Portada » Muḥammad ben ʿAbd Allāh ben Ishaq, rey de la taifa de Carmona

Muḥammad ben ʿAbd Allāh ben Ishaq, rey de la taifa de Carmona

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 88 visitas 4 min. de lectura
Carmona

[¿? – 1042/1043] En árabe محمد_بن_عبد_الله_البرزالي. Segundo rey de la taifa de Carmona (1023/1024-1042/1043)

Hijo de ʿAbd Allāh ben Ishaq al-Birzali, primer rey taifa de Carmona.

Sucedió a su padre en el gobierno de la taifa de Carmona en el año 414H (1023/1024) y tomó el título de háyib para indicar que le asistía el derecho a participar en el poder como representante del califa.

Según el autor de la Crónica Anónima de los Reyes de Taifas:

«Muḥammad ben ʿAbd Allāh ben Ishaq era un jinete bravo, esforzado y temible, además de generoso en todo momento, de cualquier modo. Cuando las gentes se acostumbraron a sus buenas acciones y estuvieron a salvo de su daño arrojaron las riendas [de sus asuntos] entre sus manos. Écija, Osuna y Almodóvar del Río y otras ciudades lo reconocieron por soberano, y así se sintieron salvaguardadas merced a su seguridad, y sus riquezas se multiplicaron por su beneficiosa influencia».

De hecho, llegó a ser considerado uno de los reyes taifas bereberes más poderoso, tras los ziríes de Granada, por sus riquezas y por su influencia sobre otras taifas.

En el 1027 atacó a Abū l-Qāsim de Sevilla en favor de los hammudíes Yaḥyà ben ʿAlī ben Ḥammūd, quien había sido expulsado de su dignidad de califa en Córdoba.

Alianza con el reino de Sevilla

En el año 1030 se alió con Abū l-Qāsim, rey de Sevilla y se enfrentó a los aftasíes de Badajoz. Muḥammad ben ʿAbd Allāh y las tropas de Abū l-Qāsim de Sevilla sitiaron a las tropas de Ibn al-Aftas en la ciudad de Beja. Mataron a la mayor parte de los hombres y aprisionaron a otros muchos. Entre los cautivos estaba un hijo de Ibn al-Aftas, Muḥammad, que fue llevado a Carmona. 

En el 426H (16 noviembre 1034 a 4 noviembre 1035) Yaḥyà ben ʿAlī ben Ḥammūd, rey hammudí de la taifa de Málaga, logró tomar Carmona. Muḥammad ben ʿAbd Allāh ben Ishaq huyó a Sevilla donde logró el apoyo de Abū l-Qāsim. Éste envió tropas al mando de su hijo Ismāʿīl y lograron derrotar a las tropas hammudíes en el mes de muharram del 427H (5 noviembre 1035 a 4 diciembre 1035). El propio Yaḥyà cayó muerto en ese combate y Muḥammad ben ʿAbd Allāh ben Ishaq recuperó Carmona.

Enfrentamiento contra el reino de Sevilla

En el 1035, tras la proclamación del falso Hisham II en Sevilla, Muḥammad lo reconoció. Pero al poco cambió de parecer y se alió junto a otros bereberes en favor del otro pretendiente: el hammudí Idrīs de Málaga. Esto supuso un cambio en sus relaciones con la taifa de Sevilla.  En el año 1036 se alió con Zuhayr, rey taifa de Almería, y Ḥabūs, el rey taifa de Granada. Los tres se encontraron en la comarca de Écija el 30 de agosto de 1036 y luego se detuvieron el 5 de septiembre en Carmona. Desde allí se fueron a atacar el reino de Sevilla: la alquería de Tocina, el castillo de Alcalá del Río (6 de septiembre), el de Alcalá de Guadaira ( 7 de septiembre) y llegaron hasta Sevilla (8 de septiembre), arrasando el barrio de Triana (9 de septiembre) aunque no ocuparon la ciudad. Los tres proclamaron califa a Idrīs I ben ʿAlī ben Ḥammūd, rey de la taifa de Málaga.

En el 430H (3 octubre 1038 a 22 septiembre 1039) entabló de nuevo hostilidades contra los sevillanos y éstos lograron hacerse con Carmona. Muḥammad ben ʿAbd Allāh logró el apoyo de las taifas de Almería, Málaga y Granada para recuperar sus dominios. En 5 de octubre del 1039 la coalición derrotó en Écija a las tropas sevillanas e incluso falleció su comandante, Ismāʿīl, hijo del rey taifa de Sevilla. Muḥammad ben Abd-Allāh ben Ishaq recuperó la ciudad.

Las hostilidades con los sevillanos continuaron. Precisamente en una emboscada de éstos perdió la vida Muḥammad ben Abd-Allāh ben Ishaq en 434H (21 agosto 1042 a 9 agosto 1043). Su cabeza fue llevada al rey al-Mu’tadid de Sevilla y depositada en un saco sellado donde los reyes taifas almacenaban las cabezas de todos los reyes enemigos que habían derrotado.

Fue sucedido por su hijo Ishaq. Según Ibn al-Jatib: «dejaba a su hijo un poderoso ejército y grandes reservas de víveres».


Bibliografía

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.