Fernán González es liberado de su prisión en Pamplona a comienzos del 962 y regresa a sus dominios de Castilla. Mientras tanto Sancho I domina ya completamente el reino de León. Por otro lado, Ordoño IV se encamina hacia Córdoba a buscar asilo y apoyos a su causa, donde el nuevo califa al-Hakam II acaba de suceder a su padre ‘Abd al-Rahman III.

 

Ordoño IV es acogido en la corte del califa al-Hakam II

Sancho I, que fue apoyado por ‘Abd al-Rahman III, cambió rápidamente su respeto hacia al califato, al que había prometido dar una serie de fortalezas, en cuanto murió el califa y le sucedió al-Hakam II. Sancho realizó una serie de incursiones contra la frontera. En febrero del 962 al-Hakam respondió a la provocación ordenando a sus marcas estar preparadas para la guerra.

En este contexto se explica que quien hasta hace poco era enemigo del califato, Ordoño IV, fuera bien recibido, en abril del 962, en Córdoba. Ordoño IV era una pieza más que al-Hakam II podía jugar contra Sancho I. El califa le prometió asistencia contra sus enemigos y escribió un documento de su puño y letra donde se comprometía a prestar ayuda contra su primo Sancho I a condición de que Ordoño IV aceptase ser vasallo de Córdoba y rompiese la alianza con el conde Castilla. Ordoño juró cumplir las condiciones y entregó a su hijo García como rehén.

En cuanto Sancho I tuvo noticia de estos acuerdos, envió una embajada a Córdoba en la que le ofrecía sumisión. Al-Hakam II aceptó a una tregua a cambio de que Sancho I demoliera todas las fortalezas y castillos de la frontera de sus dominios que colindaban con territorio musulmán.

 

La frontera del Duero es atacada por al-Hakam II (963-966)

al-Hakam II preparó varias campañas contra la frontera castellana en el río Duero. En el año 963 el mismo califa se puso al frente de las tropas e invadió Castilla asediando y conquistando la fortaleza de San Esteban de Gormaz, así como otras localidades de la zona, regresando victorioso a Córdoba.

En el año 964 dio órdenes a Galib, el general que mandaba en la Marca Media, de volver a atacar los territorios de Fernán González desde la base de Medinaceli. Hubo un enfrentamiento en una localidad que Ibn Jaldun cita como .Sta. Fernán González fue derrotado y las tierras del Duero castellano devastadas.

Ese mismo año al-Hakam reanudó las hostilidades contra el reino de Pamplona. El gobernador de Zaragoza y Galib lograron conquistar la ciudad de Calahorra a pesar de la ayuda que el reino de León prestó a los pamploneses.

La presión continuó en el 965. En primavera Galib, vuelve a atacar los dominios de Fernán González, arrasando la zona del Duero y además logran reconstruir el castillo de Gormaz. En el 966 hubo más ataques no sólo contra Castilla sino contra otras partes del reino leonés.

El trasfondo de estos ataques es la falta de un acuerdo definitivo entre Sancho I y al-Hakam II. Acuerdo que nunca se produjo pues en otoño del 966, mientras Sancho viajaba por tierras portuguesas, murió a causa de una fruta envenenada. El 19 de diciembre ya aparece como su sucesor el rey Ramiro III.

Mientras tanto, Ordoño IV, a pesar de las promesas del califa, nunca recuperó su reino y falleció en Córdoba en fecha desconocida.