Etiqueta "banu qasí"

‘Abd Allah ben Muhammad ben Lupp

[¿? – 915] Jefe de los Banu Qasí (907-915) y gobernador de Tudela. (En árabe  عبد الله محمد بن لب بن موسى القسوي بن موسى بن فرتون بن قاسي بن فرتون ) Hijo de Muhammad ben Lubb ben Musà, jefe de los Banu Qasí entre los años 883 y 898. Tras el fallecimiento de su hermano Lubb ben Muhammad (907),  ‘Abd Allah ben Muhammad ben Lupp ejerció el liderazgo sobre la

Muhammad ben Lubb ben Musà

[¿? – Zaragoza, 898] Jefe de los Banu Qasí (882-898). (En árabe محمد بن لب بن موسى)   Hijo de Lubb ben Musà ben Musà Tras el fallecimiento de su padre, el 27 de abril del 875, Muhammad ben Lubb se hizo cargo del gobierno de la ciudad de Viguera. Durante unos años no se tiene noticia de sus actos pero todo cambia en el año 882. Muhammad ben Lubb

Los Banu Qasí (714-924)

Título: Los Banu Qasí (714-924) Autor: Alberto Cañada Juste Publicado en: Revista Príncipe de Viana, año 41, nº 158-159, 1980, págs. 5-96 Completo y excelente artículo sobre la historia de los Banu Qasí (714-924). Abarca desde el fundador de esta familia muladí, el conde visigodo Casio, hasta el último descendiente relevante, Muhammad ben Lope. Una interesante historia de la familia más poderosa del valle del Ebro y que impulsó numerosas

Mutarrif ben Musà ben Musà

Mutarrif ben Musà ben Musà [ ¿? – Córdoba, 5 de septiembre del 873] Valí de Huesca (872-873) perteneciente a la familia muladí de los Banu Qasí Hijo de Musà ben Musà. Las primeras noticias sobre Mutarrif ben Musà ocurren en el transcurso de la rebelión de su padre contra el emir de Córdoba, posiblemente en el 860, cuando tanto Mutarrif como su hermano Fortún fueron hechos prisioneros por las tropas del emir Muhammad I y

Fortún ben Musà ben Musà

Fortún ben Musà ben Musà [ ¿? – Tudela, 23 de marzo del 874] Valí de Tudela (871-874) perteneciente a la familia muladí de los Banu Qasí Hijo de Musà ben Musà. En el 841 es enviado por su padre a participar en la aceifa que ‘Abd al-Rahmán II ha ordenado contra Pamplona. Las tropas emirales dirigidas por el príncipe Mutarrif consideraron esto una muestra de desprecio y no aceptaron

Ismail ben Musà ben Musà

Ismail ben Musà ben Musà [ ¿? – † Monzón, 10 de octubre 889] Caudillo de los Banu Qasí (875-883), valí de Zaragoza (c. 878-883) y Lérida (c. 882-889) Hijo de Musà ben Musà y de Maymuna, prima por parte paterna de Musà. En el año 850 el emir  ‘Abd al-Rahman II  firma una paz con Musà ben Musà y le reconoce como valí en Tudela. Pero a cambio debe de

Lubb ben Musà ben Musà

Lubb ben Musà ben Musà [¿? – 27 de abril 875]. Lup o Lope en las fuentes cristianas. Caudillo de los Banu Qasí (862-875). Valí de Toledo Hijo, posiblemente el primogénito, de Musà ben Musà. Tras el fallecimiento de su padre (862) se convirtió en el caudillo de la familia muladí Banu Qasí. En el 227H (21-oct-841/9-oct-842) Musà inicia una rebelión —la primera de muchas— contra el emir ‘Abd al-Rahmán II debido a

Awriya ben Lubb u Oria, esposa del rey Fortún Garcés de Pamplona

Reina consorte de Pamplona, esposa de Fortún Garcés (870-905). Llamada también Oria o Áurea Awriya ben Lubb era probablemente hija de Lubb ben Musà, hijo de Musà ben Musà de los Banu Qasí , y de Ayab al-Bulatiyya. Lubb ben Musà fue gobernador de Toledo (c. 859-c. 866) y aliado de los reyes Ordoño I y Alfonso III frente al emir de Córdoba. El matrimonio tuvo que ocurrir antes de que Fortún

Assona Íñiguez, hija de Íñigo Arista

Hija del rey Íñigo Arista de Pamplona y de la reina Onneca En las Genealogías del Códice de Roda dice que era hija de Íñigo Arista y que se casó con Musá, señor de Borja y Terrero. Por lo tanto se casó con el hermanastro de su padre, pues se trata de Musà ben Musà, jefe de los muladíes Banu Qasí. Descendencia No es posible saber quienes eran los descendientes

La tierra dividida

Título: La tierra dividida Autor: Ramón Muñoz Carreño Género: Novela histórica Editorial: Pàmies Fecha de Publicación: 2012-03-26 Páginas: 448 A mediados del siglo IX, la península Ibérica se balancea en un frágil equilibrio de poder. Por un lado, el emirato cordobés mantiene gran parte del territorio bajo su gobierno, aunque las riendas de su dominación se debilitan. Por otro, al norte, los cristianos comienzan a organizarse, adquiriendo mayor empuje. Y