Abu Ayyūb Sulaymān ben ʿAbd al-Raḥmān ben Mu’awiya [Damasco, ¿? – 800 ]

Hijo primogénito del primer emir omeya de Córdoba, ʿAbd al-Raḥmān I.

Fue uno de los supervivientes de la matanza omeya de Damasco y viajó con su padre hasta la península Ibérica.

Al fallecer ʿAbd al-Raḥmān I (30 de septiembre de 788) se rebeló, apoyado por su hermano ʿAbd Allāh, contra su hermano Hisham I. Ambos se hicieron fuertes en Toledo. Sulaymān se encaminó con un ejército hacia Córdoba y Hisham I envió a su hijo ʿAbd al-Malik a combatirlo. Sulaymān es derrotado y huye a Mérida pero es derrotado por su gobernador al-Madhbub. Hisham sitió Toledo durante tres meses y se retiró.

En el 790 ʿAbd Allāh fue al encuentro de Hisham en Córdoba. Mientras tanto el príncipe Muawiya con los generales Xuhaid ben ʿĪsà y Tamman ben Alqama pacificaron la cora de Tudmir donde se encontraba Sulaymān, quien tuvo que pedir el perdón. Hisham I obligó a ambos a abandonar al-Ándalus, en dirección al norte de África, junto con sus familiares inmediatos.

Cuando falleció Hisham I (796) le sucedió su hijo al-Ḥakam I. Sus tíos Sulaymān y ʿAbd Allāh volvieron a reclamar sus derechos al emirato. En el 797 ʿAbd Allāh retorna desde África y se subleva en la Marca Superior pero fracasa y se exilia en Aquisgrán junto a sus hijos Ubayd Allāh y ʿAbd al-Malik.

En el 798 Sulaymān vuelve a la península e intenta atacar Córdoba durante el invierno apoyado por un ejército de bereberes. Entre los años 799 y 800 es derrotado hasta en seis ocasiones en la zona de Écija y los valles de los ríos Genil y Guadalquivir. El último combate se produjo en las coras de Jaén y Elvira. Sulaymān logró escapar hacia Mérida donde le capturó su gobernador Aṣbag ben ʿAbd Allāh. El emir ordenó su ejecución y se envió su cabeza a Córdoba.