Etiqueta "condado de osona"

El condado de Osona (Comitatus Ausonae) fue establecido por el reino franco tras la conquista de la zona en el año 799, siendo su capital la ciudad de Vich, y sobre la base del antiguo obispado de Osona. Su primer conde fue Borrell, quien ya era conde de Urgel y Cerdaña. Posteriormente fueron nombrados los condes Rampón y Bernardo de Septimania por los reyes francos.

Rebelión de Aizón y abandono del condado de Osona (826-827)

Poco después de que Bernardo de Septimania accediera al cargo, un noble llamado Aizón (Aissó en catalán) se rebela contra el dominio del nuevo conde aglutinando a varios castillos de la zona de Vich. Se desconoce si Aissó era un noble godo que apoyaba al antiguo conde Berà (confinado en Rouen) o bien Aysun, un hijo de Sulayman ben al-Arabí (un antiguo gobernador musulmán de Barcelona), que había sido encarcelado en Aquisgrán y que logró escapar de su cautiverio en el 826.

En su rebelión logró obtener el favor de las guarniciones de los castillos de la zona y organizó la revuelta contra Bernardo de Septimania, poniéndose él al frente de la misma y de los hombres leales a Bera; sólo la guarnición del castillo de Roda de Ter opuso resistencia y fue destruido por los sublevados. Muchos godos nobles se unieron a Aizón, entre ellos Guillemó o Guillemundus, hijo de Bera, que era todavía conde de Rasés y de Conflent. Incluso se adhirieron a la misma musulmanes partidarios de la paz con los francos. Desde la zona central que ocupaba, Aizón atacó el condado de Cerdaña y la región del Vallés.

Bernardo de Septimania pidió ayuda al rey franco. Con los refuerzos y algunos apoyos locales logró contener la rebelión. Esto obligó a Aizón a pedir ayuda al emirato de Córdoba. Envió una embajada encabezada por su hermano a ‘Abd al-Rahmán II. El emir decidió apoyarle y mandó al general Ubayd Allah hacia Zaragoza, donde llegó en mayo del 827. En el verano comenzó el asedió a Barcelona, saqueando los alrededores, aunque no logró ocupar la ciudad. Después se dirigió a Gerona que tampoco pudo conquistar (10 octubre 827).

Luis I va a reaccionar mandando a su hijo Pipino de Aquitania y a los condes Hugo de Tours y Matfredo de Orleans a enfrentarse a los cordobeses. Pero el reclutamiento llevó demasiado tiempo y cuando llegaron a la Marca Hispana los ejércitos de Córdoba ya se habían retirado y con ellos Aizón y sus seguidores. Aizón y Guillemundo parece que murieron en Córdoba.

La exitosa defensa frente a las tropas emirales acrecientan el prestigio de Bernardo, aunque el condado de Osona (cuya capital era Vich) va a quedar completamente asolado y no será de nuevo repoblado hasta la época del conde Wifredo I (886).

Los dominios del conde Wifredo el Velloso rodeaban esta zona tanto al norte como al este y éste inicia en el 876 una actuación de expansión de sus dominios hacia estos territorios. El valle de Lord se incorporó al condado de Urgel; Berga al condado de Cerdaña. Pero la zona central del Ripollés, la Plana de Vic, Llusanés y las Guillerías, a grandes rasgos el antiguo país de los ausetanos, se conforma en el 886 un nuevo condado: el condado de Osona. De este modo Wifredo amplió su dominio aproximadamente hasta la línea primero del río Cardener y del río Llobregat después.

Como parte de esta reorganización del territorio Wifredo fundó dos monasterios: Santa María de Ripoll (880) y San Juan de las Abadesas (885). Este último era femenino y a partir del 899 fue gobernado por una hija del conde, Emma, quien además consiguió inmunidad por parte de Carlos el Simple, para que la abadesa y el monasterio estuvieran solo bajo la jurisdicción real y no de los condes.

