La mayoría de edad de García Sánchez

No se conoce el momento exacto en el que García Sánchez asumió de forma directa el gobierno del condado. Un diploma de la abadía de Santillana del Mar (Santoña) nos puede dar una pista sobre ello. El 7 de abril de 1027 el conde en persona hace una donación a dicha abadía. En él, García Sánchez ya no está acompañado ni por el obispo Pedro ni por ninguna de sus tías. En ese momento tiene ya más de 17 años.

Era también un buen momento para concertar un matrimonio. Fruto de las buenas relaciones con el rey de Pamplona —y de las maniobras políticas de éste—, y aprovechando que en esos momentos es cuñado del Alfonso V de León, casado con Urraca Garcés, la elegida es la infanta Sancha, hija de Alfonso V y la anterior reina Elvira Menéndez.

La boda se celebrará en León y a esta ciudad se encaminará García Sánchez junto con Sancho III de Pamplona. Mientras tanto, Alfonso V muere en el asedio de Viseo y le sucede en el trono su hijo Bermudo III (1028-1037).

Asesinato de García Sánchez en León

La boda del conde con la infanta Sancha va a ser también el final del conde y del condado de Castilla gobernado por la estirpe de Fernán González. Un hecho tan trágico como este fue, como no era posible de otro modo, referenciado en las crónicas medievales:

  • Cronicón Burgense: Era MLVI (año 1018). Fuit occisus infans García in Leone.
  • Anales Castellanos Segundos: In era MLXIV (año 1026) obiit comes Garsia.
  • Anales Compostelanos: Era MLXVI (año 1028). Infans Garsias interfectus est in Legione.
  • Anales Toledanos Primeros: Mataron al infant García en León. Era MLVII (año 1019).

Las fuentes parecen coincidir en que el conde García Sánchez fue asesinado. Pero no hay ningún acuerdo en la fecha de la muerte. Por otra parte, el último diploma conservado que menciona a García Sánchez es del año 1027. Para contribuir a esta maraña de fechas, ninguna crónica de la época menciona la boda y el asesinato de García Sánchez. No es hasta la Crónica Najerense, de la segunda mitad del siglo XII, cuando tenemos un relato que ya puede haber introducido datos procedentes de los cantares de gesta:

Fallecido Alfonso V, pasó el reino a Vermudo, su hijo, el cual, aunque era un niño, aceptando el consejo de los magnates de su reino, desposó a su hermana, la infanta Sancha, con el infante García Sánchez, hijo del conde de Castilla. Como éste se viniese a León para llevarse consigo a aquélla, el conde leonés Vela, padrino del esposo, y sus hijos, impulsados por el odio, mientras el rey Vermudo con casi todos los caballeros leoneses y castellanos se hallaban celebrando torneos, entraron en la ciudad, y dando muerte a cuantos castellanos pudieron hallar en la ciudad, entraron en el palacio donde se encontraba el infante García Sánchez con la infanta, y dieron muerte al inocente en la era MLXVI (año 1028).

Si esto fuera así la muerte de García Sánchez debió de ocurrir en el año 1028. Parece que esta fecha puede ser la más acertada pues ese mismo año ya hay documentos de San Pedro de Cardeña y de San Millán de la Cogolla en los que se consigna como único reinante en Castilla al rey navarro Sancho III.

Los restos mortales de García Sánchez fueron llevados al monasterio de San Salvador de Oña. El sepulcro conservado en San Isidoro de León parece una impostura del siglo XII.

Los derechos de sucesión pasaron a su hermana primogénita, Muniadonna o Mayor Sánchez, esposa de Sancho III de Pamplona.

 

El Romanz del Infant García y los Vela

Las fuentes contemporáneas no hacen mención de quiénes fueron los asesinos del conde. Sus nombres aparecen tardíamente en la Crónica Najerense, el Chronicon Mundi de Lucas de Tuy, De Rebus Hispaniae de Rodrigo Jiménez y en la Primera Crónica General, seguramente porque incorporan datos de un cantar de gesta, el Romanz del Infant García que narra los acontecimientos de la muerte del conde.

En la documentación leonesa aparecen a partir del 1017 dos Vélaz: Rodrigo e Íñigo. Justamente desaparecen de estos documentos en las mismas fechas de la muerte del conde García. Puede ser que sean a estos magnates a los que se refiere el cantar de gesta, pero no existe ningún dato que aclare sus orígenes, su relación con Castilla o Álava y, por lo tanto, que nos informe sobre algún supuesto agravio que estos Vela leoneses hubieran sufrido por parte de la familia condal castellana.