Fruela II, el Leproso [c. 874 -925]

Rey de Asturias (910-924) y de León (924-925)

Tercer hijo de Alfonso III y Jimena. Aunque Ordoño II dejaba cuatro hijos varones, ninguno de ellos, por el momento, fue nombrado sucesor. Los nobles y obispos colocaron en el trono leonés a su hermano Fruela II, que ya gobernaba en Asturias desde el 910, año en que murió su padre Alfonso III.

Fruela II también había intervenido junto con sus hermanos García y Ordoño en la conjura para destronar a su padre (909), tocándole en el reparto el reino de Asturias. Es muy posible que su elección como rey de León se debiera al interés político de volver a unir bajo un solo cetro los reinos de León, Asturias y Galicia.

Durante su corto reinado en León, no emprendió ninguna acción contra al-Andalus, limitándose a proporcionar escasos refuerzos a Sancho I Garcés de Navarra que, en 924, fue atacado por ‘Abd al-Rahman III. El navarro intentó detener el avance musulmán, pero fue rechazado con graves pérdidas. Los cordobeses llegaron hasta Pamplona, cuyos habitantes huyeron despavoridos, siendo la ciudad arrasada y su catedral destruida.

Fruela II había contraído matrimonio, antes del 911, con Nunilo Jimena. De esta unión nació Alfonso Froilaz. Nunilo Jimena murió antes de que su esposo fuera proclamado rey de León, contrayendo éste nuevos esponsales (entre los 913 y 917) con Urraca, hija de ‘Abd Allah ben Muhammad ben Lubb, gobernador de Tudela, perteneciente a los Banu Qasí, lo que le atrajo la enemistad del rey navarro y la ruptura de la tradicional alianza entre León y Pamplona. De este matrimonio tuvo Fruela II a Ramiro y a Ordoño Froilaz. Según parece, Fruela II tuvo un hijo bastardo de nombre Aznar.

En el 925 moría Fruela II a consecuencia de la lepra que padecía. Los hijos de Ordoño II, Alfonso, Sancho y Ramiro se disputaron el trono con los hijos de Fruela II, ensangrentando el suelo leonés con la guerra civil.