[Siria, ¿?  – Huesca, sawwal 186H/octubre 802]

Háyib de ʿAbd al-Raḥmān I y general del emirato omeya. Gobernador de la Marca Superior (c. 790 – 802)

De origen sirio, Abū ʿUṯmān Ubayd Allāh era cliente de los califas omeyas de Damasco. Hace su aparición en la península Ibérica junto al general sirio Balch b. Bisr en el 742. 

Participó en la batalla de Saqunda (746) donde los qaysíes de al-Ṣumayl  derrotaron a los yemeníes que apoyaban a Abū l-Jaṭṭār. Poco después de está acción, según al-Qutiyyah, ʿUṯmān Ubayd fue uno de los sirios que recibieron tierras de parte de Ardabasto, uno de los hijos del rey Witiza, en el año 129H (22 septiembre 746 – 10 septiembre 747). En dicha donación se le concedió, entre otros dominios, la fortaleza de Turrus (Torrox).

Durante el gobierno del último valí, Yūsuf al-Fihrí, Abū ʿUṯmān Ubayd Allāh tuvo el cargo de registrador de las tierras (sahib azimmat al-aradin). Siguiendo las órdenes de Yūsuf y de al-Ṣumayl, combatió a los yemeníes y participó en el asedio de Zaragoza (754). Junto a él cabalgaba Badr, el liberto de ʿAbd al-Raḥmān b. Muawiya, el futuro ʿAbd al-Raḥmān I, quien había desembarcado en Al-Ándalus en junio de 754 para pedir a sus clientes y parientes el gobierno de Al-Ándalus para el último de los omeyas.

Badr se entrevistó con ʿUṯmān Ubayd Allāh en la localidad de Elvira. Allí Ubayd Allāh aceptó apoyar la causa omeya y logró también convencer a su yerno ʿAbd Allāh b. Jalid. Ambos aseguraron a Badr que lo harían después de que acompañaran al valí Yūsuf  a Zaragoza y allí se reunirían con otros nobles de los que recabarían más apoyos.

ʿAbd al-Raḥmān I consiguió numerosos apoyos entre los clientes omeyas de al-Ándalus aunque tuvo la oposición del valí Yūsuf y de al-Ṣumayl. Abū ʿUṯmān Ubayd Allāh y su yerno ʿAbd Allāh b. Jalid compraron un barco de pesca y enviaron a Badr y a once de sus hombres en dirección al norte de África para recoger a ʿAbd al-Raḥmān. En septiembre u octubre del 755 el omeya desembarcó en Almuñecar. Abu ʿUṯmān le esperaba en las cercanías y posteriormente se dirigieron a Torrox, donde el futuro emir se alojó en casa de Ubayd Allāh.

Yūsuf envió al gobernador de Elvira a oponerse a ʿAbd al-Raḥmān pero no logró impedirlo pues dicho emisario se integró el bando que apoyaba al omeya. Los partidarios de ʿAbd al-Raḥmān combatieron contra al-Ṣumayl y Yūsuf al-Fihrī en la batalla de al-Mūsàra (756) y vencieron. Gracias a este encuentro se instauró la dinastía omeya en al-Ándalus, independiente de los califas abbasíes. En dicha batalla Abū ʿUṯmān portaba el estandarte.

 

Actividad bajo el gobierno de ʿAbd al-Raḥmān I (756-788)

Abū ʿUṯmān se convirtió en el hombre de confianza de ʿAbd al-Raḥmān y en varias ocasiones ejerció el poder en Córdoba mientras el emir partía a combatir a sus numerosos enemigos. En el mismo 756, mientras ʿAbd al-Raḥmān estaba fuera de Córdoba, él fue el encargado del gobierno de la ciudad y soportó un ataque de Yūsuf al-Fihrí. Yūsuf logró sitiar a Ubayd Allāh en el alminar de la mezquita pero, finalmente, le concedió el amán, aunque fue hecho prisionero y se lo llevó hacia la cora de Elvira.

ʿAbd al-Raḥmān decidió atacar a Yūsuf y al-Ṣumayl en Elvira (julio 756). AbūʿUṯmān Ubayd Allāh les salió al encuentro solicitando la paz. Finalmente ʿAbd al-Raḥmān pactó una tregua con Yūsuf y Ubayd Allāh fue liberado.

