Tras la sublevación de los alaveses al mando de Eylo en torno a los años 867 o 868, Rodrigo se hizo con el control de las tierras alavesas. Parece que parte de estos dominios pasaron también a manos de su sucesor Diego Rodríguez, conde de Castilla. Así nos lo demuestra un documento fechado en el 871, que parece antedatado, en el cual una familia procedente de León, a cuyo frente se encuentra Arroncio donan al abad Pedro del monasterio de San Vicente de Aosta numerosas posesiones en Aosta (Acosta-Akozta, Álava), Zativa (Záitegui, Álava), Foze de Arganzone (La Puebla de Arganzón, Burgos), Zestave (Zestafe, Álava), Olleros (Ollerías, Álava), Letonnu (Letona, Álava), Foronda (Foronda, Álava) y Ganna (Gauna, Álava). Es probable que los dominios de Diego en la zona abarcara una zona delimitada por el río Zadorra desde su nacimiento en la Sierra de Gorbea hasta su desembocadura, incluyendo las importantes fortalezas de Divina y Mendoza.

Sin embargo, el resto de las tierras de Álava ya no van a pasar a manos de Diego Rodríguez. Otro personaje va a aparecer como conde de estos territorios, Vela o Vigilia Jiménez. Está fuera de duda que estas tierras eran de soberanía asturiana como lo confirma un diploma de Jaca del 867 que dice: “Reinando el rey Carlos en Francia, Alfonso, hijo de Ordoño, en la Galia Comata y García Iñíguez en Pamplona”. Alfonso III va a tener una política de acercamiento con el reino de Pamplona, antaño enemigo y aliado con lo Banu Qasí. Se va a casar con Jimena, perteneciente a la influyente a la familia real pamplonesa. Además, su hermana Leodegundia se casó probablemente con García Íñiguez de Pamplona.

El resultado es que en torno al 870 aparece un nuevo conde alavés, Vela Jiménez. Es quien se va a ocupar de la defensa de Álava desde su fortaleza de Cellorigo. Gobierna el territorio a las órdenes de Alfonso III pero siendo parte de la familia reinante en Pamplona. Poco se sabe de él aunque se ha dicho de todo: que Rodrigo y Vela eran hermanos, etc… Se conoce únicamente por ser mencionado en la Crónica Albeldense. No se vuelve a nombrar después del 883.