Portada » Blog » El Burgos de Mio Cid: restos y leyendas sobre el Cid en Burgos

El Burgos de Mio Cid: restos y leyendas sobre el Cid en Burgos

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 509 visitas 26 min. de lectura
A+A-
Reset
Estatua del Cid Campeador (Burgos)

Es innegable la íntima relación entre Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, y la ciudad de Burgos en torno a la figura del Cid Campeador. Por ello, como parte de la visita a la capital burgalesa, es una excelente propuesta seguir un itinerario que permite reconocer los principales episodios y lugares conservados en relación directa con el Campeador. A través de él, se busca también separar la realidad histórica del personaje de la leyenda que lo rodea. Estos son los hitos de esta ruta turística en el casco histórico de Burgos.

1. Solar del Cid

Está situado en la calle Fernán González y es paso del Camino de Santiago. Según la tradición, en este lugar tuvo asiento la residencia señorial del Cid Campeador. En el año 1593 el concejo burgalés proyectó erigir un monumento en su recuerdo, en las casas que los monjes de San Pedro de Cardeña poseían aquí e identificadas tradicionalmente como las “casas del Cid Ruí Díaz”.

Solar del Cid (Burgos)
Solar del Cid (Burgos)

El actual monumento de 1784 es obra de José Cortés y en él destacan sobre un pedestal los escudos de Burgos, de San Pedro de Cardeña y, en medio, una leyenda conmemorativa con el blasón del Cid y el siguiente texto:

«EN ESTE SITIO TVBO SU CASA Y NACIO EL AÑO DE 1026 RODRIGO DIAZ DE BIVAR LLAMADO EL CID CAMPEADOR. MVRIO EN VALENCIA EL DE 1099 Y FVE TRASLADADO SV CVERPO, A EL MONASTERIO DE SAN PEDRO DE CARDEÑA CERCA DE ESTA CIVDAD. LA QUE PARA PERPETVAR LA MEMORIA DE TAN ESCLARECIDO SOLAR DE VN HIJO SVIO, Y HEROE BVRGALES ERIGIO SOBRE LAS ANTIGVAS RVINAS ESTE MONVMENTO EL AÑO DE 1784 REYNANDO CARLOS III»

Entre los años 2017 y 2022 se han llevado varias campañas arqueológica que están resumidas en este vídeo documental. Sus resultados no llegaron a determinar si este fue realmente el lugar de asentamiento del Cid pero sí que estuvo ocupado entre los siglos XI y XVI, al menos en tres distintas fases.

Excavaciones en el Solar del Cid

Lo primero que se localizó, y que correspondería con la época más antigua de ocupación, fueron unos silos abiertos como almacén para el grano y que luego derivaron en vertederos.

A continuación, en el lugar se levantó una casa señorial. Se excavó en la roca pues el pavimento encontrado, canto rodado, está por debajo del nivel de los silos. La explicación se encontraría en un intento de acercar la entrada de la vivienda a la calzada, que era Camino de Santiago, y ponerla a cota del arco de San Martín. La vivienda tendrá seguramente más de una planta, porque la planta baja no se han localizado habitaciones. Hay un patio trasero, como los que existen en otras viviendas actuales de la zona. Luego, una sala intermedia que podría ser un zaguán y otra sala, que podría ser una ampliación. Como no se ha excavado bajo la escalinata de piedra con la que se accede al monumento, queda por saber hasta dónde llegaría la vivienda y cuál sería la entrada, que estaría a pie del Camino de Santiago y oculta bajo la escalinata. Se han localizado muros de cierre de la vivienda, para lo cual se tuvo que ampliar la zona de excavación más allá de propio ‘Solar del Cid’. Las divisiones de los espacios se hicieron con piedra y encofrados de cal y yesos, y son esos materiales junto con los restos localizados los que dan la datación de la vivienda, que estaría en torno al siglo XIII. En esa época, la vivienda sigue en uso, y también unos siglos después, aunque convertida en centro de artesanía, momento al que correspondería el horno localizado.

A partir del siglo XVI, es que cuando se hace con la propiedad el ayuntamiento, la casa se abandona y se segrega la parcela. Sufre expolio y no sería hasta el año 1784 que se construiría el monumento, que el ayuntamiento compra el solar, este ha quedado en desuso.