En el año 768, el jefe de los bereberes, Shaqya ibn Abd al-Walīd al-Fatimi, se rebeló en la provincia de Cuenca y se proclamó Imán y descendiente de Fátima. Desde su refugio en las montañas lanzó varios ataques en el interior de la actual España hasta el año 777 cuando fue asesinado por sus partidarios. Abū ʿUṯmān Ubayd Allāh y Tamman b. Alqama, clientes del emir, sitiaron sin éxito al rebelde en su cuartel general de la fortaleza de Sopetrán (Guadalajara).

ʿUṯmān Ubayd Allāh en el gobierno de Hisham I (788-796)

Una vez que Hisham I sucedió a su padre (788), Abū ʿUṯmān se estableció en Tarazona tal y como cuenta al-Himyari:

Abu ʿUṯmān Ubaid Allāh ben ʿUṯmān, conocido bajo el nombre de Sahib al-rad [“Señor de la tierra”], escogió Tarazona como lugar de descanso, dándole preferencia sobre las otras ciudades de las Marcas. Este personaje recibía allí el importe de los diezmos de las ciudades de Narbona y Barcelona. Como consecuencia, muchas gentes vinieron a establecerse en Tudela y a mostrar sus preferencias por esta última ciudad, a causa de la excelencia de su territorio y de su posición más espaciosa; Tarazona vino a ser entonces una de las ciudades secundarias dependientes de Tudela

Kitab ArRawd al-M’tar, CXIV, p. 150 de la edición de Lévi-Provençal. Recogido por I. de Gurruchaga: Referencias a ambas Vasconias en la Geografía de Al-Hymyari. autor- árabe del s. XIII, en el «BIAEV» 10, 1959, 166).

En la primavera del año 791, Ubayd Allāh comandó una campaña contra Álava y al-Qilá (Castilla). Siguió la ruta de Córdoba, Toledo, Zaragoza. ‘Ubayd Allah acordó con sus habitantes rebeldes la entrega de Zaragoza tras la muerte del jefe local Matruh a manos de sus servidores ‘Amrus y Sabrit.

Luego, siguiendo el valle del Ebro, alcanzó la frontera oriental del reino de Asturias. El ejército musulmán derrotó de manera aplastante a las tropas defensoras y, según Ibn Idhari, cortó hasta nueve mil cabezas. Este ataque junto a otro contra la zona de Galicia motivaron a Bermudo I el Diácono a abdicar de su trono en favor de Alfonso II.

ʿUṯmān Ubayd Allāh en el gobierno de al-Ḥakam I (796-802)

En el 801 participó en una nueva campaña, en este caso comandada por Muawiyah, hermano de al-Ḥakam I, contra la marca oriental del reino de Asturias. Las tropas cordobesas arrasaron de nuevo Álava y Castilla aunque fueron derrotados en la batalla de las Conchas de Arganzón. Puede que también penetraran hasta el alto Pisuerga según una noticia de los Anales Castellanos: «Era DCCCXXX venit Albutaman in Alabam mense tertio, qui et occisus fuit era DCCCXLIIII in Pisuerga, quando venit in Bardulies».

Aunque éstos datan en este momento la muerte de Abū ʿUṯmān parece que no fue el caso. Es posible que fuera herido y muriera meses más tarde. Según Ibn Ḥayyān, Abū ʿUṯmān Ubayd Allāh, quien era conocido como “el señor de la tierra, decano de jeques”, falleció en Huesca en el mes de sawwal del año 186H (octubre 802).

Descendencia

Tuvo al menos dos hijos. Uno de ellos fue ʿAbd al-Wahhab, conocido por ʿAbdus. Siendo visir Hisham durante el gobierno de su padre ʿAbd al-Raḥmān ordenó ejecutar a ʿAbdus, crucificarlo en al puerta del alcázar y dejarlo allí unos días como ejemplo. Abu ʿUṯmān solicitó autorización para enterrarlo, pero Hisham no accedió hasta bastante tiempo después. El supuesto delito cometido había sido ir de Córdoba a la cora de Tudmir sin permiso.