Hunifredo de Gotia (Humfrid o Humsfrid en las crónicas medievales)

Conde de Gerona, Besalú y Ampurias (858-862), Conde de Barcelona, Rosellón y Narbona (858-864), Conde de Beaune, Dijon y Autun (858-863), Conde de Chalon-sur-Saône y de Mâcon (858-863) y Conde de Tolosa, Pallars y Ribagorza (863 -865)

Hunifredo era un noble de posible origen franco. Estuvo casado con Berta, aunque al parecer no tuvo descendencia. Fue leal al rey franco Carlos II el Calvo en el enfrentamiento que éste sostenía contra Luis el Germánico. No existe un consenso sobre sus orígenes y su actividad anterior a su gobierno en la Marca Hispánica. Se supone que fue conde de la provincia de Recia y que por eso tuvo que huir de los territorios del reino franco oriental al apoyar a Carlos II. Otras fuentes le suponen hijo de Hunroch de Friul, conde de Ternois y de Engeltruda, por lo que sería hermanastro de su antecesor en el gobierno de los territorios, Odalrico.

Puede que fuera nombrado a fines del 857, pero su primera aparición documental es del año 858 en relación al traslado de las reliquias de los santos Jorge y Aurelio a la abadía de Saint-Germain des Prés. Hunifredo residía en esos momentos en Borgoña, región en la que tenía varios condados y donde había sucedido a Isembard de Autun.

En el comienzo de su gobierno (fines del 857, inicios del 858) negoció un tratado de paz con el gobernador musulmán de Zaragoza, ‘Abd al-Uwar. A continuación, marchó hacia Francia a ayudar a Carlos II el Calvo dejando a sus vizcondes encargados del gobierno de los territorios hispanos. Llegó a Beaune en febrero del 858 y el 21 de marzo juró, juntos a otros muchos altos nobles, fidelidad a Carlos II.

En agosto del 858 es posible que estuviera junto a Carlos II combatiendo una invasión de vikingos, hecho que aprovechó Luis el Germánico para invadir el país con el apoyo de gran parte de la nobleza. Sin embargo, la Iglesia se opuso a Luis el Germánico. Hunifredo, quien seguía siendo fiel a Carlos II, logró reclutar un ejercito en Beaune en septiembre del 858. El 15 de enero del 859 las tropas de Carlos II derrotaron a las de Luis el Germánico (Batalla de San Quintín), quien tuvo que abandonar el país. La nobleza volvió a apoyar a Carlos II. Sin embargo, Hunifredo se encuentra entre los más fieles junto a Ramón I de Tolosa y Rainulfo de Poitiers. Bernardo I de Auvernia, que apoyaba al también rebelde Pipino II de Aquitania, volvió a ser leal a Carlos II.

En el 861, expirada la tregua con el emirato de Córdoba, las tropas musulmanas atacaron Barcelona, asediándola y conquistando algunos barrios. Sin embargo, Hunifredo negoció su retirada o la renovación de la tregua que fue aceptada por Muhammad I.

Rebelión contra Carlos II el Calvo (862-864)

Carlos II planeó expoliar a Carlos de Provenza, hijo de Lotario I. Pero su regente, Gerardo del Rosellón, logró evitar la acometida. Gran parte de la nobleza se sublevó entonces contra Carlos II, entre ellos Hunifredo. Además, Carlos el Niño, rey de Aquitania e hijo de Carlos II, se subleva contra su padre. Toda la parte sur del reino escapa al control de Carlos II.

Hunifredo es acusado de infidelidad y es posible que ya antes del 19 de agosto del 862 fuera desposeído de sus territorios, aunque mantuvo el poder efectivo sobre parte de ellos algunos años más. En esa fecha aparecen Suniario II y Delá como condes de Ampurias. También pierde el dominio del condado de Gerona y Besalú, que pasa a manos de Otger. Pero los territorios de Barcelona, Osona, Agde, Narbona, Beziers, Melghelh y Nimes siguen bajo el control de Hunifredo.

A finales del 862 Hunifredo envió dos legados, llamados Lamberto y Adaulfo, a un juicio en Narbona. En él se ordena la restitución al abad de Montoliu, Richimir, de un lugar que le había sido usurpado. En el 863, Hunifredo ocupa la ciudad de Tolosa y se apodera de los condados de Tolosa, Pallars y Ribagorza. En el enfrentamiento muere su anterior poseedor: Ramón I. Ante este hecho, Carlos II el Calvo ocupa los territorios borgoñones de Hunifredo. Ese mismo año Carlos el Niño vuelve a la obediencia de su padre. Mientras tanto, el conde Salomón de Urgel y Cerdaña negociaba una paz con el emir de Córdoba con el interés de dejar sin posibles aliados a Hunifredo. La paz será definitiva en el 865.

En el 864 los normandos, que habían penetrado en Aquitania en el 863, fueron conducidos por Pipino II, quien había sido apresado por ellos, hasta la ciudad de Tolosa. Hunifredo pudo rechazar el ataque, pero poco después, encontrándose sin aliados en el sur, decide abandonar Tolosa y huye hacia Italia. Se desconoce que ocurrió con él a partir de este momento.

Sus territorios fueron repartidos por Carlos II. El condado de Barcelona pasó a Bernardo de Gotia. Los condados de Tolosa y Narbona pasaron a Bernardo II de Tolosa.