[c. 1000 – 1074] Gausfred II en catalán; Gaucfredo en latín.

Conde de Rosellón (1013-1074)

Gausfredo II era hijo del conde Guislaberto I y de Beliarda.

Accedió al gobierno del condado de Rosellón tras la muerte de su padre y cuando aún era bastante joven. En cuanto comenzó a gobernar tuvo que hacer frente a la invasión del condado por parte de su tío Hugo I de Ampurias que aprovechó la muerte de su hermano Guislaberto para entrar con sus tropas y volver a unir los condados de Ampurias y Rosellón. Este litigio provenía de las arduas disputas llevadas a cabo entre los dos hermanos por las posesiones del uno y del otro, así como por los privilegios otorgados en el condado del otro hermano. El litigio finalizó en 1020 con el acuerdo de paz firmado entre tío y sobrino.

En Perpiñán, la residencia condal desde la época de su padre, consagrará la iglesia parroquial de San Juan el Viejo (1025). Poco después se celebrará en su territorio la primera Asamblea de Paz y Tregua, conocida como el primer sínodo de Tolugues, presidida por el abad Oliba (1027).

A partir del 1040 será Gausfredo II, junto con su hijo Guislaberto, quien entró en los dominios del condado de Ampurias, controlado, en aquel momento, por su primo Ponce I de Ampurias. En este enfrentamiento los rosellonenses se lanzaron al pillaje y al saqueo de la ciudad, y van a construir el castillo de Requesens, lo que provocará una larga disputa entre sendos condados. Gausfredo II construyó el castillo en un alodio que tenía dentro del vizcondado de Peralada, que era de su primo el conde Ponce I de Ampurias. La señoría de Requesens fue finalmente reconocida en una convenio firmado entre los dos condados en 1075, quedando en mano de los Rosellón, si bien debían fidelidad al condado de Ampurias. Esta frágil solución provocó que los conflictos no se detuvieran y fue necesario renovar esta conveniencia en numerosas ocasiones.

El conflicto, fruto de una herencia mal repartida, ha llegado a nosotros en un documento de quejas de Ponce I contra Gausfredo II (denominado en catalán Greuges de Ponç I), de entre los años 1050 y 1060.  Posiblemente para zanjar el conflicto se convocó en torno al 1062/66, el segundo sínodo de Toluges, presidido por el propio Gausfredo II, con la asistencia de su hijo y de los condes Ponce I de Ampurias, Guillermo II de Besalú y Ramón I de Cerdaña así como de otros muchos nobles.

Antes de fallecer asoció al gobierno del condado a su hijo Guislaberto, quien le sucedió a su muerte en 1074.

 

El primer sínodo o Asamblea de Paz y Tregua de Tolugues (1027)

Asamblea reunida en el prado de Tolugues, en el condado de Rosellón, el 16 de mayo del 1027, presidida por el obispo Oliba de Vic en representación del obispo Berenguer de Gurb, a la sazón obispo de Elna, quien se encontraba de peregrinación a Jerusalén. En esta reunión, la primera que ha llegado documentad con el apelativo de pactum sive treguam, es decir, la tregua como supresión temporal de los actos de violencia, asistieron los canónigos de elna y un gran número de fieles. El texto que recogía esta reunión procede del cartulario de Santa Eulalia de Elna pero no ha llegado el original a nuestros días.

Las resoluciones se refieren tanto al obispado de Elna como al condado de Rosellón. La asamblea parece una consecuencia directa de la crisis por el poder condal entre los condes de Rosellón y Ampurias, con numerosos incidentes violentos y sucesivas acciones de rapiña y violencia contra sendos condados por parte de los ejércitos nobiliarios. Ante la ausencia de un poder condal efectivo, quien no aparece en el sínodo, fue iniciativa eclesiástica el restablecer el orden público y la paz. En el sínodo se establecieron algunas disposiciones encaminadas a restaurar el orden:

En este sínodo se establecieron una serie de disposiciones: el deber para todos los habitantes del condado de Rosellón y de la diócesis de Elna de abstenerse de participar en combates o luchas, entre el sábado y el lunes para así poder cumplir precepto dominical, así como se prohibía de asaltar clérigos, iglesias, bienes propiedad de una iglesia o de un monasterio, o personas que se dirigieran a un lugar de culto o en volvieran. Para los contraventores de estos deberes y prohibiciones, se establecía siempre la pena de excomunión.

 

El segundo sínodo o Asamblea de Paz y Tregua de Tolugues (1062/1066)

Transmitida por el Liber feudorum Maior y el Liber feudorum Cerritanae e integrada en los Usatges como Usatge 173. Se volvió a celebrar en el prado de Tolugues y asistieron el arzobispo Wifredo de Narbona, los obispos Ramón de Elna, Berenguer de Gerona y los condes Gausfredo II de Rosellón (junto a su hijo Guislaberto), Ponce I de Ampurias, Guillermo II de Besalú, Ramón de Cerdaña y otros magnates. Las resoluciones atañen a los condados de Rosellón, Conflent y Vallespir así como a la diócesis de Elna. La fecha es incierta, habiéndose producido en algún momento entre los años 1062 y 1066.

 

Acuñaciones monetarias de Gausfredo II

Durante su gobierno se acuñaron dineros y óbolos de plata. En el anverso dicen ROSCI-LONI con una cruz y en el reverso solo hay una cruz.

Monedas Gausfredo II de Rosellón

Monedas Gausfredo II de Rosellón

 

Óbolo de plata de Gausfredo II de Rosellón

Óbolo de plata de Gausfredo II de Rosellón

Matrimonio y descendencia

De su matrimonio con la joven Adelaida nacieron:

  • Guislaberto II de Rosellón (? -1102) conde de Rosellón
  • Arnaldo Gausfredo de Rosellón, regente del condado del Rosellón
  • Suñer de Rosellón, obispo de Elne
  • Garsenda de Rosellón, casada con Guillermo de Montesquieu