Épica medieval

Los orígenes de Castilla, es decir, el contexto geográfico e histórico del condado de Castilla, son el origen del corpus de literatura épica medieval más importante de la península Ibérica.

La épica medieval castellana abarca desde los mismos inicios de Castilla, con la leyenda de sus primeros jueces, pasando por su liberador mítico, el conde Fernán González, cuya historia fue escrita en el Poema de Fernán González; sigue con los hechos protagonizados por la nobleza guerrera en época del conde García Fernández contra el poderoso Almanzor, expuestos en Los Siete Infantes de Lara; y por los actos de La condesa traidora; y acaba con el asesinato del último conde, García Sánchez, el Infant García.

Ya en el siglo XI continúa con la más famosa de todas las composiciones: el Poema de Mio Cid, que se escapa de nuestro espacio cronológico, aunque sí estudiaremos Las Mocedades de Rodrigo, dedicado a la juventud de Rodrigo Díaz de Vivar, por contener múltiples referencias al condado de Castilla.

La épica medieval castellana es escasa en comparación con la francesa o la italiana. Sólo han llegado hasta nuestros días cuatro cantares de gesta: el Poema de Mio Cid, el Cantar de Roncesvalles, el Poema de Fernán González y las Mocedades de Rodrigo. Ninguno de ellos está completo y tienen lagunas que han podido ser reconstruidas gracias a su prosificación en crónicas históricas posteriores.

El Poema de Mio Cid carece de los folios iniciales y tiene un par de lagunas en su trama. De El Cantar de Roncesvalles nos han llegado cien versos en dos folios. El Poema de Fernán González se detienen después del verso 3.000 y las Mocedades de Rodrigo en el verso 1.200.

La causa es que muchos de estos cantares se han perdido con el paso del tiempo aunque seguro que hubo muchos más títulos épicos castellanos. Por ejemplo, Alan Deyermond recogía en su artículo «The Lost Literature in Medieval Spain» una lista de 170 referencias, de noticias directas y testimonios fidedignos que apuntaban a la existencia de más obras épicas.

La épica medieval castellana pervivió en las crónicas de los siglos XIII y XIV y se fragmentó en romances en los siglos XV y XVI.

El conjunto de obras épicas que se centran de algún modo en el condado de Castilla, también llamado ciclo condal o de los condes de Castilla, es el siguiente:

  • Poema de Fernán González. Junto con el Poema de Mío Cid, la obra épica medieval castellana más conocida. Probablemente escrito por un monje del monasterio de San Pedro de Arlanza, ha llegado a nuestros días en un manuscrito de la segunda mitad de siglo XV. Narra la biografía legendaria del conde Fernán González y lo mitifica como héroe nacional castellano.
  • Los Siete Infantes de Lara
    Obra que narra las intrigas y los enfrentamientos entre doña Lambra y su esposo Ruy Velázquez de Lara contra los siete infantes de Lara, hijos de Gonzalo Gustioz. Y cómo Mudarra González, un hermanastro de éstos, logra venganza. Hasta nuestros días ha llegado prosificado y muy fragmentado.
  • La condesa traidora
    Situado en los tiempos del conde García Fernández y en sus enfrentamientos con Almanzor, narra la supuesta traición de su esposa en connivencia con Almanzor. La condesa desea la gloria de ser reina de Córdoba y no duda en traicionar a su esposo y a su hijo Sancho García para conseguirlo.
  • El Romanz del Infant García
    Narra los hechos que sucedieron en torno al asesinato del último conde de Castilla: García Sánchez. Aunque no ha llegado en verso, sí se ha podido recuperar a partir de las crónicas medievales.
  • Las Mocedades de Rodrigo. Cantar de gesta que habla de la niñez y la juventud de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid. Nos ha llegado en un manuscrito del siglo XV dedicado a la Crónica de Castilla. La copia parece haber sido realizada en la diócesis de Palencia.

