‘Abd al-Rahmán IV ben Muhammad ben ‘Abd al-Malik ben ‘Abd al-Rahman an-Nasir, al-Murtada (en árabe عبد الرحمن بن محمد).

[Córdoba, ?- Guadix, 1018].

Séptimo califa de al-Ándalus (1018), perteneciente a la dinastía omeya.

Bisnieto de ‘Abd al-Rahmán III.

Al comenzar la fitna, se refugió en Valencia. En esa ciudad tenía el poder de facto el eslavo Jayrán. Al comprobar que no tenía influencia sobre los califas de la familia hammudí que ocupaban Córdoba, Jayrán propuso como candidato por la dinastía omeya a ‘Abd al-Rahmán IV¹. Asimismo obtuvo el apoyo militar del conde de Barcelona y de Mundir ben Yahya, gobernador de la Marca Superior y posterior rey de la taifa de Zaragoza.

Las tropas que apoyaban al dirigente omeya marcharon hacia Córdoba. Conquistó Jaén en marzo de 1018. Al conocer la muerte del califa Alí ben Hammud y el nombramiento de su hermano al-Qasím, las tropas le nombraron califa el 29 de abril de 1018 y tomó el sobrenombre de al-Murtada (El que goza de la satisfacción divina).

A continuación, se dirigió hacia la cora de Granada para obtener la sumisión de su gobernador Zawi ben Zirí. Se entabló un batalla de varios días que acabó con la derota de las tropas de ‘Abd al-Rahmánn IV. Muchos de sus apoyos huyeron, entre ellos sus principales aliados: Jayrán y Mundir, quizás al comprobar que no era tan manejable como habían supuesto.

Mientras huís derrotado fue asesinado por espías mandados por Jayrán en las cercanías de Guadix. Segín Ibn Hayyan: «Su cabeza fue llevada a Jayrán y a Mundir en Almería. Los dos bebieron de buena mañana, a la vista de su cabeza, por la alegría de su muerte, y la sometieron a burlas de detestasble recuerdo que no merecía. Ambos se pusieron a decirle: “¡Hermoso!, pasa revista a tus tropas.”[…]»²

Su hermano Hisham III sería el último califa de Córdoba (1027-1031).

  1. Ibn Idari: La caída del califato de Córdoba y los reyes de taifas. Traducido por Felipe Maíllo Salgado. Estudios Ärabes e Islámicos. Universidad de Salamanca, 1993. págs. 110-111.
  2. Op. cit págs. 112-114