Alerán [ – 851] (Aledrammus en latín)

Conde de Ampurias y Rosellón (849 – 851), Conde de Barcelona (850 – 851), Marqués de Gotia (849 – 851) y Conde de Troyes (820 – 851)

Hijo de Guillaume, conde Blois y nieto de Eudes, conde de Orleans y suegro de Carlos II el Calvo, al estar casado con su hija Ermetrudis de Orleans.

Era conde de Troyes desde el 820, en época del rey franco Luis el Piadoso. Ese mismo año fue enviado como missi dominicus a Nursia. En el 837 participó en la fundación de la abadía de Montiéramey, a orillas del río Barse, que en aquel momento se llamaba monasterio de Adrémare.

Guillermo de Septimania continuó la rebelión que contra Carlos II el Calvo había iniciado su padre Bernardo. En el 848 había usurpado los condados de Ampurias-Rosellón y de Barcelona, posiblemente tras vencer y matar a su legítimo gobernante, Sunifredo I. En el 849 Carlos II asedia Tolosa y hace huir a las tropas de Pipino II, aliado de Guillermo. Alerán acompañó a Carlos II en esta acción y, poco después, en Narbona, le nombra nuevo conde a Alerán en oposición a Guillermo de Septimania. Alerán era ya marqués de Gotia o Septimania.

Alerán logró instalarse en el condado de Ampurias-Rosellón pero no pudo hacerlo en primera instancia en Barcelona, aún en manos de Guillermo. Éste había pedido ayuda al emir de Córdoba, ‘Abd al-Rahmán II. Las tropas cordobesas asediaron Gerona en el 850 y devastaron la comarca. Carlos II envió refuerzos y derrotó a los cordobeses y a las tropas de Guillermo quien se refugió en Barcelona. Poco después fue apresado por nobles de la ciudad partidarios de Carlos II y fue ejecutado. A partir de este momento Alerán puede actuar de forma efectiva como conde de Barcelona. En este caso se nombró también a Isembard como adjunto en el gobierno ya que Alerán tenía una misión de carácter más militar.

En el año 851 las tropas cordobesas volvieron a atacar Barcelona, saqueando la población aunque no se asentaron en ella. Es probable que en estos combates falleciera Alerán. Isembard quedó como conde único.