[Toledo, entre 440H/450H (1048/1058) – ¿Sevilla?, fin. s. XI] Muḥammad b. Ibrāhīm b. Baṣṣāl; Abū ʿAbd Allāh; Ibn Baṣṣāl; al-Ṭulayṭulī

Agrónomo andalusí nacido en Toledo y de probable origen muladí.

Aprendió de la mano de Ibn Wafid en Toledo, mientras éste se ocupaba, por orden de Yaḥyà al-Ma’mun, de la construcción de un jardín botánico, conocido como Bustan al-Na‘ura (El jardín de la noria de agua). Posiblemente como parte de estos trabajos, Ibn Baṣṣāl emprendió un viaje a Oriente con el objetivo de traer semillas y plantas exóticas. El agrónomo aprovechó el viaje para ir de peregrinación a La Meca.

Los detalles de este viaje son conocidos por los datos que él mismo daba en su obra sobre las plantas que se cultivaban. Debió de ir de Toledo a Valencia y, por mar, hasta Alejandría, con una escala en Sicilia. Posteriormente llegó a El Cairo y remontando el curso del río Nilo alcanzó Abisinia. De allí cruzó el mar Rojo hasta Yemen y las ciudades santas del Hiyaz. Continuó por Ascalón en Siria, Basora en Irak, Irán, el Jurasán e incluso el norte de la India.

Este viaje y las semillas que trajo son citadas en varias ocasiones por agrónomos y botánicos posteriores. por ejemplo, Abū l-Jayr al-Išbīlī nos dice:

Ibn Baṣṣāl me mostró esta especia -la mandrágora hortense- y me contó que él trajo su semilla de Siria y que la sembró en Toledo y llegó a su pleno desarrollo.

Una vez de vuelta a Toledo, quizás poco antes o después de la muerte de Ibn Wafid (1081), se ocupó de la dirección del jardín botánico y se codeó con otros sabios de Toledo como Ibn al-Waqqasi, Ibn Dumy, al-Quwaydis, Azarquiel, al-Asṭurlābi, etc. Acompañó al poeta almeriense ʿĪsà b. al-Wakīl en su visita a Toledo.

En 1085, ante la inminente caída de Toledo a manos de Alfonso VI, Ibn Baṣṣāl se trasladó a Sevilla, donde ofreció sus servicios a al-Mu’tamid, quien le encargó la dirección de la Huerta o Jardín del Sultán. Así se convirtió en el maestro de la nueva escuela agrónoma andalusí que daba prioridad a la experiencia, razón por la que se le da el apelativo de el Labrador (al-Fallah).

Entre sus discípulos se encuentran Abū l-Jayr al-Išbīlī y al-Ṭignarī.

Se desconoce la fecha de su muerte.

Obra de Ibn Baṣṣāl

  • K. al-Qaṣd wa-l-bayān (El propósito y la demostración), también llamado Tratado o Libro de Agricultura (Kitab al-Filaha). Compuesto en Toledo cuando gobernaba al-Ma’mun. Solo se conservan citas de Ibn al-Awwan y otros y un resumen. El tratado surge de la propia experiencia del agrónomo y de la adecuación al clima propio de Toledo.

    El libro tiene dieciséis capítulos. Comienza acerca de las aguas (cap. I), las tierras (cap. II), los abonos (cap. III) y la preparación de la tierra (cap. IV). A continuación habla sobre arboricultura (caps. V-IX), cereales y legumbres (cap. X), especias (cap. XI), cohombros (cap. XII), tubérculos (cap. XIII), hortalizas (cap. XIV) y plantas aromáticas y ornamentales (cap. XV). El último capítulo es una miscelánea de utilidades, noticias curiosas y economía doméstica. En la obra se mencionan unas 180 especies botánicas. La obra fue traducida al castellano en el siglo XIII.