2. Iglesia de Santa Águeda o Gadea

En la iglesia de Santa Águeda o Santa Gadea, según la tradición, prestó el rey Alfonso VI de León y Castilla ante el Cid Campeador su famoso juramento de que no había participado en la muerte de su hermano Sancho II durante el Cerco de Zamora (1072).

Iglesia de Santa Águeda o Gadea (Burgos)
Iglesia de Santa Águeda o Gadea (Burgos)

La Jura de Santa Gadea forma parte de una serie de episodios legendarios, transmitidos por la tradición oral y recogidos en las Crónicas y en el Romancero, que se fueron añadiendo con posterioridad a la vida del héroe castellano Rodrigo Díaz de Vivar, en el deseo de realzar sus valores humanos, guerreros, patrióticos y religiosos.

La Jura de Santa Gadea (1887), de Armando Menocal,
La Jura de Santa Gadea (1887), de Armando Menocal,

La actual iglesia de Santa Águeda es de estilo gótico del siglo XV, construida sobre otra anterior románica. Posee una sola nave con cuatro tramos cubiertos con bóvedas de crucería. Las pilastras de la nave pueden ser restos del anterior edificio románico. En su interior encontramos algunos enterramientos de formas renacentistas. El retablo mayor es de alabastro, de mediados del siglo XX, obra del escultor burgalés Fortunato Sotillo en estilo neogótico.

En recuerdo del legendario episodio de la Jura, se han colocado un cerrojo de hierro sobre la puerta y una sencilla placa en el muro:

Placa conmemorativa del Juramento de Santa Gadea
Placa conmemorativa del Juramento de Santa Gadea

Dice una tradición burgalesa sostiene que el juramento se hizo sobre el cerrojo de la puerta y desde entonces el objeto se convirtió en el lugar donde se juraba solemnemente cualquier cosa. El rito era simple: consistía en repetir una fórmula sacramental tocando con la mano el cerrojo.


Cerrojo de Santa Gadea de Burgos
Cerrojo de Santa Gadea de Burgos

3. Catedral de Burgos: Sepulcro de Rodrigo Díaz y Jimena; la Carta de Arras y el Cofre del Cid

Los restos del Cid y de su esposa doña Jimena descansan en la Catedral desde 1921. Antes habían reposado en el Monasterio de San Pedro de Cardeña y, posteriormente, durante la ocupación francesa, en el paseo del Espolón y más tarde en 1842 fueron trasladados a la capilla de la Casa Consistorial, hasta su definitivo y actual emplazamiento.
El epitafio redactado en latín por Ramón Menéndez Pidal dice:

Rodrigo Díaz, Campeador muerto
en Valencia el año 1099,
A todos alcanza honra por el que
en que en buena hora nació.
Jimena, su esposa, hija de Diego,
conde de Oviedo,
nacida de estirpe real

Tumba del Cid y Jimena en la catedral de Burgos
Tumba del Cid y Jimena en la catedral de Burgos

En la catedral también se encuentran otros dos elementos relacionados con la vida real y con la leyenda respectivamente del Cid Campeador. El primero es la Carta de Arras. Con motivo del enlace matrimonial con Jimena en 1074, se redacta la Carta de Arras conforme al uso de la época. Siguiendo el fuero de León, Rodrigo cede a su esposa en concepto de arras toda una larga serie de bienes, entre los que se encuentran un monasterio, tres villas íntegras y las correspondientes porciones de otras treinta y cuatro aldeas

Carta de arras del Cid
Carta de arras del Cid

El elemento legendario es el Cofre del Cid. En la capilla del Corpus Christi, en el claustro de la Catedral, se conserva un arcón con herrajes, que quiere recordar uno de los episodios más famosos del Poema de Mio Cid, el engaño a los judíos Raquel y Vidas. Según la tradición fue el cofre, supuestamente lleno de monedas, pero en realidad lleno de arena, con las que el Cid avalaba el dinero líquido que necesitaba para mantener su mesnada y que le dieron los judíos Raquel y Vidas al salir de Burgos camino del destierro.

En realidad se trata de un arcón-archivo del siglo XIII-XIV que se ha utilizado para custodiar documentos valiosos del Cabildo catedralicio.

