Balch o Baly ben Bisr al-Qusayri (بلج بن بشر القشيري)

[?- Córdoba, 742]

Valí de al-Andalus (741-742)

Valí de Ifriqiya (741-742)

Pertenecía a la familia de los Banu Qusayr ben Ka’b. Era sobrino del valí de Ifriqiya y general sirio Kultum ben ‘Iyad al-Qusayri que mandaba las tropas sirias enviadas por el califa Hisham y encargadas de combatir la rebelión bereber del norte de África.

Sucedió a su tío tras su muerte, en octubre del 741, como valí de Ifriqiya. Tras sufrir una derrota en Fez, se refugia en Ceuta. Pide permiso a ‘Abd al-Malik ben Qatan, valí de al-Andalus, para poder pasar el estrecho de Gibraltar pero éste, en primera instancia, no se lo concede. Pero poco después la rebelión bereber se extiende por al-Ándalus y el valí andalusí se ve obligado a dejar pasar las tropas, no sin antes imponer condiciones y tomar rehenes.

Tras una serie de éxitos, Baly depone a ‘Abd al-Malik y lo manda asesinar y crucificar, en Du al-Qa’da del 123H (17 septiembre 741 a 16 octubre 741). Esta actitud provoca un choque entre los árabes baladíes (aquellos que llegaron con Musá ben Nusayr y al-Samh) y los árabes recién llegados.

Umayya y Qatan, los hijos del valí asesinado, lograron reclutar un enorme ejército en Zaragoza. Con apoyos de baladíes y bereberes, junto con algunos descontentos sirios y la ayuda del gobernador de Narbona, ‘Abd al-Rahman ben Alqama al-Lajmi , se dirigen hacia Córdoba. Los dos ejércitos se enfrentaron en la batalla de Aqua Portara en el 124H (742). A pesar de la superioridad numérica baladí, Balch logró vencerlos.

Sin embargo, en el combate Balch fue herido por una flecha en la garganta. Por esa herida morirá algunos días después y será enterrado en el alcázar de Córdoba, sin que sus compañeros dejaran signo alguno sobre su tumba, aunque sufre una herida de la que morirá unos días después.

Le sucedió Ta`laba ben Salama.

Dirham de plata de 124H (741/742) de al-Andalus. Colección Tonegawa

Dirham de plata de 124H (741/742) de al-Andalus. Colección Tonegawa