[¿? – Toledo, c. 1012]

Ibn Masarra. En árabe ابن مسرة

Primer rey de la taifa de Toledo (c. 1010 – c. 1012)

En los inicios de la fitna el califa Muhammad II, tras ser depuesto por Sulaymán al-Mustain, huyó de Córdoba hacia Toledo, donde llegó el 21 de diciembre de 1009 y tuvo una buena acogida. Seguidamente Sulayman al-Mustain envió a la ciudad a Ahmad ben Wada’a con un ejército para intimidar a los toledanos. Pero los toledanos no acataron al nuevo califa y así se rebeló toda la Marca Media, de la cual Toledo era la capital, apoyada por las tropas del general Wadih.

Sulayman volvió a enviar una nueva misión de alfaquíes y visires a Toledo que volvió de nuevo sin éxito. Finalmente, Sulayman preparó una expedición militar que partió de Córdoba el 6 de febrero del 1010. Cuando estuvo cerca de Toledo, envió a los alfaquíes para intimidar a sus habitantes; pero de nuevo fue rechazado. Sulayman decidió no atacar la ciudad y se dirigió hacia Medinaceli.

Puede que a partir de este momento, no reconocida la autoridad del califa, Toledo, con toda una historia de rebeliones contra el poder cordobés, decidiera gobernarse por sí misma. Parece que el poder recayó en un tal Ibn Masarra, personaje de quien se desconoce casi todo. Ibn Masarra se apoyó en uno de los cadíes de la ciudad para llevar a cabo las tareas de gobierno: Abu Bakr Ya’is.

Tras la muerte de Ibn Masarra, posiblemente en torno al año 1012, parece que un hijo suyo intentó sucederle. Pero finalmente fue Abu Bakr Ya’is quien expulsó al hijo de Ibn Masarra y se hizo con el gobierno de la taifa de Toledo.