En el 886 Wifredo consiguió que el arzobispo de Narbona restableciera la diócesis de Ausa, ciudad en ese momento abandonada y en ruinas y origen de la actual Vic. Se nombró obispo a Gotmar (886-899).

Wifredo II rindió homenaje a Carlos el Simple en Tours-sur-Marne en el 899 y a cambio logró legalizar las posesiones obtenidas tras la repoblación de los condados de Osona y Manresa.

Tras la muerte de Wifredo II Borrel es su hermano Suniario I quien gobierna el condado. En 939 fue nombró a su hijo Ermengol conde de Osona, separándose de esta manera de la dinastía principal del condado de Barcelona. Su muerte prematura en 942 provocó que el condado de Osona fuera restituido al de Barcelona. Su muerte debió de ocurrir en la batalla de Baltarga.

El condado permaneció desde entonces en manos de la casa condal de Barcelona. En 990, se separa de la comarca de Berga que se une a la Cerdaña (que en 1003 pasará a Besalú).

El condado se separó de los dominios de Barcelona en 1035 cuando el conde Berenguer Ramón I, lega el condado a su viuda Guisla de Lluçà y a su hijo Guillermo. De nuevo volvió a depender de Barcelona, cuando Guisla contrajo nuevas nupcias y Guillermo renunció al condado (1054). En esta época el condado empieza a expandirse e incorpora el condado de Manresa, nombre que adoptará todo el condado de Osona.

Ramón Berenguer III se lo cedió, en 1107, a su hija Jimena en calidad de dote al contraer ésta matrimonio con Bernardo III de Besalú. Al morir ambos sin descendencia alguna, el condado volvió, de nuevo, a pasar a la corona. En 1356 el rey concedió el condado a Bernardo III de Cabrera (I de Osona), pero se le confiscó en 1364 volviendo, otra vez, a la corona. En esta época, la denominación de condado de Osona, que ya se utilizaba poco, desaparece por completo. Aunque el título volvió a los Cabrera en 1373 y 1383, éstos, de hecho, no dominaron la región. En 1574 el título pasó a la casa de Moncada, marqueses de Aitona y, en 1722 pasó a los Medinaceli por matrimonio.

En el 1351 el rey Pedro el Ceremonioso, al nombrar a su heredero, le otorgó el título de Duque de Gerona, elevando este condado a la categoría de ducado, el cual comprendía los condados de Gerona, parte del de Osona, que a partir de entonces formaría parte de aquellos, junto con los de Besalú y Ampurias, instituyendo, desde ese momento, el título de Príncipe de Gerona, que procede, por tanto, de la Corona de Aragón.

 

Listado de condes de Osona

  • Borrell (799 – ¿a. 820?), conde de Urgel y Cerdaña.
  • Rampón (c. 820 – c. 825), conde de Barcelona, Gerona y Osona
  • Bernardo de Septimania (826-827), conde de Barcelona, Gerona y Osona. Duque de Septimania. Rebelión de Aissó y abandono del condado.
  • Wifredo I, el Velloso (886-897), conde de Barcelona, Gerona; y conde de Urgel, Cerdaña y Conflent. Volvió a incorproar el territorio en el 886.
  • Wifredo II Borrell (897-911).
  • Suniario I (911-939) y (942-947). Estaba asociado con su hermano Wifredo II Borrell.
  • Ermengol I (939-942)
  • Mirón I de Barcelona (947-966) y Borrell II de Barcelona (947-992)
  • Ramón Borrell (992-1017)
  • Berenguer Ramón I (1017-1035)
  • Guillermo I de Osona (1035-1054)
  • Ramón Berenguer I (1054-1076)
  • Condes de Barcelona hasta el 1162, y Reyes de Aragón y Condes de Barcelona desde 1162 hasta 1356
  • Bernardo (III) de Cabrera (1356-1364)
  • A la Corona de Aragón en 1364