‘Abd al-Rahman ben Allah al-Gafiki (أبو سعيد بن عبد الرحمن بن عبد الله الغافقي) [? – Poitiers, 732]

Valí de al-Ándalus (721) y (731-732)

Tras la muerte de al-Samh al poco de ser derrotado en la batalla de Tolosa (10 de junio 721), ‘Abd al-Rahman ben Allah al-Gafiki fue proclamado valí por el ejército. Ejerció el cargo hasta el mes de agosto, cuando llegó el nuevo gobernador, ‘Anbasa, nombrado por el valí de Ifriqiya, Bisr ben Safwan.

Vuelve al cargo en abril del 731, después de que Muhammad al-Ashjai (que gobernó un mes de forma interina) depusiera al valí al-Haytam por orden del califa de Damasco, Hisham, debido a la política anti-yemení que había desarrollado.

Durante su gobierno ocurrió uno de los sucesos más relevantes de la historia de la Edad Media europea: la batalla de Poitiers (octubre del 732). Parece ser que ante las acometidas musulmanas, el duque franco de Aquitania, Eudes, trata de pactar una alianza con un bereber llamado ‘Utman ben Neza, el Munuza de las fuentes cristianas, enojado por la política que en contra de su pueblo están ejerciendo los valíes árabes tanto en Ifriqiya como en al-Ándalus. La alianza se sella con el matrimonio entre Munuza y un hija de Eudes, Lampagia.

‘Abd al-Rahman organizó una expedición  militar contra el rebelde bereber. Lo persigue y lo cerca en la Cerdaña. Aunque logra escapar por los Pirineos, parece que ‘Utman encuentra la muerte en la huida. Su mujer fue capturada por las tropas omeyas. A continuación,  ‘Abd al-Rahman cruza Roncesvalles y derrota a los aquitanos de Eudes en algún lugar más allá del río Garona y del Dordoña. Se dedicó entonces al saqueo de toda la zona, pero cuando intenta hacer lo mismo en la diócesis de Tours, sale a su encuentro Carlos Martel, gobernador franco de Austrasia, quien previamente había sido avisado por Eudes.

En un lugar indeterminado en las cercanías de Poitiers (existe un sitio conmemorativo en Vouneuil-sur-Vienne, aunque algunos historiadores proponen la localidad de Moussais-la-bataille y las cercanías de Vieux Poitiers) tuvo lugar el enfrentamiento entre ambos ejércitos que acabó con la derrota total de las tropas musulmanas y la muerte del valí. En las fuentes árabes se llama a esta batalla Balat al-Sahd, la Calzada de los Mártires.

Fue sucedido en el cargo por ‘Abd al-Malik ben Qatan al-Fihri, nombrado por las tropas que volvían a al-Andalus.