Ordoño IV. [?- 962 o 963]

Rey de León (958-960)

Hijo de Alfonso IV de León y Onneca de Pamplona. Se casó hacia el 958 con Urraca Fernández, hija del conde castellano Fernán González y viuda del anterior rey leonés, Ordoño III. Tuvieron dos hijos, uno de los cuales, García, sería entregado como rehén al califa al-Hakam II.

Desde los comienzos del reinado de Sancho I tuvo en su contra a la nobleza leonesa. El descontento fue creciendo y, siguiendo las instigaciones de Fernán González, se creó un bando opositor a Sancho. Los nobles pusieron al frente al yerno del conde castellano y primo del rey: Ordoño. La revuelta logró expulsar a Sancho I del trono en el 958, quien se refugió en Pamplona junto a su abuela Toda.

En el 959 llegan noticias de que Sancho ha logrado el apoyo cordobés y se encamina con un potente ejército con el único objetivo de restituirlo en el trono. El contingente navarro-cordobés logra conquistar Zamora (960). Ante estos hechos, Ordoño IV se refugia en Asturias mientras Sancho I es repuesto en el trono de León.

El resto de la biografía de Ordoño IV es la de un exiliado. Hacia 961 parece se dirigió a Burgos con Fernán González. Posteriormente, cuando Fernán González juró fidelidad a Sancho I, tuvo que irse de allí y abandonar a su mujer. Se entregó en Medinaceli al general Galib, quien lo trasladó a Córdoba donde acabó sus días reclamando un ejército con el que enfrentarse a Sancho I, en el año 962 o 963. Sus restos se trasladaron posteriormente al panteón de reyes de San Isidoro de León,