García Jiménez [h. 810-d. 885]

Regente del reino de Pamplona (870-c. 882)

Al no poder asumir Fortún Garcés el gobierno tras la muerte de su padre García Iñiguez por estar confinado en Córdoba, la familia Jimeno, con García Jiménez al frente ocupa el poder. No se sabe bien si actuó como regente o bien usurpó directamente el gobierno de Pamplona.

Caso primero con Onneca o Íñiga Rebelle, señora de Sangüesa, y tuvo dos hijos: Íñigo y Sancha. Al enviudar contrajo matrimonio con Dadildis, hermana de Ramón I, conde de Pallars y Ribagorza. De esta segunda unión nacieron Sancho Garcés, futuro rey de Navarra, Jimeno Garcés y Jimena Garcés, quien se casó con Alfonso III. La poderosa influencia de Ramón I hizo que se marginara del poder a Íñigo Garcés (quien en ocasiones actuó como regente en época de Fortún Garcés) y que el sucesor fuera su nieto Sancho.

Cuando Fortún Garcés regresó de Córdoba hacia el 880  asume el trono pero en ocasiones se encarga del gobierno el primogénito de García Jiménez, Íñigo Garcés.  En el 905 un hijo de García Jiménez, Sancho I Garcés, liderará una rebelión contra Fortún y le obligará a recluirse en el monasterio de Leyre, dando inicio a la dinastía Jimena en el reino de Pamplona.