Fortún ben Musà ben Musà [ ¿? – Tudela, 23 de marzo del 874]

Valí de Tudela (871-874) perteneciente a la familia muladí de los Banu Qasí

Hijo de Musà ben Musà.

En el 841 es enviado por su padre a participar en la aceifa que ‘Abd al-Rahmán II ha ordenado contra Pamplona. Las tropas emirales dirigidas por el príncipe Mutarrif consideraron esto una muestra de desprecio y no aceptaron a Fortún.

En el transcurso de la rebelión de su padre contra el emir de Córdoba, posiblemente en el 860, tanto Fortún como su hermano Mutarrif fueron hechos prisioneros por las tropas del emir Muhammad I y llevados a Córdoba, a la prisión de al-Duwayra. Al poco tiempo, entre los años 860 y 862, su hermano Lubb logró que fueran liberados a cambio de que él liberara a Ibn Hazm, capturado por los toledanos, ciudad de la que Lubb era valí. Antes de ser liberados se les obligó a que juraran obediencia al emir en la mezquita mayor de Córdoba y a que vivieran en la ciudad de Tudela. Ambos juraron cumplir esto cincuenta veces.

Fortún y Mutarrif residieron en Tudela. Entre los años 862 y 872 no existen noticias de los Banu Qasí por lo que puede inferirse que tras la muerte de Musà (862), sus hijos volvieron a la obediencia o al menos no se rebelaron contra el emir. Ibn al-Qutiyya y Ibn Hazm dicen expresamente que tras su muerte le sucedió Lubb ben Musà; mientras tanto Ibn Hayyan dice que el sucesor fue su hijo Fortún ben Musà, que se había declarado leal al emir Muhammad.


Conflicto por la sucesión en los Banu Qasí

Es posible que en el marco de esta sucesión ocurriera un hecho que nos transmite al-Udri sin encuadrar cronológicamente. Puede que las contradicciones de las crónicas musulmanas oculten una lucha por el poder entre hermanos, en concreto entre Lubb y Fortún. No olvidemos además que Lubb está en buena sintonía con Ordoño I y este hecho puede que no fuera bien visto por muchos de los integrantes de los Banu Qasí.

Según al-Udri, Lubb tomó en especial consideración la ciudad de Viguera y reconstruyó su alcazaba. La fortificación de Viguera provocó los recelos de sus hermanos Fortún e Ismail que atacaron Viguera, enfrentándose en Janadiq Buqayra (los fosos de Viguera). Lubb logró contener el ataque y obtuvo numerosos presos y un cuantioso botín. A continuación atacó varios castillos cercanos pertenecientes a sus hermanos. Poco después Lubb logró tomar, mediante un ardid, la fortaleza familiar de Arnedo.

Sus hermanos montaron en cólera. Ambos lograron apresarlo en las cercanías de Calahorra y lo llevaron preso a las afueras de Arnedo. Allí pidieron a Ayab que les entregará la ciudad o matarían a su esposo. Ayab ignoró la petición pero, al ver Lubb que la amenaza iba en serio, Ayab entregó Arnedo. Lubb y Ayab se dirigieron a Viguera.

Es posible que se estableciera un status quo entre Lubb y Fortún. Con el tiempo y la sumisión al emir Muhmmad las diferencias entre hermanos se fueron limando mientras preparaban una nueva rebelión.


Rebelión de los Banu Qasí contra Muhammad I

En el 871 inició junto a sus hermanos Lubb, Mutarrif e Ismail una rebelión contra el poder omeya al sentirse relegados en el gobierno de la Marca Superior. Según al-Udri, Lubb mantenía preso en Arnedo a Wanyat de Tudela (Yunus ben Zenta en los textos de Ibn Idarí). Este se ofreció a Lubb para colaborar con Fortún y Mutarrif, quienes vivían en Tudela, para apoderarse de la ciudad. Tudela estaba gobernada en ese momento por ‘Abd al-Wahhan ben Mugit, llamado Wuhayb, padre del gobernador de Zaragoza.

Lubb pidió a Wanyat que fuera hacia Tudela pero sin quitarle los grilletes. Cuando Wanyat llegó a las puertas de Tudela el gobernador le acogió, le liberó de los hierros y se creyó toda la historia sin sospechar la traición. Celebró un festín al que acudieron Wanyat y los Banu Qasí Fortún y Mutarrif. Durante la noche Fortún y Mutarrif lograron apresar a Wuhayb y amenazaron con asesinarlo. Finalmente se hicieron con la fortaleza y Wuhayb huyó a Zaragoza. Esto ocurrió entre diciembre del 871 y enero del 872.


La muerte de Fortún ben Musá

al-Udrí nos informa de que Fortún permaneció como valí de Tudela y allí falleció el 23 de marzo del 874. Sin embargo, en la Crónica Albeldense se narra que al-Mundir, el hijo de Muhammad I, tras saquear los arrabales de Zaragoza se dirigió hacia Tudela, «que tenía Fortín Iben Muza, pero tampoco allí logró nada.» Es posible que la crónica ovetense se refiriera a alguno de los hijos de Fortún que quedarían como gobernadores de la plaza.


Matrimonio y descendencia

Fortún ben Musà ben Musà tuvo al menos dos hijos:

  • Ismail ben Fortún, aliado de su tío Ismail ben Musà frente a su primo Muhammad ben Lubb.
  • Lubb ben Fortún, hecho prisionero por Muhamamd ben Lubb en Calahorra.

 

Bibliografía

  • Jesús Lorenzo Jiménez: La Dawla de los Banu Qasí. Estudios Árabes e Islámicos, Monografías 17, CSIC, Madrid 2010.
  • Alberto Cañada Yuste: Los Banu Qasí (714-924), Revista Príncipe de Viana, Año nº 41, Nº 158-159, 1980, págs. 5-96.
  • Fernando de la Granja: La Marca Superior en los textos de al-Udri.