuvo éxito y, en contrapartida, Muhammad ben Lubb asedió Monzón y ocupó la ciudad, desalojando a uno de los hijos de al-Tawil, Amrus ben Muhammad. En febrero/marzo del 915 cedió la ciudad a su otro tío, Yunus ben Muhammad ben Lubb

El 10 de septiembre del 919 (12 rabí 307H) acompañó a su primo Muhammad ben ‘Abd Allah en un ataque contra Barbastro, en manos de Amrus ben Muhammad.

El 25 de mayo del 922 (6 muharran 310H) los habitantes de Lérida le ofrecieron el gobierno de la ciudad (que parece que había perdido previamente). Según al-Udri, por esas fechas ya controlaba los castillos de Monzón, Balaguer, Barbastro, Ayera (Muys) y otros que no especifica.

En el 924 la mayoría de los reductos Banu Qasí son tomados por ‘Abd al-Rahmán III, confiando la Frontera Superior a Abu Yahya Muhammad ben ‘Abd al-Rahman al-Tuyibí.

Aún así Muhammad ben Lubb se mantuvo en varias fortalezas de la actual provincia de Lérida: Mamaqasrah (Monmagastrell), Qalazany (Calasanz), Lérida y Balaguer.

Pero el 23 de abril del 927 los habitantes de Lérida se rebelaron contra él y lo expulsaron junto a su visir Sa’id ben Yahya al-Jassab, llamando en su lugar a Hasim ben Muhammad al-Ankar, de los tuyibíes. Lo mismo ocurrió en Balaguer, donde sus habitantes llamaron a Hasim ben Muhammad al-Tuyibí.

Muhammad ben Lubb huyó hacia el castillo de Aruh (¿?) donde le sitió Hasim ben Muhammad pero tuvo que abandonar el sitio ante un ataque pamplonés dirigido por Jimeno Garcés.

Al año siguiente Muhammad ben Lubb, refugiado en el castillo de Lurinis (¿?), decide congraciarse con el califa y quiere tomar Tortosa para ofrecérsela al emir cordobés. Pero sus hombres no le dejaron.

Finalmente se refugió en Huesca, en la fortaleza de Ayera. Su cuñado Bernardo I Unifredo de Ribagorza le ofreció refugio pero, ambicionando su tesoro, finalmente mató a Muhammad y a sus hombres en el verano del 929 (yumada II 317H).

Es posible que parte del botín obtenido conformara el llamado Tesoro de Obarra donado por este conde al monasterio Santa María de Obarra.


Bibliografía

Textos de al-Udri, extraído de Gaspariño García, Sebastián: Historia de al-Andalus según las Crónicas Medievales, Tomo X, 778-931. Rebeldes del emirato, Ed. Fajardo el Bravo, Lorca, 2009.