Cofre del Cid
Cofre del Cid

4. Arco de Santa María

Partíos de la puerta / por Burgos aguijava
lego a Santa María / luego descabalgaba
Poema Mio Cid (vs 51-52)

Arco de Santa María (Burgos)
Arco de Santa María (Burgos)

El arco de Santa María esta concebido a modo de gran retablo en piedra. En su fachada aparecen personajes ilustres de Castilla, de la cual es Burgos su cabeza (caput Castellae). En su parte inferior se encuentran sentados los dos legendarios jueces de Castilla, Nuño Rasura y Laín Calvo acompañando al fundador de la ciudad Diego Rodríguez, llamado Porcelos, conde de Castilla. En la parte superior se encuentra el emperador Carlos V, en honor al cual se levantó esta fachada y a la izquierda y derecha Fernán González, el Buen Conde, de Castilla y el Cid Campeador. Remata la puerta la figura del ángel custodio y Santa María la Mayor patrona de la ciudad.

Estatua del Cid en el Arco de Santa María
Estatua del Cid en el Arco de Santa María

En el interior del arco se encuentra la sala de Poridad (Secreto), donde se reunía el consejo de Burgos hasta 1780 y las reuniones debían ser secretas. Es una sala octogonal que conserva una notable cubierta mudéjar. La sala iene una prolija decoración pictórica realizada por Pedro Ruiz de Camargo (1602) y en la pintura aparece representado el Cid Campeador que empuña una espada en su mano derecha mientras que con la izquierda sujeta su capa para dejar ver su escudo.

Pinturas de Pedro Ruiz de Camargo en la Sala de Poridad con el Cid a la izquierda del todo.

En esta misma sala se conservan otros objetos relacionados con el Cid. El primero es un hueso del Cid. Se trata del radio del brazo izquierdo de Rodrigo Díaz de Vivar, donado por el marqués de Guad-el Jelú al Ayuntamiento de Burgos en el año 1930. El hueso se encuentra en muy buen estado de conservación y le acompaña el documento que garantiza su autenticidad, una inscripción realizada por el cirujano Cipriano López el cual fue el encargado de exhumar los restos del Cid en 1809, que dice: “El antebrazo izquierdo del Cid. San Pedro de Cardeña”.

En segundo lugar una reproducción de la espada Tizona realizada por el famoso orfebre burgalés Maese Calvo. La espada llamada Tizona, del siglo XI, se encuentra en el Museo de Burgos (c/ Miranda, 13). En tercer lugar el cuadro “Figuras de Romance”, un óleo del pintor burgalés Marceliano Santa María de 1934 donde se representa al Cid y a doña Jimena; y por último una edición facsimilar del Poema del Mio Cid conmemorativa del MC aniversario de la fundación de la Ciudad. El original se encuentra en la Biblioteca Nacional. Finalmente, están expuestos dos escudos: uno de Fernán González y otro del Cid, ambos réplicas realizadas por Maese Calvo. El escudo del Cid está adornado con motivos de caballeros.

Sala de Poridad del Arco de Santa María de Burgos
Sala de Poridad del Arco de Santa María de Burgos

5. La glera del Arlanzón

Cuenta el Cantar de Mío Cid que cuando Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, fue desterrado de Burgos por el rey Alfonso VI, en esa su primera jornada de destierro, los burgaleses le cerraron las puertas de sus casas y posadas, ya que el rey había prohibido cualquier tipo de ayuda bajo pena de que perdieran sus propiedades y los ojos de la cara. Por esta razón, el Cid cruza el río Arlanzón y duerme en su orilla izquierda, en la glera, donde en el siglo XI dormían los vagabundos y leprosos. Así dicen los versos:

Harto lo está viendo el Cid, que del Rey no había gracia.
Alejóse de la puerta, por Burgos se apresuraba,
llegó a Santa María, al punto descabalgaba,
hincóse de rodillas, de corazón rogaba.
Acabada la oración, luego a caballo montaba;
salió por la puerta, y el Arlanzón pasaba.
Junto a la ciudad de Burgos, en la glera acampaba,
hincaba la tienda, y al punto descabalgaba.
Mio Cid Ruy Díaz, el que en buena hora ciñó espada,
acampó en la glera, porque nadie le acoge en su casa;
en derredor de él, mucha y buena gente de armas.
Así acampó Mio Cid, cual si estuviera en montaña.

