Gobernador cristiano de origen visigodo de la cora de Tudmir (744 – ¿?)

Según la Crónica Mozárabe de 754, sucedió al conde Teodomiro, firmante del tratado de Orihuela por el cual el valí ‘Abd al-Aziz ben Musà creó el  territorio semiautónomo de Tudmir. Así dice la crónica:

Después de la muerte de Teodomiro [744], es considerado como hombre de gran dignidad y nobleza Atanagildo, pues era el señor más rico de todos y el más generoso al distribuir su dinero con ellos. Pero poco después, al llegar a Spania el rey Alhozan, arrebatado por no sé qué locura, lanzó contra él grandes injurias y le condenó a 27.000 sueldos de oro. Al enterarse de esto el ejército que había venido con el general Baldch, en casi tres días, lo pagó todo, e inmediatamente lo reconcilian con Alhozan, de sobrenombre Abulcatar, y recompensándole con diversos regalos le restablecen en el poder.

Según el cronista, Atanagildo sucedió brevemente a Teodomiro, pues el nuevo valí, Abu-l-Jattar al-Husam (743-745), le depuso del cargo. Parece que el ejército que había llegado a la península al mando de Balch ben Bisr, y que estaba estacionado en Tudmir,  ayudó a Atanagildo a pagar la multa y así se reconcilia con el valí, recuperando el cargo.

Desde ese momento se deja de tener referencia a Atanagildo y, por lo tanto, se desconoce la fecha exacta en la que el pacto de Teodomiro deja de tener efecto. Generalmente se suele señalar el reinado de ‘Abd al-Rahman I y la revuelta de ‘Abd al-Rahman ben Habib al-Siqlabi en el 778/779, con ayuda del califato abbasí, quien desembarcó y se estableció en Tudmir como el fin del tratado. Otros historiadores suponen el pacto terminado previamente.

En tiempos de Hisham I se cita ya un gobernador musulmán en la cora de Tudmir: ‘Abd al-Wahhab ben Abu ‘Utman llamado ‘Abdus, ejecutado en el 788 por el emir.