Yahya ben Salama al-Kalbi (يحيى بن سلمة الكلبي[?-?]

Valí de Al-Ándalus (726-729)

 

Tras la muerte de Anbasa, los analusíes pidieron al valí de Ifriqiya, Bisr ben Safwan, que nombrara a un sucesor. Bisr nombró a Yahya ben Salama que sucedió al valí provisional ‘Udhra ben ‘Abd Allah al-Fihri en sawwal o du al-Qa’da del año 107H (9 febrero 726 a 8 abril 726).

Yahya, desde su residencia en Córdoba, gobernó durante dos años y diez meses. Según las crónicas musulmanas no envió personalmente ninguna campaña militar.

Por orden del califa de Damasco, Hisham ben ‘Abd al-Malik, suavizó las cargas fiscales a cristianos y judíos y persiguió a aquellos musulmanes que se habían apropiado injustamente de bienes y propiedades. Así lo cuenta la Crónica Mozárabe del 754:

Inmediatamente, en la era 763, ya casi en el sexto año del citado emperador, 107 de los árabes, un sarraceno llamado Iaie (Yahya) le sucede por orden de los príncipes, enérgico gobernante, durante tres años. Llevado por su naturaleza severa y su duro carácter, persiguió a los moros y sarracenos de Hispania por lo que  se habían apropiado en tiempo de paz y devolvió muchas cosas a los cristianos.

Tras su muerte, le sucedió en el cargo Hudayfa ben al-Ahwas al-Qaysi.

 

Dinar de oro de al-Andalus del 109H, época del valí Yahya ben Salama

Dinar de oro de al-Andalus del 109H, época del valí Yahya ben Salama