‘Abd Allah ben ‘Abd al-Rahman ben Mu’awiya [? – 823] llamado al-Balansi

Hijo de ‘Abd al-Rahman I y hermano del emir Hisham I. Cuando murió ‘Abd al-Rahmán I (788) ni ‘Abd Allah ni su hermano Suleyman aceptaron como nuevo emir a su hermano Hisham. Ambos se hicieron fuertes en Toledo. Suleyman marchó hacia Córdoba pero fue derrotado en las cercanías de Jaén y huyó hacia Mérida, Hisham sitió Toledo durante tres meses. ‘Abd Allah acudió voluntariamente a Córdoba en el 790. Junto con Suleyman son obligados a exiliarse con su familia en el norte de África.

Cuando muere Hisham I (796) es sucedido por al-Hakam I. Pronto sus tíos Sulayman y ‘Abd Allah vuelven a reclamar el poder en Córdoba. ‘Abd Allah vuelve a la península Ibérica en el 797 y trata de formar una rebelión en la Marca Superior aliándose con los hermanos ‘Abd al-Malik y ‘Abd al-Karim ben Mugit y con Bahlul ben Marzuk, quien se había adueñado de Zaragoza, pero fracasa y se exilia en la corte carolingia en Aquisgrán junto a sus hijos Ubayd Allah y ‘Abd al-Malik. Su hermano Suleyman también hace lo mismo en el 798 pero acaba siendo asesinado en Mérida en el 800.

En el 800 ‘Abd Allah, con ayuda franca, conquista Huesca, aunque al poco es desalojado por Bahlul ben Marzuq. Entonces se desplaza a Valencia. Desde allí negocia una paz con al-Hakam I a cambio de una pensión de 1000 dinares y de regalos anuales de igual valor, cierto control sobre la ciudad y el matrimonio entre un hijo de ‘Abd Allah y una hermana carnal del emir. Se otorgó el perdón en el 803. Desde entonces será conocido como al-Balansi (el Valenciano) y será fiel a su sobrino. En el 815 dirigió una aceifa contra Barcelona, defendida por Bera, por orden de al-Hakam I.

Cuando ‘Abd al-Rahmán II es nombrado emir (822), ‘Abd Allah vuelve a rebelarse en Valencia e intenta apoderarse de Tudmir. Pero su avanzada edad y una enfermedad que acabó con su vida hizo que Córdoba restableciera pronto el control sobre la zona ya en el 823.