[? – 1068]

Conde de Cerdaña y Conflent (1035-1068) y conde de Berga (1050-1068)

 

Hijo del conde Wifredo II de Cerdaña y de Guisla de Pallars.

Cuando su padre se retiró al monasterio de San Miguel de Cuixá en el 1035, los dominios condales fueron divididos entre Ramón I Wifredo,  a quien le correspondió el condado de Cerdaña y Conflent, y su hermano Bernardo Wifredo, quien gobernó en el condado de Berga. Su residencia habitual era la localidad de Hix o Ix, actualmente en la Alta Cerdaña francesa.

En 1050, tras la renuncia de su hermano Berenguer, que había sucedido a su otro hermano Bernardo en Berga, incorporó a sus dominios el condado de Berga, reunificando los dominios de su padre.

 

Rebelión del vizconde Bernardo Sunifredo

Ramón Wifredo se enfrentó a los condes Berenguer Ramón I de Barcelona y Armengol III de Urgel en un intento de crearse un dominio propio en la frontera con el reino taifa de Lérida, y también con el obispo de Elna a causa de los expolios realizados en el monasterio de San Miguel de Cuixá, por lo que fue excomulgado. Esta situación debilitó seriamente el poder condal y los nobles se aprovecharon, vendiéndose al mejor postor.

El vizconde Bernardo Sunifredo se rebeló y se apropió de todo el Valle de Querol hasta Iravals, donde cobraba peaje de paso. Ramón Wifredo hizo comparecer al vizconde en una asamblea celebrada en Cornellá de Conflent en 1047, donde éste renunció a Iravals y admitió el dominio de aquel sobre sus posesiones de más allá del Pimorent, como Labra y Merenes. Por un pacto posterior el vizconde cedió a Ramón Wifredo su castillo de Jóc de Conflent, para recuperarlo después junto con las fortalezas de San Martín de Arabó, Miralles y Queralt.

Apenas hubo tomado posesión  de estas fortalezas, el vizconde rompió la fidelidad jurada y retomó las hostilidades: mató a dos leales al conde, otorgó el castillo de Pellendía a enemigos de Ramón Wifredo, asoló los dominios de San Miguel de Cuixá, atacó el condado de Besalú, e intentó apoderarse nuevamente de Iravals; pero al no conseguirlo, instauró un peaje concurrente en Merenes, que arruinó al del conde en Iravals.

En un  nuevo juicio celebrado en Cornellá de Conflent en 1061, el vizconde consiguió ser readmitido en la fidelidad al conde, a cambio de devolver el castillo de Queralt, algunos otros feudos, e indemnizar con mil sueldos a la condesa. El vizconde conservaba el control de los peajes de Pimorent, que Ramón Wifredo no consiguió recuperar hasta 1064. El pacto se firmó en el altar de la iglesia de San Martín de Ix (en la imagen) en presencia del obispo de Urgel

 

Relaciones con los condados de Barcelona y de Urgel

En 1051 se enfrentó al conde Armengol III de Urgel y a su aliado el conde de Barcelona Ramón Berenguer I, pero poco después se reconcilió con Ramón Berenguer y le ayudó en sus expediciones contra las ciudades musulmanas de Zaragoza, Lleida y Tortosa.

El 1058 realizó un pacto con el conde de Barcelona: Le rindió homenaje y acordó el matrimonio de su hijo Guillermo I con una hija del conde. A cambió el conde de Barcelona ayudó a Ramón a conquistar el enclave musulmán de Les Oluges, en la Alta Segarra. Juntos también hicieron incursiones contra los territorios musulmanes de Zaragoza, Lérida y Tarragona.

Ramón I consiguió en 1063 un acuerdo de no agresión con el conde Armengol III de Urgel, que había sido enemigo de su padre. El acuerdo fue firmado en la iglesia de San Martín de Ix.

Cerdaña era lugar obligado de paso para dirigirse desde las comarcas pirenaicas a Al-Andalus. El punto estratégico era el paso de Pimorent, donde se cobraba peaje a los mercaderes que transitaban. El control del paso provocó luchas entre Ramón Wifredo y los conde de Foix y Tolosa.

 

Muerte y sucesión

Ramón I Wifredo falleció en el año 1068 y fue sucedido por su hijo Guillermo I.

 

Matrimonio y descendencia

Ramón I Wifredo se casó con una noble llamada Adelaida o Adela con quien tuvo a: