En el verano del 994 Almanzor acometió con su ejército contra el condado de Castilla. La situación era propicia pues el conde García Fernández tenía también que hacer frente a la rebelión de su hijo Sancho García. Quizás por estar debilitado, ene sta ocasión Almanzor pudo hacerse con el control de la estratégica plaza de San Esteban de Gormaz además de arrasar otras como Clunia, Barbadillo (quizás Barbadillo del Mercado) y, posiblemente Cellorigo, teniendo tiempo de asediar la ciudad de Pamplona.

Fuentes históricas

Según el Dikr:

La cuadragésima primera fue la campaña de la conquista de Ashnītan (San Esteban); acampó ante ella y la sitió durante cinco días y la conquistó por la fuerza. Dejó allí una guarnición de musulmanes y se dirigió hacia Pamplona (madīna Banbaluna). La asedió durante cuatro años (sic), se entregaron sus habitantes con amán, y destruyó la ciudad. Luego avanzó hacia el castillo de Sh.l.rīn, que conquistó el mismo día; en él había diecisiete rocas, en cada una de las cuales se levantaba una alcazaba.

Y, entre las fuentes cristianas, tenemos a los Anales Complutenses:

Era MXXXII (Año 994). Tomaron los moros San Esteban y Clunia el sábado XV calendas de julio (17 de junio)

los Anales Toledanos I:

Prendieron los moros a San Esteban, e Clunia en dia de Sabado XV. Kal. Julii (17 junio) Era MXXXII (año 994)

y los Anales Castellanos Segundos:

Era MXXII (año 994), prendierunt mauri Sanctum Stephanum e Clunia die sabati XV kalendas julii (17 de junio)

Además, Ibn Darray compuso dos poemas dedicados a estas conquistas. Por un lado, el nº 4 de su Diwan, alabando a Almanzor en la conquista de Clunia; por otro, el nº 126, dedicado a su hijo ‘Abd al-Malik, elogiando su valor al tomar las fortalezas de Barbadillo (del Mercado), Clunia y San Esteban.

En el poema nº 4, recitado en la fiesta del sacrificio, a mediados de enero del 995, Ibn Darray dice que vio con sus propios ojos la toma de Clunia, es decir, acompañó a Almanzor y a sus hijos ‘Abd al-Malik y ‘Abd al-Rahman en esta acción militar.

[…] Porque, ¡cómo ha llevado una batalla! Semejante al sol tras un velo de polvo que sopla.

Con mis propios ojos he visto el día de la batalla de Clunia los destellos que se sucedían.
Sable divino y partido de Dios que destruye los partidos de los herejes y la religión en diferentes sectas.

En el poema nº 126, dedicado a ‘Abd al-Malik, cuentas las hazañas de éste entre las que se encuentra la toma de Clunia y Barbadillo

[…]
Por Allah, contra los idólatras, tú has desencadenado batallas que sobrepasan en número a las de Danaib.
No hay equivalente el día de Barbadillo cuando has logrado gloria bajada todo el tiempo y después subido
Has sacado tu espada para defender al Islam, una espada con la que estás acostumbrado a herir los cuellos del enemigo y está habituada a ello.
(Una espada) que tú has sacado en nombre de Allah de tal manera que jamás dejará que una cruz sea adorada.
Y te has apostado en frente del monasterio en la fecha destinada para la victoria.
Y has creado en Clunia una nube para la guerra, una nube que ilumina y truena
[…]
Y has abandonado San Esteban bien arrasada por tus espadas.
Lo has destruido en un momento y desde entonces tú gloria grande está asegurada para siempre.
Y has dejado a García aterrado en pleno desierto saboreando el fruto de la traición.
Así tú has consolidado el honor de los musulmanes, destruyendo lo que la infidelidad ha construido.
Aterrado por tus espadas pasa todo el día afligido y queda despierto por la noche.
Porque se siente humillado después que has quemado sus casas y su país.
Engañó a sus valientes soldados sin asegurarles su protección y él ha desviado a los partidarios de la mentira, sin que puedan encontrar el buen camino.
[…]

Posible recorrido

No es fácil establecer un recorrido que aúne las distintas informaciones de la fuentes. Es factible que, partiendo desde Medinaceli, Almanzor y sus hijos se dirigieran hacia San Esteban de Gormaz, plaza que ya habían tratado de conquistar en las campañas 34ª (990) y 39ª (993).

Tras cinco días de asedio, San Esteban cae por fin en manos cordobesas. A continuación, presionando el despliego de fortalezas castellano, toman Clunia, tal y como señalan las fuentes cristianas y el poeta Ibn Darray.

Según el Dikr, tras este éxito, dice que el ejército marchó hacia la ciudad de Pamplona y la asedió (equivocándose claramente en la duración del asedio que dice de cuatro años). No tomó la ciudad pero sus ciudadanos se rindieron y pidieron la paz (amán).

Tras este nuevo éxito, Almanzor y sus tropas atacaron el castillo de Sh.l.rīn. Para Molina era Clunia, pero no parece que tenga sentido una vuelta hacia Clunia una vez que estaba en Pamplona. Cañada Juste propone identificar este topónimo con la plaza defensiva de Cellorigo, cuya forma se asemeja más a la descripción de la crónica.

En algún momento, bien antes de dirigirse hacia Pamplona, bien a la vuelta tras atacar Cellorigo, y siguiendo a Ibn Darray, existe un combate frente a un monasterio (¿San Millán de la Cogolla, San Pedro de Arlanza, Silos? y la toma de la plaza de Barbadillo (posiblemente Barbadillo del Mercado más que Barbadillo del Pez o Barbadillo de Herreros). Quizás este combate es el inspirador de la legendaria batalla de Hacinas del Poema de Fernán González.


Bibliografía