Monumento de La Glera, Burgos
Monumento de La Glera, Burgos

6. El Museo de Burgos

No muy lejos de la Glera, en la calle de la Calera, se encuentra el Museo de Burgos (entrada por la calle Miranda, 13). Una de sus joyas más preciadas es la espada llamada Tizona del siglo XI.

Si bien su empuñadura es posterior, su hoja es contemporánea del Cid y de gran calidad. Mide 0,785 m de largo por 0,045 m de ancho. Lleva inscritas dos leyendas: “io soi tisona fue fecha en la era de mile cuarenta” y “avemaría gratia plena dominus tecum”.

Espada Tizona (Museo de Burgos)
Espada Tizona (Museo de Burgos)

La rica colección del Museo de Burgos nos permite conocer la historia y el arte de la provincia de Burgos en sus magníficas instalaciones que ocupan sendos palacios del s. XVI, la Casa de Miranda que acoge las secciones de Prehistoria y Arqueología, y la colindante Casa de Íñigo Angulo que recibió la Sección de Bellas Artes y cuya visita se recomienda.

7. El Puente de San Pablo: La vía cidiana

Puente San Pablo (Burgos)
Puente San Pablo (Burgos)

El puente de San Pablo, a modo de vía cidiana, está flanqueado por un conjunto de ocho esculturas, obras de Joaquín Lucarini, de personajes unidos en parentesco y amistad a la figura del héroe castellano: doña Jimena, su esposa; don Jerónimo, monje cluniacense francés que fue obispo de Valencia y Salamanca; su hijo Diego Rodríguez; el abad Sisebuto de Cardeña; Martín Antolínez, fidelísimo al Cid, quien le ayudó en la Glera y en la treta del cofre y le acompañó en el destierro; Martín Muñoz, caballero portugués, conde de Coimbra y de Montemayor, desterrado junto al Cid, a quien ayudó en la toma de Valencia; Ben Galbón, señor de Molina, amigo y admirador del Cid, con su escolta protegió el regreso de Jimena y sus hijos en su traslado a Valencia; y Álvar Fáñez, sobrino del Cid, capitán de Alfonso VI, señor de Peñafiel y Zorita y gobernador de Toledo.

Álvar Fañez
Álvar Fañez
Diego Rodríguez, hijo del Cid
Diego Rodríguez
Martín Muñoz
Martín Muñoz
Doña Jimena en el puente San Pablo de Burgos
Doña Jimena en el puente San Pablo de Burgos
Ben Galbón
Ben Galbón
Don Jerónimo, obispo de Valencia y Salamanca
Don Jerónimo
San Sisebuto de Cardeña
San Sisebuto de Cardeña
Martín Antolínez
Martín Antolínez

8. Plaza de Mio Cid

Plaza de Mio Cid
Plaza de Mio Cid

Cruzando el puente San Pablo llegamos a la Plaza de Mio Cid en cuyo centro se levanta la monumental obra esculpida en bronce por Juan Cristóbal, con la colaboración del arquitecto Fernando Chueca Goitia, e inaugurada con gran solemnidad en 1955. Con la espada y capa al viento, su larga barba, sobre los estribos de una montura briosa, el Cid Campeador ofrece una imagen dinámica y arrogante en dirección al destierro. A ambos lados del pedestal dos inscripciones copiadas de crónicas contemporáneas a la muerte del Campeador:

El Campeador, llevando consigo
siempre la victoria; fue por su
nunca fallida clarividencia,
por la prudente firmeza de
su carácter y por su heroica
bravura, un milagro de los
grandes milagros del creador

Cronista árabe Ibn Bassán

“Año 1099: en España, dentro
de Valencia, murió el conde
Rodrigo Díaz y su muerte
causó el más grande duelo en
la cristiandad y gozo grande
entre sus enemigos”

Cronicón de los monjes de Poitou
Estatua del Cid (Burgos)
Estatua del Cid (Burgos)

Más información: Plano de la ruta El Burgos de Mio Cid (Ayuntamiento de Burgos)

Te puede interesar

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.