al-Walid ben ‘Abd al-Malik o Al-Walid I  (en árabe: الوليد بن عبد الملك)

[668 – 25 de febrero de 715]

Sexto califa Omeya, que gobernó entre 705 y 715.

al-Walid I era el hijo mayor del califa ‘Abd al-Malik y le sucedió en el califato tras su muerte. Como su padre, al-Walid I siguió con el asesoramiento y ayuda de Al-Hajjaj ben Yusuf, dándole libaertad en la toma de decisiones y su confianza.  Gracias a ello se lograron conquistar nuevos territorios para el califato: Transoxiana, Sindh y la Península Ibérica. Hajjaj era el responsable de escoger a los generales que acaudillaron estas campañas de conquista, y es bien conocido por su propia campaña acertada contra Abd Allah ibn al-Zubayr durante el reinado del padre de al-Walid.

Al-Walid continuó el gobierno eficaz que también fue característico de su padre. Desarrolló un sistema de bienestar, construyó hospitales, instituciones educativas y tomó medidas en favor de las artes. al-Walid era un entusiasta de la arquitectura y mandó reparar y restaurar la mezquita del Profeta en Medina. Además, demolió la basílica cristiana de San Juan Bautista para edificar una gran mezquita, ahora conocida como la Gran Mezquita de Damasco o simplemente la Mezquita Omeya. al-Walid también reforzó grandemente las fuerzas militares, construyendo una marina de guerra fuerte. Su reinado se considera como el cúlmen del poder islámico.

También se distinguió por su piedad personal y muchas historias hablan de que recitaba continuamente el Corán y de los grandes banquetes que preparaba para los que ayunaban durante el Ramadán.

al-Walid fue sucedido por su hermano Sulaymán I. Fue enterrado en Bab al-Saghir, cementerio en Damasco. Su tumba se encuentra todavía en dicho lugar.

Fue el padre de los califas Ibrahim ben Al-Walid, hijo de una esclava, y de Yazid III, hijo de una princesa Sogdiana.

 

El califa que inició la conquista de al-Ándalus

Bajo el gobierno de al-Walid comienza la conquista del reino visigodo de Toledo. Sin contar una expedición contra las Islas Baleares en el 707 (aún en poder bizantino) por ‘Abd Allah ben Musà, es en el 710 cuando Tarif, un bereber a las órdenes del gobernador de Ifriqiya, Musá ben Nusayr, realiza una primera incursión contra la bahía de Algeciras.

Tras este éxito, Tariq ben Ziyad realizó un desembarco masivo en el 711 y participó en el conflicto sucesorio entre Rodrigo y Agila II. Finalmente los musulmanes comenzaran la conquista de todo el territorio visigodo.

al-Walid llamó en el 714 a Musá ben Nusayr y a Táriq ben Ziyad a Damasco para que rindieran cuentas de sus conquistas. Ambos llegaron poco antes de la muerte del califa y ya rindieron cuentas a su hermano Sulaymán I.