[¿? – 163H/c.779] ‘Abd al-Rahmán ben Habid ben ‘Abd al-Rahman ben Hadid. En árabe عبدالرحمن بن حبيب الفهري

Rebelde pro-abásida en al-Andalus contra Abderramán I

‘Abd al-Rahman pertenecía a la familia de los Fihrí. Era hijo de Habib ben ‘Abd al-Rahman ben Habib al-Fihri, valí de Ifriqiya (755-757) y nieto de ‘Abd al-Rahmán ben Habib, también valí de Ifriqiya (745-755), quien acogió a los supervivientes omeyas en el norte de África.

Era conocido por al-Siqlabi (el Eslavo), por ser alto, rubio y de ojos azules como los cautivos eslavos que solían venderse en las costas orientales de Europa, los llamados saqaliba.​

Se ha supuesto también que era yerno de Yusuf ben ‘Abd al-Rahman al-Fihrí, último valí de al-Andalus, aunque no existe ninguna fuente primaria que apoye esta hipótesis. Sí que era su sobrino.

Tras la caída de los fihrídas en Ifriqiya (757) y ante la pérdida del poder de su familia también en al-Andalus ante los omeyas, es posible que buscara el apoyo abásida para recuperar el poder de su familia.

Rebelión pro-abásida contra ‘Abd al-Rahmán I (c. 777 – c. 779)

‘Abd al-Rahman ben Habid al-Siqlabi desembarcó en la cora de Tudmir por encargo del califa Muhammad al-Mahdi con el objetivo de provocar una nueva sublevación pro-abásida, similar a la organizada en el 763 por Al-‘Ala.

La fecha de su desembarco es objeto de discusión. El Ajbar Mach’mua lo sitúa en torno al año 775 pero Ibn al-Athir (quien escribió en el siglo XIII) la fecha en el 778. Antonio Ubieto Arteta acepta la fecha de 161H (9 octubre 777-27 septiembre 778) y Pierre Guichard, atendiendo tanto a Ibn al-Athir como a al-Udrí, también data su llegada en el 161H.

Una vez establecida su base en Tudmir, el Eslavo se puso en contacto con Sulaymán ben Yaqẓan al-Kalbí al-Aʿrābí, gobernador de Barcelona, y con Abu-l-Aswad Muhammad, hijo de Yusuf al-Fihri, último valí de al-Andalus. Puede que esperara un mayor apoyo entre los yemeníes asentados en el noreste que en otras zonas de al-Andalus.

Pero Sulaymán incumplió sus compromisos, por lo que el Siqlabí marchó contra él. Entre tanto, el emir omeya ‘Abd al-Rahman I envió un ejército sobre Tudmir e incendió sus naves, cortándole así la retirada.

al-Siqlabí se refugió en las montañas de Valencia. ‘Abd al-Rahman ofreció entonces una recompensa de mil monedas de oro por la cabeza de su enemigo.

Al poco tiempo, uno de los bereberes, llamado Sha’an, que lo acompañaban lo traicionó, mató y cortó su cabeza. Ocurrió en el 163H, a fines del 778 o inicios del 779.