al-Qasim ben Hammud ben Maymun ben Hammud (en árabe المأمون القاسم بن حمود), llamado al-Mamun (el Fidedigno).

Octavo califa de Córdoba y segundo de la dinastía hammudí entre los años (1018-1021) y 1023.

 

Gobernador de Sevilla. Tras la muerte de su hermano, el califa Alí ben Hammud, fue reclamado por los notables de Córdoba y proclamado califa el 24 de marzo de 1018.

Tuvo que afrontar la sublevación del candidato omeya al califato, ‘Abd al-Rahman IV. Pero éste fue traicionado por sus propias tropas mientras se dirigía a combatir al califa hammudí.

al-Qasím se rodeó de consejeros de raza negra lo cual hizo mermar el apoyo que recibía por parte de los bereberes. Mientras tanto, sus sobrinos, Yahya (gobernador de Ceuta) e Idris, hijos del difunto califa Alí ben Hammud, a pesar de que habían reconocido en principio a al-Qasím, se preparaban para reclamar sus derechos. Yahya se sublevó en Málaga (1021) y los bereberes no apoyaron a al-Qasim. Así que el califa tuvo que refugiarse en Sevilla (4 de agosto de 1021). Los bereberes mantuvieron el alcázar de Córdoba hasta que llegó Yahya y fue proclamado califa.

al-Qasím volvió a Córdoba tras la deposición del califa Yahya por las tropas bereberes. El 12 de febrero de 1023 fue nombrado califa y mantuvo su gobierno unos siete meses hasta que los cordobeses, por decisión unánime, los sitiaron en el alcázar y luego lo combatieron durante dos meses hasta que derrotado huyó hacia Sevilla el 9 de septiembre de 1023. Pero los sevillanos le negaron la entrada por ir acompañado de bereberes. Así que, junto a sus hijos, se refugió en Jerez. En Córdoba se proclamó califa al omeya ‘Abd al-Rahman V.

Su sobrino Yahya se enfrentó a él en Jerez. Lo asedió y logró derrotarlo. Envió a al-Qasím y a sus hijos presos a Málaga. Falleció allí años después estrangulado.