Sancho I Garcés, el Grande [¿Sangüesa? – Resa, 10 de diciembre de 925]

Rey de Pamplona (905-925)

Hijo de García Jiménez y de Dadildis de Pallars, y nieto de Ramón I de Pallars y Ribagorza, es el primer rey de la dinastía Jimena. Sucedió a Fortún Garcés tras protagonizar una rebelión apoyado por los condes de Aragón y de Pallars y Ribagorza y por el rey Alfonso III de Asturias. Obligó al viejo rey a retirarse al monasterio de San Salvador de Leyre.

Con él, el reducido reino de Pamplona se va a ver engrandecido pues va a unir a los dominios de Pamplona los de Sobrarbe por parte de su madre y el llamado Ducado de Navarra (Berrueza, Deyo y San Esteban de Monjarín) conquistado por su padre a los Banu Qasí.

En el 907 hizo frente a un ataque del Banu Qasí Lope ben Muhammad, quien murió en el combate. Su hermano ‘Abd Allah continuará la lucha. En el 911 tuvo que enfrentarse a dos ejércitos: el del señor de Huesca, al-Tawil, al que derrotó; y el de ‘Abd Allah, al que no pudo vencer.

Mantuvo una estrecha alianza con León con un objetivo común: la conquista de La Rioja. Tras un intento con pocos frutos en el 914 que acabó con la muerte del leonés García I, pamploneses y leoneses sufrieron el desastre de Valdejunquera (920). Pero en el 923 Ordoño II y Sancho I lanzan el ataque definitivo apoderándose de Nájera, Valtierra, Tudela y Viguera. Esta conquista se mantuvo a pesar del contraataque de ‘Abd al-Rahman III en el 924, en la que los cristianos perdieron Calahorra. Nájera compartirá la capitalidad del reino junto con Pamplona desde entonces.

Muere el 10 de diciembre de 925 y es sucedido por García Sánchez I. Fue sepultado en San Esteban de Deyo en Monjardín.

 

Matrimonio y descendencia de Sancho I Garcés

Su reino se ensanchó pero no sólo por la actividad guerrera sino por su política matrimonial. Sancho I Garcés se había casado con Toda Aznárez, hija de Aznar Sánchez de Larraún. De este matrimonio nacieron: