al-Walid II, Abū al-ʿAbbās al-Walīd ben Yazīd ben ʿAbd al-Malīk ben Marwān [706 – 16 de abril 744] (en árabe, الوليد بن يزيد)

Undécimo califa omeya de Damasco (743-744)

al-Walid II era hijo del califa Yazid II, sucedió a su tío Hisham.

Durante el reinado de su tío mantuvo un estilo de vida disoluto. Prefería vivir en el desierto, alejado de las zonas urbanas y rodeado de músicos y artistas. Fue acusado de no vivir de acuerdo a las normas del islam, sobre todo por su afición a las bebidas alcohólicas. Él mismo compuso varios poemas y se le atribuye la construcción de varios palacios en las zonas desérticas de Jordania como Qusair Mushatta, el llamado Palacio de Hisham o Ḫirbat al-Mafjar, y Qusair Amra (en la imagen).

Cuando tras la muerte de Hisham es nombrado califa tuvo la oposición de muchos notables del califato. Para atraerse la voluntad popular, rebajó los impuestos, aumentó los salarios a los militares sirios y asistió organizadamente a los enfermos. Confirmó a Nasr ben Sayyar como gobernador de la provincia de Jurasán pero pronto, incitado por Yusuf ben Umar, lo destituyó. Nombró a su tío Yusuf ben Muhammad gobernador de Medina.

En al-Ándalus, por consejo de Handhala ben Safwan, el valí de Ifriqiya, envió a Abu-l-Jattar para terminar con las disputas entre árabes y destituyó a Ta’laba en la primavera del 743. Sus actuaciones de reparto provocaron la continuación de la fitna, la guerra civil entre árabes, que provocó una gran inestabilidad en al-Andalus.

Aprisionó a un hijo del califa Hisham, Sulayman. Este hecho junto con su mala fama hizo que, dentro de la propia familia omeya, se comenzara a elaborar un complot para acabar con su vida. al-Walid, enterado de la conspiración, comenzó a purgar a sus familiares. Pero éstos, agrupados en torno a su primo Yazid, lograron reunir un ejército liderado por general Abd-al-Aziz ibn al-Hajjaj y sitiaron al califa en una fortaleza en las afueras de Damasco.

al-Walid II fue asesinado el 16 de abril del 744 tras ser derrotado en la batalla de al-Aghdaf. Aunque en un documento del 21 de mayo del 743 había nombrado herederos a sus hijos al-Hakam y ‘Utman, fue sucedido por su primo Yazid III.