Antes de llegar a la localidad burgalesa de Villafranca Montes de Oca, al pie del Camino de Santiago, se encuentran las ruinas del antiguo monasterio de San Felices o San Félix de Oca (Sancti Felicis de Auca en la documentación medieval).

San Felices o San Félix de Oca
San Felices o San Félix de Oca

Los restos del edificio, con orígenes visigodos, tal y como han evidenciado estudios arqueológicos al estudiar sus fundamentos, son de época prerrománica.

San Félix de Oca se encuentra al pie del Camino de Santiago
San Félix de Oca se encuentra al pie del Camino de Santiago

Las primeras menciones escritas sobre él son del siglo IX, como luego veremos, concretamente de la época de Diego Rodríguez Porcelos, segundo conde de Castilla. Precisamente en este lugar según la tradición fue enterrado dicho conde tras su muerte en torno al 885.

Placa conmemorativa en honor a Diego Porcelos en San Félix de Oca
Placa conmemorativa en honor a Diego Porcelos en San Félix de Oca

Descripción de San Félix de Oca

Hoy en día solo permanecen los restos de su ábside. Tiene planta cuadrangular. Sus muros son de un gran espesor y están formados por dos paramentos de sillares de piedra arenisca, que proceden del expolio de edificios romanos (aún puede verse el resto de una estela romana), cuyo interior se rellena con un núcleo de piedra trabada con mortero.

Muro norte ábside San Féliz de Oca
Muro norte ábside San Féliz de Oca
Muro este ábside San Félix de Oca
Muro este ábside San Félix de Oca
Muro sur ábside San Félix de Oca
Muro sur ábside San Félix de Oca
Planta de San Félix de Oca
Planta de San Félix de Oca

El interior de la cabecera se cubre con una monumental cúpula semiesférica sobre pechinas construida con piedra toba y se ilumina mediante ventanas en forma de saetera que se abren sobre cada uno de los paños.

Interior de San Félix de Oca
Interior de San Félix de Oca
Cúpula del ábside de San Félix de Oca
Cúpula del ábside de San Félix de Oca
Ventana muro este ábside San Felices de Oca
Ventana muro este ábside San Felices de Oca
Ventana muro sur ábside San Felices de Oca
Ventana muro sur ábside San Felices de Oca
Alzado de San Félix de Oca
Alzado de San Félix de Oca

El arco que daba acceso al ábside desde la desaparecida nave, tiene forma de medio punto, aunque parece derivar de un arco de herradura anterior, y arranca sobre impostas sobresalientes del muro que apoyaban a su vez sobre columnas, actualmente perdidas.

En el siglo XVIII, según el padre Flórez, el antiguo monasterio se había visto reducido a una ermita.

A principios del siglo XX todavía existían parte de los muros laterales, incluyendo la entrada principal.

Actualmente se encuentra en la Lista Roja de Patrimonio de Hispania Nostra.

¿Fue San Felices de Oca la sede del obispado de Oca?

Es sabido que la ciudad de Oca (Auca) era la sede de un obispado desde época visigoda, al menos desde el siglo VI. En alguna ocasiones se apunta a que estos restos corresponderían con la sede donde vivía el obispo de Oca.

Personalmente nos inclinamos más por el lugar donde hoy en día se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Oca, a la entrada del desfiladero del río Oca, donde también se ubican los restos de la fortaleza de Alba.

Esta ermita, hoy en día muy remodelada, también parece tener algunos restos de época visigoda y prerrománica en su construcción y parece un lugar más adecuado para su defensa en una época en que la zona es fronteriza con los dominios musulmanes.

San Félix de Oca en la documentación altomedieval

El monasterio de San Félix de Oca aparece en numerosos documentos del Cartulario de San Millán de la Cogolla. Fue un monasterio, en principio independiente, que recibió numerosas donaciones de los nobles castellanos, e incluso del conde Diego Rodríguez, en la época en la que se conoce el nombre de un abad: Severo.

Bien es verdad que estos primeros documentos tienen dataciones inconsistentes y son calificados por algunos estudiosos como falsos o al menos interpolados. En concreto los tres más antiguos son:

  • 863, 15 de marzo. El abad Severo y el conde Diego se entregan al monasterio de San Felices de Oca y entregan sus posesiones y decanías en La Bureba y en los Montes de Oca.
  • 864, 7 de mayo. El conde Diego entrega al abad Severo y al monasterio de San Felices de Oca varios monasterios y heredades en Angulo, Ayala y Herrán. También numerosos bienes muebles como casullas, cálices, vasos, incensarios, etc.
  • 869. El conde Diego otorga al monasterio de San Felices de Oca el aprovechamiento de pastos y leña en los Montes de Oca, señalando los términos donde pueden establecer sus apriscos para el ganado de su propiedad.

