Bermudo I, el Diácono [?-Oviedo, 797]

Rey de Asturias (789-791)

Bermudo I era hijo de  Fruela de Cantabria. Por lo tanto era sobrino de Alfonso I y hermano del rey Aurelio.

Desde su juventud se dedicó a servir en la Iglesia.

 

Elección como rey de Asturias (789)

En detrimento del futuro Alfonso II, Bermudo I fue elegido rey tras la muerte del rey Mauregato. Esta elección suponía un problema por su condición clerical, que era, según las leyes canónicas visiogdas, un impedimento, aunque no insalvable, para ser rey. Es posible que esta elección algo irregular fuera un compromiso entre facciones cortesanas, es decir, con acuerdo de todos los magnates del reino que habían alejado al futuro Alfonso II de la corte ovetense.

 

Gobierno y abdicación de Bermudo I

En al primavera del 791, el emir Hisham I envió dos aceifas contra el reino asturiano. La primera remontó el río Ebro y se adentró en Álava y al-Qilá (Castilla), devastando la zona. La segunda saqueó el interior de Galicia. Cuando este último ejército volvía hacia Córdoba, Bermudo I trató de cortarle el paso cerca de Villafranca del Bierzo, en la llamada batalla del río Burbia. Bermudo fue derrotado espantosamente.

Ante esta situación decidió abdicar en Alfonso II. Así lo narra la Crónica Ad Sebastianum: «a su sobrino Alfonso, al que Mauregato había expulsado del reino, lo hizo sucesor en el trono en el año 791, y vivió con él muchos años en el mayor afecto».

Bermudo I, el Diácono. Pintura de Isidoro Lozano (1852) en el Museo del Prado

Bermudo I, el Diácono. Pintura de Isidoro Lozano (1852) en el Museo del Prado

 

Muerte y sepultura de Bermudo I

Bermudo I, tras abdicar, vivió como diácono en el palacio real de Oviedo hasta su muerte en el 797.

No existe unanimidad en cuanto a la localización de su sepultura. Para unos se encuentra en la capilla del rey Casto en la catedral de Oviedo. Asi lo expone la Primera Crónica General, que fue sepultado en Oviedo junto con su esposa, la reina Uzenda (Ozenda) Nunilona.

Pero el cronista​ Ambrosio de Morales (s. XVI) dice que Bermudo fue sepultado en la ermita de Ciella, junto con su esposa, la reina Ozenda, y su hija, la infanta Cristina, y sus restos mortales permanecieron allí hasta que Alfonso VII de León ordenó trasladarlos al monasterio de San Juan de Corias, en las cercanías de Cangas de Narcea.  Según este historiador, en dicho monasterio, donde fueron colocados los restos de los tres individuos frente al altar de San Martín, en el interior de tres arcos de piedra sobre los que fue colocado el siguiente epitafio, desaparecido en la actualidad:​

SEPVLCHRVM REGIS VEREMVUNDI ET VXORIS DOMINAE OZENDAE, ET INFANTISSAE DOMINAE CHRISTINAE. TRANSLATI A CIELLA.

 

Matrimonio y descendencia de Bermudo I

Aún siendo diácono, Bermudo I se casó con Nunilona  y tuvo un hijo llamado Ramiro. En ocasiones se cita otro hijo, García, mencionado en un diploma, que se ha demostrado ser falso, del 25 de mayo de 834.

En este punto, Ambrosio de Morales aporta alguna documentación que contradice esta información y afirma que la reina se llamaba Ozenda (Adosinda) y no Nunilona y que tuvo dos hijas: Cristina y Thisiena.

 

Bermudo I de Asturias

Bermudo I de Asturias