[¿?  – † c. 955]

Conde de Ribagorza (c. 920 – c. 955) junto a su hermano Mirón.

Hijo del conde Ramón I de Ribagorza y Pallars y de Guingentes.

Tras la severa derrota sufrida a manos del valí oscense al-Tawil, el condado ribagorzano logró volver a recuperar terreno gracias a la acción de Bernardo, gobernado aún su padre, tomando plazas como Soperún y Calasanz con ayuda de los francos. En torno al año 920 muere Ramón I. El condado de Ribagorza y Pallars queda dividido en dos. El condado de Ribagorza será gobernado por Bernardo Unifredo y su hermano Mirón. El condado de Pallars por sus hermanos Lope e Isarno.

En el año 307H (919-920), Bernardo se unió a una alianza con Sancho I Garcés de Pamplona y Amrus ben Muhammad para atacar a los tuchibíes, fieles al emir de Córdoba, que el 3 de agosto del 919 habían tomado a los Banu Qasí. Atacaron y tomaron el castillo de Monzón¹.

Bernardo ensanchó el territorio del condado de Ribagorza gracias a la política matrimonial. Se casó con una hija del conde Galindo II Aznar de Aragón, Toda, quien recibió como dote el Sobrarbe.

La última mención de Bernardo es del año 950. No se cita su nombre en la consagración de la catedral de Roda de Isábena (956), luego debió de morir entre esos años. Fue enterrado en el monasterio de Santa María de Obarra. Le sucedió su hijo Ramón II.

Bernardo, Muhammad ben Lubb y el tesoro de Obarra

Según al-Udri², hablando de Muhammad ben Lubb ben Muhammad ben Lubb, valí de Lérida hasta el 927 perteneciente a la familia de los Banu Qasí, dice que, estando Muhammad en Huesca,

«un emisario de su cuñado, Raymund, señor de Pallars, fue a verle para invitarle a que se reuniera con él y se quedara a su lado hasta ver en qué paraban las cosas. Se reunió, confiado, con él, pero cuando llevaba algún tiempo a su lado, aprovechó el otro la ocasión, deslumbrado por las armas, las monturas y las joyas que tenían tanto él como sus compañeros, los pilló a traición y los asesinó, en yumada II, del año 317 (julio-agosto 929)»

La cita de al-Udri tiene dos problemas. Ramón I ya había fallecido para esas fechas y Muhammad ben Lubb aún vivía en el 320 H (931/932). Fernando de la Granja, el traductor del fragmento, cree que habría que leer Ibn Raymund, con lo que el protagonista sería algunos de los hijos de Ramón I, posiblemente Bernardo I, a quien poco después en la misma obra se le cita como Bernat ben Raymund, señor de Pallars. Si así fuera podríamos encuadrar sin problemas en su gobierno el asesinato de Muhammad en el año 932.

Marcelino Iglesias³ propone otra explicación. Aceptando que el fragmento se refiere a Bernardo I, cree que realmente se está hablando de Muhammad al-Tawil, quien según él es cuñado de Bernardo I pues una hermana de su mujer llamada Sancha está casada con él. Según su suposición, Bernardo derrotaría en Soperún (914) a al-Tawil y se quedaría con un impresionante botín. Pero creemos que en este punto se equivoca. Según las Genealogías del Códice de Roda, la Sancha que se casa con al-Tawil es hija de Aznar II de Aragón, no de Galindo II y por lo tanto sería tía de Toda, no hermana.

Por lo tanto nuestra suposición es que el fragmento se refiere a Muhammad ben Lubb ben Muhammad ben Lubb, quien podría estar casado con una hermana de Toda de Aragón, pues Galindo II es conocido por tener varios hijos, muchos de ellos ilegítimos. Bernardo I sería de este modo cuñado de Muhammad, un lazo que en primer lugar haría posible una invitación a Muhammad en unos momentos en los que su jefatura al frente de los Banu Qasí está siendo contestada.

Sea como fuere, el resultado de esta acción es que el condado de Ribagorza obtiene un importante botín. Un botín que Bernardo I habría donado al monasterio de Santa María de Obarra. Años después, el conde Ramón II de Ribagorza aporta parte de este botín como dote en el matrimonio entre Ava de Ribagorza y García Fernández, conde de Castilla. Esa dote estaba compuesta por:

«Un freno (de caballo) de plata sobredorada, valorada en 500 sueldos; un vaso de oro de 600 sueldos, una espada guarnecida de oro de 600 sueldos; otras cuatro espadas, cuatro lorigas y cuatro frenos granate; dos sillas (de montar) granate; un motili y un ganabé palia, tejidos de oro, valorados en 100 sueldos; unas espuelas de plata con solo la broca de hierro y otras cosas más que no se refieren».

Matrimonio y descendencia

Bernardo Unifredo se casó con Toda Galíndez o Toda de Aragón, hija del conde Galindo II Aznar de Aragón. Sus hijos fueron:

  1. De la Granja, Fernando: La Marca Superior en la obra de al-Udri, pág. 43. Textualmente dice así: «Sanyo, señor de Pamplona, reunió tropas para ir contra el castillo de Monzón, se alió con Amrus ben Muhammad, señor de Barbastro, en el mismo sentido, y el propio Amrus se atrajo a Bernat ben Raymund, señor de Pallars. Cunado estuvieron todos reunidos ante el castillo de Monzón, escapó del castillo su guarnición y le entregaron la plaza, cuyo arrabal incendiaron, y se apoderaron e hicieron dueños de ella. Esto tuvo lugar en el año 307».
  2. Op. cit, pág. 40.
  3. Iglesias Costa, Marcelino: Historia del condado de Ribagorza, Instituto de Estudios Altoaragoneses, , Diputación de Huesca, 2001, págs. 64-65