El problema con estos documentos es que el conde Diego en esa época aún no era conde sino que lo era Rodrigo de Castilla, al menos hasta el 873. ¿Puede que Diego fuera conde de otro microcondado ya en esa época? ¿O realmente están mal copiados o directamente falsificados?

Ya en el siglo X, San Felices de Oca es destino de numerosas donaciones. Hacia el 970 recibe 15 eras, 4 por parte de la noble Hoco de Salinas y 11 de Munniadonna de Cerezo. En el 981 Flaín y su mujer Senior le donan varios viñedos en Briviesca y Alcocero.

Como hecho curioso, en el 986 el presbítero Ionti dona dos campos en Villanasur de Herreros al monasterio en compensación por el dinero que los hermanos pagaron para su liberación de los musulmanes, concretamente CL solidos argenti, es decir, 150 sólidos de plata.

Más donaciones se suceden en el 998: Vela González les concede el monasterio de San Millán de Porciles y otras tierras en Asperillas y Losa; en 1004 Alfonso González dona una viña situada en Cellorigo; el 4 de enero de ese mismo año, Godina, la mujer del ya mencionado Vela González, se entrega al monasterio y dona varias tierras, siendo abad Munnio Azenarez.

El mismo abad recibe en el 1008 a los presbíteros Tello, Sesguto y Sesguto quienes donan su partes de la iglesia de San Cosme y San Damián en Marcello además de otras posesiones.

La última donación datada en la época condal castellana es del año 1015, cuando recibe una viña situada en Briviesca de manos de un tal Anaya.

Siendo ya esta zona un dominio de García III de Pamplona, volvemos a tener noticia del monasterio en el año 1049. En primer lugar se cita en la venta que Muño Téllez hace al obispo Gómez de Oca y al abad Sancho del monasterio de San Pelayo, en la Hoz de Morcuera, que había pertenecido a San Felices de Oca. Por otro lado el abad Armentero dona tres viñas en la zona de Briviesca.

Y ese mismo año el mismo rey García III agrega San Félix de Oca a San Millán de la Cogolla con todas su posesiones: “donamus atque confirmamus vobis monasterium quod dicitur Sancti Felicis, qui est situm in suburbio aukense”. Está presente el obispo Gómez de Oca.

Las últimas menciones del siglo XI nos presentan de nuevo a Tello Muñoz devolviendo San Pelayo de Cellorigo, que había arrebatado a San Felices de Oca, al monasterio de San Millán de la Cogolla el 28 de abril del 1060, reinando Sancho IV en Pamplona y Nájera.

Y en el 1084 un tal Munio Velaz dona al cenobio una tierra y una viña situadas en la cercana localidad de Espinosa.

Lápidas romanas halladas en San Felices de Oca

Como ya hemos mencionado, en la construcción de este monasterio se reutilizaron piedras de edificios anteriores romanos de la zona.

En el artículo Recientes hallazgos de lápidas romanas en la provincia de Burgos, publicado en 1984 por J. A. Álvarez, se describen las encontradas en las obras de acondicionamiento de la ermita.

  • Sillar prismático en piedra caliza aparecido en las obras de acondicionamiento de la ermita. 0,40 x 0,61 x 0,38 m. con un texto a cuatro líneas en letras capitales con sencillos ápices. El texto dice: [C]aio deo L(ucius) Vale[ri]us Reburri f(ilius) Re[bu]rrus votum s[ol]vit l(ibens)
Estela romana hallada en San Felices de Oca.
Estela romana hallada en San Felices de Oca. Extraído de Recientes hallazgos de lápidas romanas en la provincia de Burgos, publicado en 1984 por J.A. Álvarez
  • Un fragmento de estela en piedra caliza de 0,20 x 0,49 x 0,32 m. con una oquedad semicircular que comunica fachada y espacio dedicado a contener las cenizas. No se conserva el frontón. la inscripción aparece dentro de un sencillo marco moldurado a base de acanalo y bisel. Dice: [Se]ver(us) Pres(sus) [a]n(norum) LX.
Estela romana hallada en San Felices de Oca.
Estela romana hallada en San Felices de Oca. Extraído de Recientes hallazgos de lápidas romanas en la provincia de Burgos, publicado en 1984 por J.A. Álvarez
  • Fragmento de estela discoide en piedra arenisca empotrada en la pared oeste. 0,30 x 0,47 m. En el exterior discurre una doble cenefa de series de círculos concéntricos y doble funículo respectivamente. En el centro, inscripción en cartela coronado por frontón se simas cóncavas en cuyos extremos se disponen sendas hojas de yedra. De forma conjetural dice: D(is) M(anibus) Calp(urniae) [E]lae[sae…]
Restos de una estela romana en San Félix de Oca
Restos de una estela romana en San Félix de Oca
Epigrafía del fragmento de estela discoide en un muro de San Féllix de Oca
Epigrafía del fragmento de estela discoide en un muro de San Féllix de Oca