La leyenda de Bahlul

Puede que a primera vista parezca extraño, pero en al-Ándalus también existían leyendas épicas comparables a las de los reinos cristianos. Este artículo trata de una de ellas protagonizada por el rebelde muladí (hispano convertido al islam) Bahlul ben Marzuq, quien se alzó con el poder en las ciudades de Zaragoza y Huesca entre los años 797 y 801 tras rebelarse contra el emir al-Hakam I de Córdoba y los

Los Siete Infantes de Lara en la Crónica de 1344

La Crónica de 1344 o Crónica Geral de Espanha fue encargada por el conde portugués Pedro de Barcelos y se conserva, en la actualidad en una traducción castellana de la misma, ya que la original estaba en portugués. Presenta una versión de la Leyenda de los Siete Infantes de Lara muy distinta de la que que se cuenta en la Primera Crónica General. Es una versión más extensa y con numerosos

La Condesa Traidora en la Primera Crónica General

La leyenda épica medieval de La Condesa Traidora alcanza su versión definitiva y más desarrollada en la Primera Crónica General, mandada compilar por Alfonso X el Sabio (1252-1284). Esta versión es ya novelesca y debe de incorporar datos procedentes de algún cantar de gesta de la época. Las diferencias con las dos versiones precedentes (la de la Crónica Najerense y la de De rebus Hispaniae) son varias. En primer lugar

La Condesa Traidora en De rebus Hispaniae

La segunda versión de la leyenda épica medieval de La Condesa Traidora es del año 1243 y procede de la obra De Rebus Hispaniae del obispo toledano Rodrigo Jiménez de Rada. Rodrigo no cita en esta ocasión la supuesta traición de la condesa hacia su marido García Fernández, a la que si se hace referencia en la primera versión recogida por la Crónica Najerense.  Únicamente se hace eco del intento de

La Condesa Traidora en la Crónica Najerense

La primera mención de la leyenda acerca de La Condesa Traidora aparece en la Crónica Najerense (s. XII). En esta primera versión, el caudillo cordobés Almanzor seduce a la condesa de Castilla, la esposa del conde García Fernández, asegurándola que puede llegar a ser reina si se casa con él. La condesa está dispuesta a asesinar a su marido. Para ello alimenta mal al caballo del conde y le engaña

Romances del Infant García de Castilla

La leyenda del infante García, además de la prosificación en las distintas crónicas medievales española, también dio origen a varios romances. El escritor Lorenzo de Sepúlveda recogió dos de ellos en su obraRomances nueuamente sacados de historias antiguas de la crónica de España, publicada en 1551. A continuación publicamos estos dos romances. Los textos han sido extraídos de la compilación Romancero de Romances Caballerescos é Históricos anteriores al siglo XVIII, volumen

Los Siete Infantes de Lara según la Primera Crónica General

Presentamos aquí la versión más antigua que ha llegado hasta nuestros días de la leyenda de los Siete Infantes de Lara. Se trata de su prosificación en la Primera Crónica General o Estoria de España elaborada bajo el reinado de Alfonso X (1252-1284). La leyenda se cuenta en los capítulos 736 a 743 y en el 751 de dicha obra.   Capítulo 736. El capítulo de cómo Roy Blásquez dell alfoz

El Romanz del Infant García según De Rebus Hispaniae de Rodrigo Ximénez

La tercera crónica histórica en la que aparecen ya hechos legendarios en torno a la muerte del conde García Sánchez de Castilla es en De rebus Hispaniae del arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada. Finalizada en 1243 y escrita en latín. Así cuenta la historia esta crónica. Hemos seguido la traducción de Juan Fernández Valverde1.   Libro V. Capítulo XXV. Sobre el infante García, que fue asesinado en León Volvamos

El Romanz del Infant García según la Primera Crónica General

Para completar la serie de textos medievales que recogen y amplifican la leyenda épica de la muerte del último conde de Castilla, García Sánchez, en León, podemos ahora leer su redacción en la Primera Crónica General o Estoria de España mandada compilar por el rey Alfonso X el Sabio (1252-1284). Esta versión recoge las anteriores y añade numerosos detalles que hasta el momento no habían sido escritos. Destacamos sobre todo la

Capítulo 720 de la Primera Crónica General – Poema de Fernán González

  Capítulo 720 – El capitulo de como el conde Fernand Gonçalez enuio demandar su auer al rey, et de comol dio el rey el condado por ello Empos esto que dicho es, el conde Fernand Gonçalez de Castiella —que non sopo estar assessegado et quedo pues que conde fue de Castiella, ca nin le dexaron los reys moros nin los cristianos estar en paz— enuio estonces dezir al rey don