Portada » Personajes » San Abundio de Córdoba, presbítero y mártir mozárabe

San Abundio de Córdoba, presbítero y mártir mozárabe

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 559 visitas 2 min. de lectura
A+A-
Reset
San Abundio de Córdoba

[¿Hornachuelos, Córdoba?, p. s. IX – Córdoba, 11 julio 854.]

Lo único que se sabe de san Abundio se debe a Eulogio de Córdoba en su Memoriale sanctorum (Libro III, capítulo XII). Nos narra que era un presbítero del pueblo de Amnellos (hoy en día Hornachuelos), en la serranía cordobesa. Fue llevado con engaños por algunos musulmanes a la ciudad de Córdoba, donde, interrogado por el cadí, confesó su fe cristiana y arremetió contra Mahoma.

Fue decapitado y sus restos fueron devorados por perros y otros animales salvajes. Ocurrió el 11 de julio del 854 siendo emir Muhammad I. Este el el texto en la´tin de Eulogio de Córdoba:

CAPUT XII. Abundius presbyter et martyr. Ex hoc autem tempore, decem mensibus interjectis, quidam presbyter, Abundius nomine, de vico Ananellos, qui est in montana Cordubensi, exortus, ibidemque sacerdotium suum peragens (ferunt), quorumdam commento, vel fraude gentilium, ad martyrium fuisse pertractum. Sed ille Dei famulus cum se quadam vocatione in sacrificium verum coelitus aptari conspiceret, quo nolens ducebatur, grato animo adiit. Ac sic interrogatus a judice, intrepida responsione rationem fidei pandens, ultimo scelerosum dogmatistem ejusque cultores veridicis assertionum objectis inculcat. Ideoque sub celeri indignatione peremptus, canibus et bestiis devorandus exponitur V Idus Julii, aera DCCCXCII.

CAPÍTULO XII. Abundio presbítero y mártir. Transcurridos diez meses desde este momento, un presbítero llamado Abundio, que era oriundo de la aldea de Ananelos, sita en la sierra cordobesa, y que ejercía allí mismo su sacerdocio, fue arrastrado al martirio, según cuentan, por el comento y engaño de algunos gentiles. Mas aquel siervo de Dios, al ver que una llamada del cielo le preparaba para el verdadero sacrificio, marchó de grado adonde se le conducía involuntariamente. Y así, interrogado por el juez, dio cuenta de su fe con intrépida respuesta y por último pisoteó al criminal profeta y a sus fieles con los veraces cargos de sus declaraciones. Y muerto por ello con un rápido castigo, fue expuesto para que lo devoraran los perros y las bestias el 11 de julio del año 854.

Latín: Memoriale sanctorum, Liber III, cap. XII; castellano: Obras completas de San Eulogio de Córdoba, pág. 161

En Hornachuelos (Córdoba), y desde 1748, se celebra la Feria de San Abundio (del 11 de julio al domingo siguiente) en honor del mártir.

Te puede interesar

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.