El recorrido del Camino de Santiago en su versión del Camino francés, a lo largo de la Comunidad Autónoma de Castilla y León ofrece una enorme variedad de lugares increíbles tanto monumentales como paisajísticos. Si bien hay mucha gente que decide hacer el Camino desde León, nosotros recomendamos hacerlo completo o al menos no obviar el tramo castellano y leonés del camino.

En concreto, el tramo del Camino Francés de León a Burgos, dominado por una gran llanura cerealística, alberga una serie de iglesias, monasterios y edificaciones civiles dignas de ser admiradas y visitadas mientras hacemos el Camino. En este artículo nos vamos a centrar en la provincia de Burgos y únicamente en una serie de monumentos prerrománicos y románicos que podemos contemplar en la ruta y en algunos objetos o eventos singulares relacionados con ellos.

Nada mas entrar en la provincia de Burgos, en la localidad de Redecilla del Camino, en el interior de la iglesia de Nuestra Señora de la Calle podemos contemplar la que está considerada como la pila bautismal románica más bella de toda la ruta jacobea, decorada con motivos de una ciudad fortificada.

Pila bautismal de Redecilla del Camino
Pila bautismal de Redecilla del Camino

Unos kilómetros más adelante llegaremos a Belorado. La ciudad está dominada por los resto de su castillo. Bajo él se localizan varias cuevas que, según la tradición, sirvieron de eremitorio a San Caprasio y a sus compañeros anacoretas Santa Pía y San Valentín. Esta tradición eremítica dejó su rastro en la cercana localidad de Tosantos, en la ermita rupestre de Nuestra Señora de la Peña. También conserva una iglesia con restos románico dedicada a la Natividad.

Ermita de Nuestra Señora de la Peña en Tosantos
Ermita de Nuestra Señora de la Peña en Tosantos

Ya en Villafranca Montes de Oca, lugar donde se situaba la antigua ciudad de Auca, pasaremos al lado del camino por las ruinas del templo prerrománico de San Félix de Oca, del siglo IX, lugar donde la tradición dice que está sepultado Diego Rodríguez, llamado Porcelos, el segundo conde de Castilla.

Una vez superados los Montes de Oca llegamos al monasterio de San Juan de Ortega, que conserva gran parte de su factura románica y en el que cada solsticio de invierno podemos contemplar el milagro de la luz. Todos los años, en los dos equinoccios, un rayo de sol poniente se introduce por un ventanal e incide directamente sobre un capitel románico en el que está esculpida la Anunciación de la Virgen. Continuamos por Atapuerca, lugar de una de las batallas más trascendentales para Castilla contra Navarra (1054), rememorada todos los años en agosto.

Milagro de la luz en San Juan de Ortega
Milagro de la luz en San Juan de Ortega

Entrando ya en Burgos llegamos a la iglesia de Nuestra Señora la Real y Antigua de Gamonal, sede efímera de un obispado entre los años 1074 y 1075, cuando definitivamente se trasladó a Burgos. En esta ciudad, con un evidente patrimonio monumental, poco queda del prerrománico o el románico. El Castillo y sus murallas son los únicos restos de estos siglos. En la visita a la Catedral pueden verse algunos restos de la antigua catedral románica, como la llamada tumba de Mudarra, sobre la que se construyó la actual.

En nuestra búsqueda de construcciones altomedievales daremos un gran salto desde aquí hasta Castrojeriz. Al pie de su castillo, importante fortaleza del condado de Castilla, y que sufrió al menos dos acometidas omeyas en el siglo IX, se encuentra la iglesia románica de transición al gótico de Santa María del Manzano. En su interior se encuentra una imagen policromada de la virgen, del siglo XIII, a la que el rey Alfonso X el Sabio le dedicó cinco de sus famosas cantigas.

Tras pasar la demoledora cuesta de Mostelares, el peregrino divisará el torreón de Itero del Castillo, hito fronterizo del condado castellano frente a río Pisuerga. Justo antes de cruzar este río por el Puente Fitero podrá albergarse en uno de los albergues más antiguos que aún funcionan en el Camino. Se trata de la ermita románica de San Nicolás de Bari, los únicos restos del Hospital de peregrinos que allí se fundó en el siglo XII.

Entrada por la facha norte del Hospital de San Nicolás de Puente Fitero
Entrada por la facha norte del Hospital de San Nicolás de Puente Fitero