[s. VIII]

Noble visigoda

Hija de Olemundo y nieta del rey visigodo Witiza.

Según al-Qutiyya¹, a la muerte de su padre en Sevilla, durante el gobierno del califa omeya Hisham ben ‘Abd al-Malik (724-743), su tío Ardabasto se apropió de parte de las propiedades que debían de pertenecer a sus hijos: Sara, un futuro obispo de Sevilla, y Oppas.

Este hecho motivó que Sara y sus dos hermanos pequeños se embarcaran rumbo a Damasco para presentar una queja ante el propio califa contra su tío. El califa ordenó a Abu-l-Jattar, valí de al-Ándalus, que se cumpliera el acuerdo establecido en época de al-Walid I y que se les restituyeran sus posesiones (743).

En Damasco conoció a ‘Isa ben Muzahim, un militar de alto rango, quien se convirtió en su marido y volvió con ella a al-Ándalus. En la capital del califato también conoció al futuro ‘Abd al-Rahmán I quien una vez convertido en emir de al-Ándalus le daría un trato de favor.

Así describe el Tarij Iftitah al-Andalus, escrito por su descendiente Ibn al-Qutiyya, este viaje de Sara a Damasco:

Después de construir el barco, Sara la Goda navegó con sus hermanos el rumbo de Siria, hasta desembarcar en Ascalón (Asqalan) y continuó viajando hasta que vino a parar a la puerta del alcázar de Hisham ben ‘Abd al-Malik. Una vez allí hizo que éste supiera su llegada y se le informara del compromiso adquirido por al-Walid a favor del padre de ella, con las quejas que presentaba contra la injusticia cometida por su tío Artobás.

El califa la recibió en su presencia, y en aquella ocasión vio ella a ‘Abd al-Rahman ben Mu’awiyya, que era un joven que estaba delante del califa. Esto se los olía recordad ‘Abd al-Rahman en al-Ándalus, cuando Sara iba a Córdoba y le dejaban entrar en el alcázar para visitar a la familia del monarca.

Hisham, para favorecer a Sara, escribió as Hanzala ben Safwan al-Kalbí, valí de Ifriqiya, mandando que se cumpliese la disposición de al-Walid ben ‘Abd al-Malik, y se transmitiera la orden al gobernador de al-Ándalus, al-Huam ben Dirar, conocido ordinariamente por Abu-l-Jattar al-Kalbí, que fue el que cumplió la disposición.

Sara debió pasar varios años en Damasco antes de su vuelta pues, según al-Maqqarí en su Nafh al-Tib…, tuvo los hijos de ‘Isá ben Muzahim en dicha ciudad, antes de regresar a al-Ándalus.

Una vez en al-Ándalus, con sus propiedades recuperadas, se quedó viuda en el año 138H (755/756).

Estando ya establecido ‘Abd al-Rahmán I como emir en Córdoba, se volvió a casar con un hombre de confianza del omeya y miembro del yund sirio: ‘Umayr ben As’ad o Sa’id al-Lajmí.

Se desconoce la fecha exacta y el lugar de su fallecimiento.

Descendencia de Sara la Goda

Sara, la Goda, se casó en dos ocasiones. De su primer matrimonio con ‘Isa ben Muzahim tuvo al menos dos hijos:

  • Ibrahim, de este hijo desciende el famoso historiador andalusí Abu Bakr Muhammad ben ‘Umar Al-Qutiyya.
  • Ishaq.

De su segundo matrimonio con ‘Umayr ben Sa’id al-Lajmi tuvo al menos un hijo:

  • Habib ben ‘Umayr, de quien descienden las importantes familias sevillanas de los Banu Hayyay y los Banu Maslama.

Podcast de la escritora y periodista Ángeles Caso sobre la historia de Sara la Goda.


  1. El historiador andalusí Abu Bakr Ibn Umar Ibn Al-Qutiyya  era descendiente de la familia de Witiza, concretamente de Sara la Goda. Escribió la crónica Tarij Iftitah al-Andalus (Historia de la conquista de al-Andalus). Se puede consultar una traducción parcial en Viguera Molins, María Jesús (2011). La conquista de al-Andalus según Ibn al-Qutiyya (siglo X). Aljaranda 81.